El vuelo – Flight

El vuelo - FlightHay directores que pierden el norte. Tienen una carrera increíble, tienen algunos títulos que sobrevivirán durante el tiempo en el que el cine se considere algo relevante y de repente se les suben los humos a la testa y empiezan a parir truscos mierdosos. Robert Zemeckis es uno de esos. En los últimos doce años ha dirigido tres películas patéticas con el invento ese de convertir en algo parecido a la animación las imágenes rodadas de los actores. Cada una de esas películas fue una gran decepción viniendo de alguien que todos sabemos que puede hacer mucho más. Parece que por fin ha despertado y ha vuelto al cine convencional con Flight, película que se estrenó en España a finales de enero con el título de El vuelo.

Un julay que pilota aviones para comer salva a un montón de gente de una muerte segura y viaja de la gloria al linchamiento en primera clase

Un piloto de avión es también un alcohólico que no veas, drogata y putero. Tras pasar una noche de juerga se levanta para volar un avión y se baja la borrachera con coca. Cuando el avión está cerca de su destino se produce una avería y el hombre conseguirá aterrizar el aparato y salvar casi todas las vidas en un aterrizaje increíble. A partir de aquí comenzará una carrera contra reloj de su abogado para ocultar sus problemas con el alcohol mientras él sigue borracho día y noche autodestruyéndose sin que nadie lo pueda detener.

Cuando te ponen el trailer de esta película te da la impresión que todo va a ser el vuelo y el aterrizaje pero en realidad eso es solo un trocito muy pequeño de la película y la historia es más bien sobre el alcoholismo y lo que llega a hacer una persona con ese problema para seguir huyendo hacia adelante. Denzel Washington está que se sale, crea un hombre al que odiamos cuanto más lo conocemos, que nos da asco y por el que no sentimos ninguna lástima. Te llegas a preguntar si es seguro volar si solo un tercio de lo que hace este hombre es cierto y los pilotos pueden pasar con tanta impunidad por la vida y ponerse al volante de un trasto con cientos de personas. Su papel como alcohólico es casi perfecto, te llegas a olvidar del actor y te centras en ese cabrón que no se detiene ante nada y que miente como un bellaco. A su alrededor hay otros actores o actrices pero pasan totalmente desapercibidos. La historia es simple y está muy bien contada y aunque adolece de una trama que nos mantenga agarrados a la butaca por la tensión, lo logra por lo interesante que resulta el mundillo de este hombre y sus tejemanejes.

Por una vez y sin que sirva de precedente tenemos una película que puede gustar a los miembros del Clan de los Orcos, sobre todo a los más proclives a películas con mucho diálogo y a los intelectuales de GafaPasta. Hay un poquito para todos.

2 respuesta a “El vuelo – Flight”

  1. Cuando la vi tambien me quedé con la impresión de que había conocido a uno de los personajes más detestables como persona del cine de los últimos años, no hay por donde salvarlo!! y tienes razón, Denzel borda el papel.

Comentarios cerrados.