Glass (Cristal) – Glass

Siempre que voy a ver una película de M. Night Shyamalan entro al cine de puntillas porque no sabes si ese día toca palo o zanahoria ya que este hombre si hay algo que tiene es la inconstancia en su filmografía y lo mismo dirige una joya que te endiña un trusco que te deja cubiertito de mierda para los restos. Su película anterior fue Múltiple – Split que me gustó un montón y ahora hemos descubierto que esa era la segunda parte de una trilogía que comenzó hace décadas con otra película suya y el finiquito a esa historia llega en Glass, que parece ser el señor de color de la parte izquierda del poster ya que a los otros dos los conocemos de las dos pelis pasadas. En España la película se titula Glass (Cristal) y llegó a los cines la semana pasada.

Un grupo de julays acaban en el manicomio sin ilusión ni fantasía mientras una bruja como la Avería no se cansa de repetirles que no se rían.

Resulta que el chamo de la película aquella viejuna de Unbreakable se ha pasado los últimos dieciocho años luchando contra el crimen con su hijo como superhéroe rescondido y la policía tratando de pillarlo. Decide resolver un misterio de unos secuestros de pavas y así acaba enfrentándose al chamo de la película Múltiple – Split y a los dos los trinca la pasma y acaban en un manicomio con una sádica médica que los arrejunta para calentarlos y les cuenta unas trolas de que te cagas sobre superhéroes y enfermedades. En el manicomio hay otro bicho raro que viene a estar relacionado con los otros dos y así, allí se termina montando un pitote mientras el resto de los locos y chiflados van a su bola.

Ha tomado diecinueve años el llegar al punto en el que comienza esta película y la mayor gracia está en que los actores son todos los mismos, los que aparecían en la primera película llegan a la tercera con su edad actual y su bagaje. La historia es fascinante porque cierra todo el arco de preguntas y sospechas que nos surgían al ver las dos anteriores y el único pero que le puedo poner es que la respuesta a todas esas preguntas para mí no fue muy satisfactoria y quedó demasiado elaborada. Esto es una batalla entre actores con Bruce Willis intentando sin conseguirlo que James McAvoy no le haga sombra y puedo confirmar y confirmo que no lo consigue y con Samuel L. Jackson bordando también su papel como el nuevo friki del barrio. La película tiene escenas muy intensas dentro del manicomio, que se ve un poquito irreal porque siempre se mueven en un ala del edificio en el que parece que solo hay un julay o dos y después más tarde aquello está petadísimo de gente que deberían haber oído algo. Toda la resolución tiene el ramalazo del director y como en ocasiones anteriores, se le fue el baifo al cielo y se complicó un montón, haciendo que la película, que era buenísima hasta ese punto, pierda algo de nivel. Aún así, es un épico final a la trilogía y vale la pena verla.

Aquí nos movemos en unas aguas que creo que pueden gustar tanto a algunos de los miembros del Clan de los Orcos como a los sub-intelectuales con GafaPasta. Esto tiene algo para todos.

Una respuesta a “Glass (Cristal) – Glass”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.