El Tote

Y aquí estoy yo leyendo los cómics de mi hermano Willy de Roberto Alcázar y Pedrín. Ya he terminado de leer los de el guerrero del antifaz y estos también están entretenidos. No sé como ha podido guardarlos todos estos años. Recuerdo cuando éramos pequeños y mis padres se los compraban en Simago, aquella cadena de tiendas que se fue al garete. Me pregunto si Roberto Alcázar y el Pedrín estarán liados. Seguro que si fuera algo contemporáneo entenderían bastante ….

Quizás debería presentarme. Soy el Tote y sulaco ha tenido a bien cederme este pequeño espacio para que cuente mis cosillas. No soy muy constante pero intentaré pasarme por aquí cada dos viernes. No es que vaya a ser nada especial, hablaré de mis neuras, mis amigos, mi novia y todas esas cosas que seguro que no interesan a nadie más. Tampoco es que me preocupe. Yo no soy nadie. Desde que nací me recordaron constantemente que era el hermano menor, una especie de Dios menor en una casa en la que el Willy era lo más grande. Así salí, apocado y un poco perdido. Yo no tengo cómics porque heredaba los juguetes de mi hermano pero no sus libros. Leer tampoco es mi fuerte. Me aburro fácilmente con tantas letras juntas y esa falta de dibujos. Con los cómics es distinto, al menos puedes mirar las viñetas y ver cosas interesantes. Mi hermano los deja aquí y supongo que todos los vamos leyendo. Están en el baño.

Sí, estoy cagando. ¿Pasa algo? Todo el mundo lo hace y puestos a presentarme este me parece un lugar tan bueno como otro cualquiera. Además, seguro que habéis creído que soy un poco culto y esas cosas porque leo cómics antiguos de los que la mayoría ni siquiera habrá oído hablar. No es que pase mucho tiempo aquí, que yo soy de los de mierda fácil. Es sentarme y soltar el lastre casi inmediatamente. Mi abuela suele decir que va al excusado a obrar pero yo vengo al retrete a cagar, que así se me entiende claramente.

Soy un chico del montón, ni alto ni bajo, de un metro setenta y cinco y pelo castaño oscuro. Tengo todas las cosas que tienen los demás: ojos, nariz, orejas y el resto. Sigo viviendo en casa de mis padres porque nadie me explicó que lo de la Universidad es el timo de la estampita y que tras todo el tiempo que he invertido en escuchar y memorizar gilipolleces ahora no consigo encontrar un trabajo en el que se me pague un sueldo digno y por digno quiero decir algo que me permita vivir con mi novia en un piso de clase baja y no en una chabola en las afueras de la ciudad. Mi novia es la Jenny, una chorba de cuidado. Tiene un montón de carácter la hijaputa, pero me gusta porque folla siempre que quiero y no me agobia con sus neuras. Para eso tiene a sus amigas. A mí me quiere para colgarse del brazo y arrastrarme por la calle luciéndome y para que la colme de gozo, que es como a ella le gusta referirse a ciertos temas. Sus amigas son un atajo de perras de muy buen ver. Todos estudiamos juntos en la universidad. Pasábamos más tiempo en la puerta de la biblioteca hablando y vacilando que en clase. Ya no recuerdo si fue ella la que me echó el gancho o fui yo. Tampoco me preocupa. Lo importante es tener novia, que hay ciertas necesidades básicas que mejor es tenerlas cubiertas.

Ya he nombrado al Willy, mi hermano. ?l también sigue viviendo en casa con nuestros padres. Pese a todos los mimos y cuidados que tuvieron con él parece que no consigue un trabajo que le permita irse a vivir fuera de aquí. Mi hermano es un poco rarito. Siempre está encerrado en su cuarto conectado a Internet. Yo creo que no es normal pero si lo digo mis padres montarán un circo y me estarán abroncando durante días, así que mejor me estoy callado. El Willy tiene una cámara web aunque no sé para qué si él no conoce a nadie. Jamás lo hemos visto con amigos ni sale ni nada. Vuelve del trabajo y se encierra ahí dentro con sus cosas, que es como le gusta decir a mi madre. Arrastra la frase como si fuera algo importante, algo que nos solucionará la vida a todos los humanos. Para mí que no hace nada, sólo perder el tiempo en la red buscando boberías.

En fin, que escribiré sobre mi mundo y contaré alguna que otra cosa de cuando en cuando. No le pienso decir a nadie que lo hago porque ninguno me tomaría en serio y además si lo supieran ya no podría decir nada de ellos. Este será mi secreto y el de sulaco.

8 opiniones en “El Tote”

  1. Pues nada Tote, bienvenido al mundo de la farandula con cotilleos e insultos incluidos en este el blog del sulaco. Espero seguir leyendote. 😉

  2. lo que busca tu hermano en internet se llama pornografía, y lo que practica, es onanismo. Si además se encierra de la manera que dices, probablemente sea homosexual y le de miedo salir del armario.
    ¡NO PASA NADA! Házle saber que no pasa nada, que el mundo está lleno de homosexuales y que son más felices cuando salen del armario que cuando están dentro, que a tus padres les costará, pero que al final lo aceptarán y lo querrán como primogenito. Aquí tampoco lo marginaremos.
    A ti mientras tanto se te pasará el amargo sabor de saberte segundo, porque sabrás que al le gusta que le den por donde descargan los camiones.

    Bienvenido y suerte

  3. Yo también creo que el hermano es un pajero, pero no estoy seguro que sea julandrón. Tampoco lo animes a salirse del armario que la calle ya está llena y casi no queda gente dentro. Es el fin de la raza.

  4. Y con esto de la webcam no querrá el Willy ganarse la vida. A ver si cuando todos pensamos que es un julandrón, que se dedica a “explotar voladores en la mano”, lo que está haciendo es vender “SU IMAGEN”.
    En fin, que lo importante es que tienes novia y que te va bien. El resto, es pura anécdota.

Comentarios cerrados.