Flor de loto

Este fin de semana he estado en Praga, la capital de Chequia, viaje del que ya hablaré un día de estos. Por ahora nos concentraremos en los movimientos entre países. Lo más fascinante de mi búsqueda de billete es que a través de las páginas de dos líneas aéreas que están bajo la alianza SkyTeam se pueden reservar los mismos vuelos con una diferencia de precio de 67 euros, SESENTA Y SIETE. Si uno se decide por KLM, se encuentra que el billete le sale 247,44 y si lo haces por la página de las líneas aéreas Checas, sale por 180 Euros. El avión es el mismo en ambos casos ya que vuelan con código compartido. La diferencia estriba en que mientras en el barato las tasas de aeropuerto son de 41 euros, en el caro son de 108 euros. Si teníais alguna duda, está claro. Ahora bajo el epígrafe de tasas de aeropuerto se esconde un atraco a mano armada y una forma de robo de las aerolíneas para mostrar billetes baratos y a precios competitivos.

Finalmente volé con billete de CZA (Los checos), en el que además me daban puntos con la tarjeta de viajero de KLM, mientras que estos no me los daban por usar su tarifa más barata. Para más coña, uno de los trayectos los hacía en avión de KLM y el otro en avión de la CZA. Ambas compañías siguen dando algo de comida y bebidas gratis a sus pasajeros en todos sus vuelos y no como cierta compañía española de bandera con precios abusivos, servicio pésimo y azafatas pleistocénicas.

Desde que comenzó este robo a cara descubierta de las tasas de aeropuerto y puesto que es tan caro pisar el suelo de dichos recintos, yo comencé mi particular vendeta, estructurada en forma de regalos asombrosos que les voy dejando. En los viajes de ida no suelen ser muy espectaculares, pero cuando retorno a casa, salgo del avión, dejo pasar el primer baño, que es al que van todos los apurados, dejo pasar el segundo baño, que es el de los pijoteros, paso el tercero que es el de los exquisitos y me meto en el cuarto baño. Ese suele estar vacío y no habrá gente que te moleste para que puedas hacer lo que debes hacer. Después de haber pasado días conteniéndome y sin obrar salgo del avión despresurizado, me meto en un cagadero y abro las puertas del infierno. Es el acabose. Cuando termino, os puedo jurar que ese jiñadero ha quedado inutilizado. Mi regalo es tan grande y vistoso que parece una flor de loto en un jarrón de cerámica blanca. Dicha flor resistirá a las cisternas y obligará al aeropuerto a emplear sus recursos para volver operativo el baño.

Saliendo de temas tan escabrosos, mi trayecto con KLM tenía tres niñas adorables que se desvivieron por servirnos a bordo. Es un placer viajar cuando las azafatas parecen estar disfrutando con su trabajo y no se quitan la sonrisa de la cara. En el tramo de vuelta, con las líneas aéreas checas, llego a la puerta del avión y me asusté. La que me esperaba en la puerta era una hembra de bandera, de esas que sólo con hacer como que notan tu presencia te provocan una erección de aupa. Tras ella había otra más que estaba de aún mejor ver. Ya por la segunda no podía caminar del dolor de huevos y visto que aquello no pasaba desapercibido, lo cubrí con la cámara de fotos, que Dios mediante es amplia y cubre bastante superficie. Tras de mí venían un montón de tíos con el mismo problema. La tercera chica estaba tan buena como las anteriores y me dedicó una sonrisa que dolió en los cataplines. Como iba casi al final del avión, llegué a ver la cuarta, que era la más normal de todas o he de decir la más vieja, que la tipa podía ser la madre de cualquiera de mis amigos, solo que una madre de esas que se dicen ?follables??, que aún le quedaban varios polvos en la cartuchera a la mujer. El vuelo fue paradisíaco. Esas niñas moviéndose por todo el avión con esos cuerpos perfectos y esa amabilidad inagotable. Desde ya pido que todas las aerolíneas europeas contraten al jefe de recursos inHumanos de dicha compañía y que sea él o ella en persona quien les elija el personal de a bordo. Al menos nos robarán en los billetes pero pagaremos con gusto.

Para continuar leyendo el relato del viaje a Praga salta a Día 1. Nos vemos en Praga

3 opiniones en “Flor de loto”

  1. madre mía, hay veces que te subes al al avión y viendo esas azafatas se piensa uno que el destino es el cielo. Madre mía que viaje a Londres me dieron. En vez de pedir una cocacola estuve por pedirle su número de teléfono. Madre mía

    Un saludo y ya nos leeremos más a menudo

  2. Hola Sulaco,

    Ya me parecía a mí raro que postearas tan poco… es que te suelo leer por RSS y al cambiar tu diseño, debiste cambiar el feed y no me llega nada…

    Un saludo

  3. A mi también me extrañaba que no pasaras por aquí. Intenté redireccionar los RSS antiguos hacia los nuevos, pero no cuajó y al final desistí. Al menos conseguí que cualquier búsqueda de Google lleve al sitio adecuado en el nuevo sitio.

Comentarios cerrados.