Elecciones a la Europea

Votar en el primer mundo es un pelín distinto a votar en el tercero, o sea, España. En las elecciones europeas he optado por votar aquí. Más que nada porque estoy hasta los cojones de que me hagan pagar 8 euros para enviar la jodida papeleta, me obliguen a rellenar un montón de morralla para ?devolverme?? el dinero y ver como pasan los veranos sin que llegue el dinero de las dos votaciones anteriores. Así que he dicho basta. Basta de mantener a algún hijo de la gran que se está quedando con todo el dinero que hay que devolver a los emigrantes que votan por correo.

El sistema en los Países Bajos es fascinante. Te mandan una carta con la tarjeta para ir al colegio electoral y LA PAPELETA de las votaciones. Sí, una sola que incluye todos los partidos.

En realidad no hace falta llevarla, ya que se vota mediante un sistema electrónico. Lo que más llama la atención al llegar al colegio electoral es que NO HACE FALTA IDENTIFICARSE. Si tienes la dichosa tarjeta es suficiente.

Aún más increíble es que puedes votar por tu mujer/marido y/o hijos si tienes sus tarjetas. Todo el mundo da por sentado que votarás lo que ellos te hayan pedido. Son las coñas de esta gente, que se fían de todo.

Una vez en el colegio y cuando puedes votar, te pones frente a la máquina y pulsas sobre tu candidato.
Elegir candidato
En la pantalla del cacharro aparece el nombre del candidato y su partido. Compruebas que es el correcto.
Pulsar el nombre
Finalmente le das al botón de votar y ¡YA HAS VOTADO!
Validar el voto
Las elecciones fueron el jueves siguiendo la tradición holandesa de realizar elecciones SOLO en jueves. Los colegios abren de 7.30 hasta las 21.00 y NO, no se dan horas a los trabajadores para que vayan a votar.