Gazpacho asado

Gazpacho asado

El gazpacho es un plato típico de la cocina española, sobre todo del sur de España y sin embargo en mi casa no se cocinaba. No recuerdo haberlo tomado en toda mi niñez y fue ya bien entrada la adolescencia cuando comencé a tomar gazpacho. En los días de verano calurosos es un placer para el paladar.

Al mudarme a Holanda decidí cocinarlo y pedí a mis amigos que me mandaran recetas porque no quería investigar en la red y prefería la fiabilidad de los conocidos. Probé las tres o cuatro que me mandaron y no me convencieron. Tenían un sabor distinto y no llegaban a saber como los gazpachos que me tomaba en España. Visto que casi todas las recetas tenían la misma base de ingredientes y solo alguna pequeña variación, el problema debía estar en las materias primas y sigo creyendo que es por culpa de los tomates que se venden en estas tierras, que no tienen el sabor de los españoles. Lo seguí intentando durante un tiempo hasta que terminé por desistir.

En alguna de las visitas a España dieron por la tele una receta de gazpacho asado que me llamó la atención y la apunté. No estoy seguro si fue en el programa de Arguiñano o en el Canal Cocina. Al probar esa receta me sorprendió porque el resultado es un gazpacho muy suave y de sabor agradable. Se ha convertido en mi favorito y solo este verano lo he cocinado cada dos semanas. Las cantidades que pongo son como para hacer un litro de gazpacho y se puede tomar
tanto frío como a temperatura ambiente o incluso caliente.

Los ingredientes: 1 kilo de tomates, 1 pepino, 2 dientes de ajo, 1 cebolla, 1 pimiento verde, 1 pimiento rojo, aceite, 2 huevos, 1 pan (para aprovechar la miga), sal, vinagre tinto de jerez.

La implementación: Se precalienta el horno a 180ºC y mientras se le quita la dureza a los tomates, se lavan y se ponen en una placa para horno junto el pimiento rojo, el pimiento verde, la cebolla y los dientes de ajo. Se añade una gota de aceite virgen extra por encima, un poco de sal y cuando el horno esté caliente se pone la bandeja con las verduras durante unos treinta y cinco minutos. Mientras se hierven dos huevos y se guardan.

Cuando esté cocinado yo suelo sacar la bandeja del horno y poner todas las verduras en un bol para que suelten el líquido. Cuando están un poco frías se le quita la piel a los tomates, se pelan los pimientos y se les quitan las semillas, se pela la cebolla y los ajos. El jugo que recoges en el bol se cuela y se separa.

Con un cuchillo de sierra se corta el pan y se deja solo la miga. Después se corta en trozos y se mezcla con el caldo que habíamos separado añadiendo un poco de agua.

Se pela el pepino y se corta en daditos, mezclándolo con el caldo, la cebolla, los tomates, los pimientos y los ajos (todos los productos que habías cocinado en el horno). Con la minipimer lo trituráis bien y después se cuela para que quede fino. Se prueba y se ajusta el punto de sal, añadiendo un chorro de aceite virgen extra, una cucharadita de vinagre tinto de jerez y se mezcla todo bien.

Lo podéis tomar tal cual, calentarlo o guardarlo en la nevera para que se enfríe. A mí me gusta prepararlo la noche anterior y dejarlo en la nevera. Para presentarlo separo la clara y la yema de los huevos hervidos y las troceo y pongo también unos trocitos de pan bizcochado.

Contando el tiempo de horno y de enfriado se tarda más o menos unas dos horas a las que habrá que añadir el tiempo que lo pongáis en la nevera. No es muy complicado de preparar y está riquísimo.

Si quieres ver otras recetas que he cocinado puedes ir al índice de Mi pequeño libro de recetas de cocina y allí tienes la lista completa

3 opiniones en “Gazpacho asado”

Comentarios cerrados.