Es un mundo distorsionado

¿God? ¿Dios? ¿dónde estás? ¿Qué haces? ¿Qué quieres?
Oh my god! el alcoholismo no sé si será una enfermedad pero te hace ver las cosas de otra manera. Estoy borracho. Veo doble o triple o cuadruple o yo qué sé y apenas puedo escribir. En las últimas seis horas he estado bebiendo sin parar con los colegas sudafricanos, los mismos con los que trabajé en Noviembre/Diciembre pasado. Vuelvo a Sudáfrica o eso parece. Tenemos un nuevo proyecto en el mismo cliente y esta gente me quiere a mí o a mí. No hay segundos candidatos. Han venido a Holanda a negociar y de paso hemos quedado para cenar y hablar un rato. Me llevé a uno de nuestros desarrolladores, el friki que está casado con una rusa que compró por catálogo para que me puedan comparar con él y ver que soy casi normal. Los previos a la cena estuvieron muy bien en un pub irlandés. Bebimos pintas de cerveza de esta irlandesa, tan espesa y sabrosa y después fuimos a cenar. El restaurante lo elegí yo y cuando llegamos la chica nos dijo que estaba lleno. Le puse mi mirada más patética, esa que reservo para los grandes momentos, la de drama total. Se marchó sin decir nada y un minuto más tarde volvió diciéndonos que teníamos una mesa. Estas cosas siempre me suceden a mí. Los otros ya hablaban de otros restaurantes pero yo me negaba. Dios está conmigo. Cenamos y la comida fue excelente. También bebimos un montón de cerveza. Los sudafricanos son como esponjas. Absorben todo el alcohol del universo y es difícil seguirles. El friki hablaba y hablaba sin parar y todos alucinábamos. Yo no soy normal pero al lado de los desarrolladores de mi empresa al menos lo aparento. Y mi encanto personal es capaz de allanar cualquier reticencia. Soy un ángel divino y lo sé. Caído, pero ángel.

Tras la cena seguimos bebiendo por un tiempo en el restaurante hasta que pedimos la cuenta. En principio invitaba yo pero los sudafricanos no me permitieron pagar. Dios los bendiga. Salimos del local y nos despedimos del desarrollador que resplandecía de felicidad. El hombre hablará de esa noche hasta el fin de los días. Lo dejamos volver a casa con su esposa rusa comprada por catálogo. Ninguno le dijo nada pero tenía un pelo de por lo menos tres centímetros que le salía de la nariz como si fuera una antena. Aquello daba mal rollo pero se lo perdonamos por ser un desarrollador de software. Son todos iguales, gente de otro universo.

Invité a los sudafricanos a una última ronda de cervezas pero solo si yo pagaba. Volvimos al pub irlandés en donde el arrentranco de la barra nos reconoció por la propina anterior y nos trató como clientes V.I.P. Seguimos hablando y riéndonos. La última ronda se convirtió en dos y luego en tres y más tarde en cuatro. Ya no me asombra mi don de gentes. A estas alturas está decidido que sea yo quien vaya a Sudáfrica a instalar el producto. Puede que haya otros más preparados pero me prefieren a mí y punto. Salgo de aquel sitio borracho. Han sido muchas cervezas. La Macarena me espera amarrada a una valla. Me reprocha mi estado pero no dice nada. Me despido de los amigos de allá abajo. Vuelo a lomos de la Macarena hasta la estación y llego un par de segundos antes que el tren. En el tren flipo en mi propio universo, ajeno a lo que sucede en este valle de lágrimas.

Al llegar a Utrecht corremos por las calles buscando mi casa. La Macarena conoce el camino. Volamos a velocidades increíbles mientras mi cerebro trata de identificar lugares conocidos. A la bicicleta no le preocupa esto. Sabe como volver a casa. Miro hacia el cielo, suelto las manos del volante y llamo a Dios. ?l me responde. Le pregunto por qué me ha tocado vivir esta vida y me responde que alguien tenía que contar cosas insubstanciales, que ya hay demasiado pollardón contando cosas serias y también hemos de entretener a la plebe. Mis manos abrazan el cielo y mi bicicleta misteriosamente sigue su camino sin guía en la rueda delantera. Cruzo por caminos vacíos a esta hora tan tardía. Paso junto a una familia de patos que duerme escondiendo la cabeza bajo las alas.

Tras una eternidad que no duró más de quince minutos llego a casa. Sigo borracho, eufórico. Vuelvo a Sudáfrica. Dios me quiere. El mundo puede ser mío si así lo deseo. Sigo pisando fuerte.

Busco el teclado y escribo algo, lo que sea para que la página no quede vacía. Mañana será otro día y mi cerebro está comenzando a apagarse ….

25 opiniones en “Es un mundo distorsionado”

  1. Creo que me voy a quedar con este nickname. No amigo Sulaco, no te hagas ilusiones, no eres alcohólico. Ese Dios al que imploras te permite beber de vez en cuando en situaciones de extrema necesidad. Sigue así.

    El problema lo tengo yo, que me he negado a seguir cualquier rialiti chou para no ser una oveja I-pod y ahora me he enganchado a un BLOG!!!!???????????

  2. ¿Extrema necesidad? Pues ando muy a menudo en ese estado.
    Yo tengo iPod. Amo mi iPod. Mi iPod me quiere. El iPod es bueno.
    El enganche se pasa después de unas semanas. Tras ese tiempo te empieza a parecer repetitivo.

  3. My god! asi haces cuando quieres sacar algo de alguien? emborracharlo??!!! estoy anodizado y estupidfacto. No me esperaba esto de ti.

  4. Ellos me emborracharon a mí. Yo me dejé llevar.Cuando quiero sacar algo de alguien normalmente sucede, no tengo que hacer mucho esfuerzo. Se llama potra, o carisma, o suerte.

  5. Felicidades. Vuelves a Sudáfrica, ¡que envidia!…La vida nos sonríe, pero lo mío te lo contaré en privado un día de estos.

  6. Yo no tengo iPod y tiro de Canon Eos300. Y tampoco tengo scanner, ni impresora… ni móbil. Mi primer ordenador fue un 286, después un Mac LCII, y ahí me quedé.
    El enganche se pasará cuando realice el screening de tu bitácora, espero. Y de hecho creía haberlo superado hasta que he leído tu post de ayer, es normal que bebas con estos tíos, quien aguanta una velada así. Que me lo digan a mí.

  7. dile a tu amigo el de la rusa por catálogo que hay unos cacharritos por menos de 10 euros en las tiendas de electrodomésticos que deberían ser obligatorios en todo baño masculino, se llaman Depiladores Nasales y de Orejas, porque si llego a estar yo allí con vosotros seguro que no podría apartar la vista del pelo ese gigante de su napia! Que asco que me dan!

  8. Enhorabuena, al potrado mayor, por fin consigues volver a Sudáfrica. Ya nos contarás si este interés tan grande radica en que dejaste algún cho…..pel…. por aquellos lares.
    Estoy contigo en que no te hace falta enborrachar a nadie para conseguir lo que quieres, los hay que nacen con estrellas y los que nacemos estrellados.
    ¿Ves?, el destino te ha dado los argumentos para nuevas aventuras.

  9. Esta vez creo que conseguiré pasar el fin de semana en el parque y podré ir de safari fotográfico a las 4 de la mañana, cuando comen los animales.
    La rusa lo eligió porque estaba desesperada y quería dejar su país.
    El pelo ese tiene vida propia. Yo creo que él lo cuida y le da cariño porque es absolutamente increíble.
    Yo tengo un iBook G4 1.33 y lo adoro.
    Creo que sigo borracho. Y altamente productivo. Acabo de publicar dos nuevas versiones de nuestros productos en 3 días y reescribiendo los documentos por completo porque somos una nueva empresa. Me voy a pasar la tarde recibiendo felicitaciones. La vida es tan dura a veces con uno. En fin, me voy a la máquina del café a criticar a los colegas.

  10. No os sobrara un puesto de “Team Leader” en vuestra empresa???? 😛
    Por cierto, parece que mi novia entro en razon y acepta mudarse a mi barrio actual o incluso a un pueblo pequeñito y muy majo llamado Ravenstein a mitad de camino entre Nijmegen y Eindhoven

  11. Vaya, vivirás entre flores marchitas y aspirantes al Parkinson como yo. En este proyecto mandan a sudáfrica al currante. El project manager se quedará aquí en Holanda cogiéndose los gregorios y tratando de exprimirlos para sacar zumo.

  12. Voy a hacer una prueba: Ahora estoy serena, y me acabo de abrir una botella de vino dulzón chardonnay, me voy a beber max. 3 vasos y a ver que pasa.

  13. Los 3 vasos se convirtieron en botella y 1/2 de vino. Y una panda de gandules que se dedican a ver Tele 5 y se pierden mis historias extraordinarias, mucho más amenas y constructivas que la mierda que os meten por los ojos desde la torre Picasso, que os den. La princesa.

  14. mmm, veo psikke que eres de esas personas que en lugar de volverse divertidas con la bebida, se vuelven violentas.

    Interesante. Fíjate, al amigo sulaco le da por disfrutar por divagar y crear, seguro que el surrealismo ha de ser de lo más interesante.

    Sulaco, creo que la presión de tener tanto público esperando publicaciones diarias te está afectando. No puedo decir demasiado, ya que no escribo ninguna bitacora y no se como me podria sentir.
    Por lo que a mi respecta, creo que sigues llevándolo muy bien y que no deberías autopresionarte.

    De este comentario se puede decir que ha sacado a relucir mi “yo sicologo” o mi yo argentino que es lo mismo. pero solo queria hacer dos apreciaciones mínimas.

    Salud!

  15. Me da la sensación que por aquí se piensa que lo voy a dejar y no hay nada más lejos de la realidad. Este texto fue completamente escrito bajo los efectos del alcohol y he de decir que cuando lo leí al día siguiente me encantó. Es de lo más fresco que he escrito en mucho tiempo. Confesaré algo. Después de escribirlo supuestamente iba a lavarme los dientes y acostarme. Pasé por el dormitorio, me tumbé sobre la cama un momento para disfrutar el flipe y cuando abrí los ojos eran las tres de la mañana y me estaba meando así que corrí al baño, pasé de lavarme los dientes y después de eso apagué todas las luces y me acosté. No hubo ni segundas ni terceras intenciones, solo una auténtica distorsión.

    Ayer no me apetecía escribir nada complejo porque estamos de hiper-mega puente y por desgracia tengo mucha vida social. Hoy aún no me he planteado ni si escribiré algo. Estoy cocinando guisantes con salchichas y la cocina entretiene aún más que la escritura. A propósito, ayer hice unas albóndigas en salsa con una salsita de pimiento y cebolla buenísimas. Creo que mañana repito esa receta en casa de mi amigo el Rubio que me ha invitado a cocinar para su familia y posteriormente a emborracharnos.

    El sábado aún no tengo decidido si voy por una Quiche Lorraine o por champiñones rellenos de chorizo pero ya decidiré sobre la marcha y el domingo tengo el Zeskamp con barbacoa posterior. El lunes aún no sé si llamaré y les diré que estoy malo en cama o directamente voy a dormir al trabajo.

    La actual audiencia no me está afectando. Hay días que puedo crear algo y días que no y si no puede ser, no puede ser. Yo no hago esto para acumular visitas. Estoy igual de contento el día que me leen 600 que el día que me leen 1200. Me preocuparé el día que me enlacen de algún sitio realmente grande y de golpe y porrazo nos caigan 7000 visitas. Eso si que será como para tener miedo escénico.

  16. Querida las mejores historias que hay aquí dentro las hice bien borracho. No es culpa mía si en ese estado soy capaz de escribir frenéticamente. Y cuando sí que no puedo juntar dos palabras es por la mañana. Ni Mierda-Cao ni nada. Yo hasta las cuatro de la tarde soy como una hoja en blanco.

  17. Vaya tela… ¿Tantos somos los que te leemos? Esto me da caquita y miedito, mamá: se está pareciendo cada vez más a una secta, jajaja!. Y replantead la posibilidad de dejar de incentivar la bebida, que bastantes almas débiles hay ya alejadas de la mano de Alá.

  18. Seguramente Sulaco tendrá forma de confirmar todos los que le leen, que no quiere decir que todos le comentan en éstas líneas.
    Por mi parte, que he descubierto el buen vino no hace todavía 24 meses, afortunadamente no me he visto en la tesitura de borracho total, lo más, ligeramente consciente de que mi conciencia no funciona mucho pero, desde luego, ni borracho, ni sereno, me considero en posición de poder escribir un blog de estos.
    Para ello, mi amigo Sulaco tendría que aprovechar una de sus visitas a Canarias e instruírme en el maravilloso mundo de la Red.
    No seremos muchos, depende de para qué y para quién. A mí cada vez me gusta más esto, sobre todo por la perspectiva que se dibuja.

  19. No se en Holanda, pero aqui en Uk beber no se considera algo antisocial (mas bien es al reves).
    De todas formas si no quieres estar rodeado de alcoholicos siempre tienes los coffee shops tipo starbucks. Aqui hay algunos que ya cierran a la una de la magnana y si, los fines de semana estan llenos de abstemios, o seran cafeinomanos??? (sigh)

  20. aquí tampoco. Los abstemios son antisociales, los alcohólicos somos legión. Hoy tengo sesión masiva con el Rubio. Primero cocinaré para él y su esposa y después nos emborracharemos mezclando cava catalán, vino de valdepeñas y cervezas belgas. Mañana sudo la resaca y el viernes comienzo de nuevo.

Comentarios cerrados.