Fotografiando comida

Esta mañana preparaba el resumen semanal para enviárselo a los familiares y amigos y al llegar a la sección en la que añado las fotos de la comida que he cocinado recientemente me dejé llevar y empecé a comparar fotos hechas hace unos años con las que hice recientemente. Me sorprendió lo mucho que ha ido evolucionando mi fotografía, aún lejos de ser buena ha ido adquiriendo algo de carácter.

fotografiando comida

En septiembre del año pasado decidí hacer un recorrido por un montón de recetas que he ido guardando (y cocinando) a lo largo de los años y me lo tomé como un pequeño proyecto. Se trataba de mantener unas condiciones más o menos comunes para todas estas fotos y así ir aprendiendo las limitaciones de algo tan complicado como fotografiar la comida.

Encargué en dealextreme una Photo light tent (traducción literal y posiblemente criminal: tienda de luz fotográfica) de 40 por 40 centímetros y cuando la recibí comprobé que quedaba perfecta bajo uno de los focos Philips Ledino de la mesa de mi comedor, el cual genera una luz a 3100 ºK que me permitía ajustar perfectamente el balance de blancos y tratar de conseguir colores reales.

Lo que comenzó como una curiosidad y un entretenimiento fue adquiriendo más y más importancia según salían de mi cocina plato tras plato de comida que retrataba en mi pequeño estudio antes de hincarle el diente. Todas las fotos las he hecho sin usar un flash, únicamente con la ayuda del trípode y de un disparador manual junto a la tienda fotográfica. En ocasiones me serví de la luz natural pero en la mayor parte de las veces fue con la luz de la lámpara Ledino. Tampoco he alterado la comida ni he usado ningún truco para conseguir que aparezca más “auténtica”. Lo que se ve es lo que se comió. He tenido grandes problemas con el risotto y los purés ya que no parece que les guste que les hagan fotos.

Este proyecto me ha permitido también darme unos atracones de cuidado, solo o en compañía de otros y he tenido que refrenar la tentación para abrir una bitácora específica para la comida, una especie de fotolog en el que estuviesen las recetas explicadas de una forma muy sencilla y con las fotos en un tamaño mayor al que suele ser habitual. La buena comida no engorda y más cuando procuras que no se convierta en gula y tras todas esas cenas y desayunos sigo en los sesenta y seis kilos y medio, algo que sí que no puedo explicar porque os juro por las bragas de la Rosaura que no he pasado hambre alguna.

Otro efecto colateral ha sido el placer de cocinar por cocinar. He regalado magdalenas, galletas, suspiros, queques, sopas, albóndigas y otras cosillas en cantidades apreciables. Mis vecinos están por poner un altar con mi foto y adorarme por toda la comida que les paso y en mi oficina la gente no deja de venir por mi despacho para ver lo que hay. Hoy mismo al volver a casa iba por el supermercado y me avituallaba para preparar la cena y además comprar los ingredientes de la del miércoles. Después cocinaba un solomillo al vino tinto mientras en paralelo me hacía unos dátiles con beicon para tapear y tras esto hice doce magdalenas que regalaré mañana a dos amigos.

Ya estoy maquinando la próxima ronda de fotos mientras leo un libro sobre fotografía de comida para ver si se me pega algo y creo que compraré diferentes platos y probaré también con diferentes fondos. Y mis amigos, haciéndose los lolailos y reservando fechas para pasar por mi casa a cenar. O eso, o como el Rubio que prefiere invitarme a su casa y que sea yo el que prepare la cena, el desayuno y lo que se tercie.

Si quieres ver las fotos que he ido haciendo, las tienes en el álbum Cocinillas en mi cuenta en flickr.

Y para que no se diga que hablo de fotografía sin poner ni una, aquí tenemos una pequeña selección con algunas de mis favoritas:

Champiñones rellenos con chorizoDátiles con beicon
FalafelAlbóndigas en salsa
Croquetas de stamppotTarta de queso con sabor a vainilla
BeignetsTofu con cilantro

6 opiniones en “Fotografiando comida”

  1. Pues mira que casualidad, acabo de ver en Xatakafoto un artículo sobre una tía famosa por fotografiar comida, la verdad es que la web de la colega tiene poco, pero creo que si hay muchas más en su Flickr, si quieres ver el artículo donde están los enlaces a su página y si álbum lo tienes aquí

  2. Ya la he añadido a mi lista en flickr y he modificado la anotación para incluir algunas de mis favoritas. Si me acuerdo esta noche hago una foto de la cámara con el tinglado y la pongo al comienzo.

    Actualización 2: también he añadido una foto hecha con el iPhone de la cámara junto a la tienda fotográfica bajo la luz Ledino, exactamente en la misma posición en la que ha hecho cientos de fotos en los últimos cuatro meses.

  3. Ik heb nooit eerder falafel gegeten, estaban deliciosos, la proxima vez con homemade humus, vale? Mi postre favorite tarta con queso a la Fede por supuesto. Muchas Gracias por las cenas, ik ben een geluksvogel 🙂

Comentarios cerrados.