Ficus estrangulando ruinas en Ta Som

Los árboles que gustan de atacar las ruinas de los templos son los ficus y el de la foto es una Ficus religiosa. En las Canarias de esta familia teníamos las higueras y todo el mundo sabe que un ficus es hierba mala y que lo mejor que se puede hacer con estos árboles es arrancarlos de cuajo y asegurarte que no quede raíz alguna. En Holanda, no mueren con el frío pero no consiguen madurar un higo, aunque eso no les impide crecer y tener raíces gigantescas que son extremadamente agresivas con las otras plantas e incluso los edificios. Regresando a la foto, aquí tenemos a uno agarrado a una de las entradas del templo, concretamente la tercera gopura desde el este, la más exterior. Este lugar no ha sido restaurado en exceso, se limitaron a limpiarlo y reforzar las estructuras que estaban a punto de colapsarse. En las próximas dos fotos veremos la estructura central del templo, del que no se sabe si el rey Jayavarman VII lo mandó construir en honor de su padre o de uno de sus profesores.

3 opiniones en “Ficus estrangulando ruinas en Ta Som”

  1. Se te ha olvidado decir v palito palito 🙂
    Son como los tentaculos de un pulpo, pero en rígido y permanente , pero a mi me gustan 🙂
    Salud

Comentarios cerrados.