Esas cosillas que me mantienen entretenido

Esta semana hemos estado en el mayor evento fotográfico que se celebra en Holanda, una de esas ferias para ponerse uno al día de lo último en tecnología fotográfica y al mismo tiempo hablar con expertos, ver demostraciones y asistir a algunos cursos.

Fui con mi amigo el Moreno y otro colega, un desarrollador de nuestra empresa que recientemente ha descubierto la fotografía y está fascinado por todo lo que se puede hacer con algo tan simple como una cámara. El hombre está cortado con el patrón de los frikis, con una XboX modeada, un PC modeado (o como quiera que se diga), ceja única y la ciega creencia que lo mejor del mundo es güindous y cualquier otra cosa apesta.

Después de un rato de mirar y mirar sin decir nada, nos lo preguntó: ¿Solo hay MAC’s aquí? El cielo se le cayó encima y su universo se resquebrajó. Toda una feria en la que las compañías más importantes del mundo fotográfico estaban presentes y ni un solo PeCé. El stand de adobe era un festival de máquinas de la manzana que como él mismo notó, corrían las aplicaciones de esta compañía mucho más rápido que en el otro sistema operativo. Hablamos con un par de desarrolladores y disfrutamos como enanos en los workshops que se celebraban allí. Hubo un par de cosas que llamaron la atención del pecero. La primera fue el mito del ratón. Los comemierda que como todos sabemos no tienen ni puta idea de diseño de interfaces no se cansan de resaltar que con un solo botón no es suficiente y los ratones necesitan más, a ser posible, quince o veinte para poder programarlos. Nosotros estamos un par de generaciones por delante y usamos aplicaciones como Quicksilver para realizar las tareas, de una forma rápida, limpia y sin que haga falta tener un ratón con treinta y dos botones. Hay que verlo para creerlo. En realidad los MACs prefieren otro periférico, las tabletas de lápiz, el mejor amigo de cualquiera que guste de trabajar de una forma más natural cuando está editando fotos. Yo tengo la de gama más baja de Wacom y estoy meditando seriamente el gastarme unos cientos de euros en una buena porque es un auténtico placer el sentarte y trabajar así.

En uno de los stands un desarrollador de Nik multimedia nos hizo una exhibición alucinante con su software. Lo flipamos. Uno no puede volver a mirar las fotos de las revistas de la misma manera cuando el hombre este agarra una foto de una paba que parece salida de la gran manada de los Orcos y la transforma en una cenicienta totalmente follable en cuestión de un par de filtros. Es increíble a donde ha llegado la tecnología. Ahora un cuarenta por ciento es la foto en sí misma y un sesenta por ciento es lo que se puede hacer con ella en el post-procesado.

Después de cuatro horas en el lugar recalamos en el puesto de impresoras profesionales Epson. El Moreno llevaba alguna de sus fotos y el amable empleado nos ayudó a imprimir una con una de esas máquinas que valen miles y miles de euros y que producen auténticas maravillas. Salimos de allí encantados.

En el puesto de una de las mayores tiendas de Holanda tuvimos una más que interesante discusión con los empleados sobre su concurso de foto del mes. Básicamente nos confirmaron que si tienes tiempo y ganas te puedes currar la victoria y tratar de amañar el resultado aunque también es posible que no lo logres porque el concurso está patrocinado por la marca líder de fotografía profesional en Europa y ellos se encargan de que nunca gane una foto de la competencia. ¡Vivir para ver!

3 opiniones en “Esas cosillas que me mantienen entretenido”

  1. Esto no tiene nada que ver con el post de hoy, pero quería decirte que ayer hice con un amigo tu receta de “Pechugas de pollo envueltas en hojaldre” y no puede estar más rica y la salsa bueniiiiiiiiiisima.

  2. Para esta noche tengo una receta de huevos revueltos que de lo rica que está se te camban las bragas, los calzoncillos, los gallumbos, el string o lo que quiera que use la persona que tenga a bien probarlos.

Comentarios cerrados.