El tren para volver a casa en el Club de las 500

El tren para volver a casa

Va siendo hora de regresar a cierto club y admitir nuevas fotos, aunque comenzamos con una en uno de los tamaños más minúsculos que tenemos en la larga y patética historia del mejor blog sin premios en castellano. Esta es una de las fotos que hice con mi primer ai-fone y aunque en aquella época no lo reconocíamos, la calidad de las fotos era T-E-R-R-I-B-L-E y por eso las dejaba en pequeñito para que no se viese que aquello no enfocaba ni por azar. Esta estampa la hice en julio del año 2009 en el que creo que fue el último paso en mi vida por Barcelona, ciudad que hoy en día es la cuna del fascismo nacionalista más salvaje y despreciable que existe. La imagen formaba parte de la anotación Un viaje con trueque de Vueling por Clickair y además muestra los paneles analógicos de información en las estaciones de tren holandeses que han sido substituidos por unos digitales. Hoy le damos la bienvenida al Club de las 500.

2 opiniones en “El tren para volver a casa en el Club de las 500”

  1. Pues hace un montón de años que no voy a Barna, por aquellos tiempos daba gusto ir, yo lo hacia por trabajo para recibir contenedores por barco procedentes de California, y me pasaba el dia esperando por algo siempre, así que me encochinaba a conciencia todo bien regado con la cerveza Voll Damm que hacen allá, con una graduación alcohólica emborrachante a los dos o tres litros, cosa que me permitía unas siestas veraniegas del copón, que tiempos aquellos de gente civilizada y amable…
    Salud

  2. Genín, yo también. Hace un montón de años y serán muchísimos más. En lo que a mí respecta, estoy totalmente a favor de volar media hora más cuando viajo hacia España si el avión tiene que dar un rodeo y evitar ese sucio y asqueroso espacio aéreo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.