First Man (El primer hombre) – First Man

Igual que hay pelíiculas que me pillan por sorpresa, hay otras que espero con pasión enfermiza y que para cuando llegan, me faltan segundos y milisegundos para ir al cine a verlas, sobre todo cuando se trata del siguiente proyecto del director y el protagonista de La ciudad de las estrellas – La La Land, película que todos sabemos que me jarté a ver y todavía me acuerdo perfectamente hasta de las letras de las canciones. Yo rezaba para que les durara el ramalazo musical pero se les pasó y les dio un ramalazo por la biografía y tal y tal y así han rodado First Man, la cual se estrenó en España en octubre con el título de First Man (El primer hombre) por si quedaba alguna duda de la segunda traducción al español de la frase en inglés, ya que todos sabemos que la principal es truscoluña no es nación.

Un julay rarito se va pa’llá pa’l quinto coño pero con tan mala suerte que lo devolvieron al país del que escapó

El presidente aquel gringo que era guaperas y putero y de una familia católica muy conocida convenció a los gringos que lo que debían hacer era ir a la luna y ya puestos, mirar si se pueden poner allí hoteles de la escoria esa de presidente putero que tienen ahora. Esta película es la historia de Neil Amstrong y de como sin ser el elegido, sin ser el favorito y definitivamente, siendo el más rarito de los astronautas que tenían, gracias a las desgracias ajenas le tocó el gordo de ser el primero en poner una pezuña en la luna y en esta película más o menos vemos lo que sucedió hasta que lo hizo.

El problema con las películas biográficas es siempre el mismo, a veces lo que la mente colectiva sabe o cree saber y lo que nos quieren contar son cosas tan distintas que se repelen. Aquí tenemos que Neil Amstrong, que para mi era solo un astronauta y ni siquiera me había planteado si el chamo se sentaba en el trono a echar el jiñote todos los dáis, ahora lo tengo que ver como a un ser casi-humano, porque resulta que es como un cuarto y mitad de autista o algo así, tiene unos prontos rarísimos y parece que en muchas ocasiones ni su hembra podía conectar con él ni aunque le agarrara el cipote y le diera tirones. Todo ese desarrollo del personaje, todo ese detalle y descubrimiento de alguien tan raro, no ayuda en la historia, que en muchas ocasiones acaba resultando más bien un documental y que lleva un ritmo lentísimo, con casi dos horas y media de las que le sobran al menos treinta minutos y quizás algunos más. Ryan Gosling está bien pero no fascina, el papel que interpreta acaba por engullirlo y Claire Foy como la mujer de ese bicho raro quizás lo haga mucho mejor y hay varios momentos en los que le roba las escenas. Al final pecaron de grandilocuentes aunque reconozco que cuando ya por fin despegan la película es fabulosa y cuando llegan a la luna es fantástica, pero eso son solo un puñado escaso de minutos de la historia y el resto le quita mérito.

Si eres un miembro del Clan de los Orcos, te puede dar un jamacullo con tanta escena con gente hablando. No creo que tenga el empaque que buscan los sub-intelectuales con GafaPasta y por eso, acaba resultando que es algo que se puede ver cuando la den por la tele, que no hay que apurarse.

2 respuesta a “First Man (El primer hombre) – First Man”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.