Eternal – Self/less

Esta semana se combinaron las estrellas de tal manera que en uno de los multicines que orbitan a mi alrededor, concretamente en el de Amersfoort, ciudad holandesa escondida a los turistas y con un centro de la ciudad precioso, volviendo al tema, en ese multicines programaron en la misma sala tres de las cuatro películas nuevas, una detrás de otra y comenzando después de salir del trabajo, con lo que en un único lugar y con convenientes descansos de veinte minutos tuve la oportunidad de ver casi todo el cine de la semana. La primera de las películas era de ciencia ficción y con un trailer muy curioso. Se trata de Self/less y creo que en España a alguien le ha dado unas fatigas ya que la han titulado Eternal y se estrena la semana que viene. Digo yo que para ponerle otro título, ¿por qué no Eterno? En fin, que de acarajotados está petado el universo.

Un julay con cáncer y vejete se muda al cuerpo de un chamo y casi se nos sale del armario

Un tipo rico y ya mayor tiene un cáncer terminal. Cuando le proponen trasplantar su mente a otro cuerpo y continuar su vida, se le abren los cielos y acepta. Una vez completada la operación descubre que de cuando en cuando puede recordar cosas del cuerpo que habita ahora y que no fue creado en un laboratorio como le dijeron sino que es el de un chamo que estaba casado y tenía una hija. El hombre conoce a la pava y tendrá que ayudarla a escapar mientras los que le cambiaron de cuerpo lo buscan para hacerle pupita de la mala.

Lo primero que sorprende en esta película es que la historia, por muy increíble que parezca, te la puedes creer. Igual es porque todos queremos vivir para siempre y asistir al declive del planeta como miembros presenciales. La trama tiene la rama alternativa, con los recuerdos del nuevo cuerpo del chamo, pero no resultan molestos. Hay bastante acción y la cosa entretiene, aunque siempre tienes la sensación de que lo podían haber hecho mucho mejor. El protagonista es Ryan Reynolds, actor que parecía destinado al super-hiper-mega estrellato hace unos años y que después desapareció. El hombre sabe hacer su trabajo y resulta creíble. La película falla un poco en el tramo final, cuando se les va la mano un poco con las movidas del cambio de cuerpo. Por lo demás, entretiene, que es de lo que se trataba y vale para pasar un buen rato.

No es el tipo de cine que van a ver los miembros del Clan de los Orcos, sobre todo porque no hay efectos especiales y la gente habla mucho. No estoy seguro que interese a los sub-intelectuales de GafaPasta pero sí que debería estar en el rádar de los seguidores de la ciencia ficción.

Una respuesta a “Eternal – Self/less”

Comentarios cerrados.