Enganchados a la muerte – Flatliners

FlatlinersGenín siempre se lo dice a Virtuditas cuando están juntos practicando el culocochismo tomándose un cafelito en el Renault, en el cine se les agotaron las ideas y ahora se dedican a repetirse como los productos truscolanes, que por eso los boicoteamos, no porque esas ratas repugnantes sean viles y despreciables, lo hacemos porque sus productos carecen de calidad, como todos sabemos y está más que demostrado en la prensa rusa, que es la única que dice la verdad de las verdades más absolutas. Así, algún pollaboba se acuerda que en 1990 hubo una película mediocre pero que en su elenco tenía a Julia Roberts, Kiefer Sutherland y Kevin Bacon y ninguno se quedó con el detalle que esa película ya era sosa en aquellos tiempos y que el hecho que tres de sus protagonistas ahora sean muy famosos es pura casualidad. Esto no los ha detenido y han hecho una nueva versión que vuelve a titularse Flatliners y que en España se estrenó con el más rimbombante título de Enganchados a la muerte al que yo añadiría sin ilusión ni fantasía pero con chimpún.

Unos julays están enganchados como perras a los desfibriladores de la Seguridad Social

Un grupo de estudiantes médicos han sufrido daños cerebrales diversos y a una se le ocurre que lo que mola es pararte el corazón, cruzar el túnel un minuto, o dos, o tres y que tus amigos te revivan. Después de su experiencia super-chachi, según ella, todos los demás salvo uno también lo hacen. El que no lo hace es el latino, Diego Luna, que a sus treinta y ocho tacos lo hacen pasar por estudiante de veintipocos y claro, es que parece el abuelo de todos allí. Bueno, las cosas se tuercen cuando los espíritus de Móstoles e incluso más allá se ensañan con ellos o algo así y tendrán que correr y hacer el lolailo para solucionar el problema.

Aparte de la idea de las resurrecciones y los estudiantes médicos, el resto aquí es totalmente distinto y no tiene nada que ver con la peli antigua. Coincide en que aburre y no aporta nada como aquella. Presentan la historia, tenemos hasta a Kiefer Sutherland que hace de doctor pero con otro papel en la película, seguramente le ofrecieron un cheque bien gordo y como ni siquiera tenía que chupar pollas, pues mira, lo cogió y bien que hizo, que fue lo único porque ni actuó ni se le esperaba que lo hiciera o hiciese. No solo la película es sosa de pé a pá, es que después de la primera resurrección, es más de lo mismo, con la misma escena en la misma sala repetida cambiando al protagonista. Después entramos en la fase de las visiones y fallan en convertirse en una película de terror y siguen en la misma esfera aburrida. En algún punto a uno de ellos se le ocurre una posible solución, ya que al parecer las visiones son mentiras y no reales y buscan la verdad para romperlas y que desaparezcan o algo así y parpadeas dos veces y estamos en los títulos de crédito. La película original era sosa pero al menos traía una historia nueva. Esta ni eso.

Es lo suficientemente patética para poder ser ninguneada por los miembros del Clan de los Orcos, con probadas carencias neuronales, así que os imaginaréis que está totalmente fuera del alcance de los sub-intelectuales con GafaPasta, que no tienen la flexibilidad requerida para caer tan bajo.

04/10

3 opiniones en “Enganchados a la muerte – Flatliners”

  1. Genín, yo gasto volkswagen, y lo de tomar café en un coche no se me había ni ocurrido, pero tengo que admitir que me haría mucha ilusión tomarme un café contigo aunque fuese ahí! 😉
    Y cambiando totalmente de tema, las actividades de jugártela tontamente no me van mucho (mucho no, algo sí, que alguna ya ha caído), aunque jamás de los jamases jugaría con desfibriladores, los he visto en acción y NO mola na-da.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *