En fuera de juego

En fuera de juegoVoy a España para pasar unos días en Gran Canaria y miro la cartelera y veo que hay alguna película autóctona y encima una de ellas es una comedia, así que tiro la casa por la ventana y me voy a derrochar cinco leuros a un cine y no hacer como la mayoría que practica el Sinpa y simplemente la buscan por la red y se ahorran la pasta. Voy un domingo por la noche, con la sala totalmente vacía salvo por un servidor y otras tres personas y me preparo para desencajarme la barbilla a carcajadas con la película En fuera de juego. Por desgracia no fue esto lo que realmente sucedió.

Un julay sin un poquito de por favor nos mata de aburrimiento

Supuestamente, un joven futbolista argentino es elegido por el Real Madrid para incorporarlo a su plantilla. Resulta que tiene dos representantes, uno argentino y otro español y ambos son dos muertos de hambre y tendrán que aprender a colaborar para hacer que el contrato del chaval se firme y sus vidas mejoren aunque sea solo un poquito.

Este debe ser un gran ejemplo de como el cine con subvenciones mata al cine porque no me puedo creer que cualquiera que puso dinero en esta cosa no se leyera el guión y comentara, aunque solo fuera de pasada, en que para ser una comedia no se veía que se hubiesen trabajado mucho lo de la bis cómica. Si a eso añades que coges a uno de los mejores actores cómicos españoles, Fernando Tejero y lo pones en una comedia en la que da lástima y con el que nunca te ríes porque el guión es malo y lo fuerzan a evitar todos y cada uno de los tics que lo han hecho famoso (y reconozco que yo veo las series en las que él sale porque me parto y me troncho con este hombre) y junto a él pones a otros actores y actrices que no dan risa y solo provocan lástima y tenemos un desaguisado que no veas y otro montón de dinero tirado por el retrete y recubierto de mierda.

Supuestamente critican el mundillo del fútbol e incluso hay un par de famosetes del mismo que salen pero fuera cual fuese el objetivo que buscaban, fracasaron miserablemente. La historia va renqueando y haciéndonos perder la ilusión y para cuando acaba (y gracias a Dios no dura mucho) sales del cine corriendo y tapándote la cara para que ninguna persona en la puerta te señale y se ría de ti por haber tirado cinco leuros en algo así.

Ni para miembros del Clan de los Orcos, ni para intelectuales ni para nadie. Como si no existiera.

03/10

2 opiniones en “En fuera de juego”

Comentarios cerrados.