Focus

Los trailers de las comedias son los mayores enemigos de las mismas, ya que muchas veces o no muestran lo suficiente, o se les va la mano y muestran demasiado y cuando llegas a la película descubres horrorizado que no hay gracia alguna. Si aparte de gracietas, hay acción y deciden centrarse mayormente en este punto, los espectadores nos confundimos y al final no sabemos muy bien lo que vamos a ver al cine. La película de hoy no me llamaba la atención por lo confusos que han sido los trailers pero la eligieron como el estreno para poseedores del abono mensual del cine, con lo que teníamos una sesión exclusiva en lunes, con comida y bebida gratis y así, el disgusto lo es menos y fui a ver Focus, película que llegará a España la semana que viene con el mismo título y que coincide con un modelo de cierta marca de vehículos.

Un julay o varios dan bandazos que no veas y chimpún

Un timador profesional y que tiene un equipo de criminales acepta a una joven como aprendiz del oficio y acaba encoñándose de ella, aunque finalmente como que la bota sin que se sepa muy bien por qué. Un par de años más tarde va a timar a unos ricachones de fórmula uno y allí se encuentra con la chama y el fuego interior que lo impulsaba a jincársela hasta los pelos de los güevos le vuelve con más fuerza mientras todo se tuerce a su alrededor y los espectadores nos quedamos pasmados.

Al poco de comenzar la peli queda claro que no es una comedia, que tiene raciones de cosas graciosas pero que esto es más bien una de esas pelis en las que hay uno o varios protagonistas que son super-hiper-mega listos y te la meterán doblada sin que lo notes. En este caso, parece que también hay drama de por medio y mucha acción y ruido. Una vez captas el concepto, ya sabes que el que parece menos probable que haya roto un plato en su vida pero que tiene los suficientes e innecesarios minutos en pantalla será la gran sorpresa del final que dejará a todo el mundo con la boca abierta. Por lo demás, la parte romántica es sencillamente poco creíble, no hay química entre Will Smith y Margot Robbie y hay demasiados actores y actrices que salen unos instantes, dicen sus frases y cuando atrapan tu interés, desaparecen completamente y jamás los volvemos a ver. Eso es lo que más molesta, que se ensañan en una historia que no funciona muy bien y desdeñan otro montón que prometía bastante. Según pasan los minutos la película cae en una rutina de quiero pero no pueda que termina por ser aburrida.

En fin, la única razón que le veo para que esto consiga atraer a los cines a los miembros del Clan de los Orcos es que crean que es una peli de acción. Por lo demás, mejor esperar a que la den por la tele y verla si no tenéis nada mejor que hacer ese día.

Una respuesta a “Focus”

Comentarios cerrados.