Gran Torino

Gran TorinoSe apagan las luces de la sala, vemos unos cuántos trailers y al empezar la película, la primera escena que vemos sucede en una iglesia. Un hombre recibe a la gente que acude al funeral de su esposa y no puede ocultar su disgusto por algunos comportamientos que ve allí dentro. De una forma tan sencilla Clint Eastwood nos introduce en su última obra maestra, una película llamada Gran Torino que ya tendríais que haber visto.

Unos julays chinos son vecinos de Harry el Limpio y ni con el algodón lo pueden engañar

Walt Kawolski vive en un barrio que ha ido cambiando poco a poco y se ha llenado de asiáticos. Son gentes con otras costumbres y este hombre no los soporta, es racista. El hijo de su vecina intenta robar su coche y a partir de aquí comenzará a relacionarse con los vecinos y particularmente con este joven y su hermana. Su fachada racista comienza a desmoronarse cuando descubre que ellos tuvieron que dejar su país por luchar con los americanos y que tras esa cultura tan distinta, hay gente normal, amable y cariñosa. Comienza a involucrarse y ayudarlos para que salgan adelante pero en este mundo, a veces las cosas no salen como queremos ya que la realidad puede ser muy dura.

Hace ya tres años que vi Million Dollar Baby y comenté que hay muy pocos directores que sepan llevar un drama de forma eficaz y Clint Eastwood es uno de ellos. Lo ha vuelto a hacer. A sus setenta y ocho años sigue siendo uno de los mejores directores en activo, capaz de emocionarnos y hacernos llorar como chiquillos, hacernos reír a carcajada limpia y mostrarnos de una forma muy inteligente el racismo y los prejuicios que todos tenemos y como nunca es tarde para cambiar. Hay momentos geniales en los que se homenajea a sí mismo y a esa saga de personajes que lo hicieron famoso. La historia nos deja un regusto amargo, algo que es de esperar de un gran drama pero pese a eso, estamos ante una de las mejores películas que se hicieron el año pasado y definitivamente una que se merecía muchísimos premios de la Academia.

Absolutamente recomendada para todos aquellos a los que les gusta el CINE, en pantalla grande, con una sala llena de gente y que puedan apreciar las buenas historias. Esta la deberíais ir a ver todos.

peliculon

9 opiniones en “Gran Torino”

  1. Ya la he visto.
    Desde mi punto de vista, el viejete no es racista, simplemente no asume que tenga que aguantar ciertas cosas lamentables en su propio país.

    La película viene a demostrar que el inmigrante no es un ser bueno por el mero hecho de haber “inmigrado”, como nos tratan de hacer ver los progres. El inmigrante que aprende la lengua del país de acogida y se mezcla con la gente de ese país y trabaja honradamente se convierte en alguien querido, ése sí es bueno.

    Es algo que echamos de menos en España, donde los inmigrantes se agrupan en guettos, no rechazan sus antiguas costumbres (las que han llevado a sus países respectivos a la miseria), no miran a los españoles más que con ojos de codicia, a ver qué les pueden sacar, y finalmente se comportan en público como animales sin civilizar.

    No hay más que ver el último suceso en la zona de Bravo Murillo (Madrid), donde un vago dominicano con antecedentes por maltrato y choriceo (y sospechoso de ser camello) fue baleado por un yonki español y los congéneres del muerto armaron la de San Quintín montando una pequeña revolución en las calles y atrayendo hacia sí a políticos oportunistas dispuestos a tragarse la falacia del “pobre inmigrante que salió de su país huyendo del hambre” (todo mentira).

    La película es muy buena, pero muy triste. Da pena ver a ese anciano decrépito, con lo pedazo de bicho que fue en sus buenos tiempos.

  2. Rodolfo, el abuelo y la abuelita china, ambos son racistas. Al contrario que ella, él evoluciona al darse cuenta que sus vecinos y algunos otros del barrio son buena gente, aunque también entre ellos hay gentuza y cabrones de mierda que merecen acabar en el infierno de la chusma musulmana.

    Sobre lo de España, lo que se ha permitido en ese país no se había visto en ningún otro de Europa. Es una rendición sin condiciones que tendréis que pagar en los próximos diez años. También el tipo de inmigrantes que habéis recibido es de lo peorcito, aunque como en todo, hay excepciones.

    Da gusto ver que Clint Eastwood, a sus 78 años es capaz de dirigir e interpretar una historia tan buena. Otros a su edad se pasan el día masticando hierba con las encías y mirando culos de gorditas en la plaza del barrio mientras babean y ese hombre sigue siendo un genio.

  3. Me alegro que la califiques de Peliculón, a mí también me lo parece, pero soy fan de CE, no puedo ser objetiva.

  4. Vamos a ver, querido Sulaco.
    ¿Kowalski era el último vecino blanco del vecindario?
    Sí.
    Los demás… ¿Por qué se habían ido?
    ¿Acaso eran racistas todos ellos?

    Personalmente, no creo que el racismo esté tan extendido, luego habrá que buscar otras razones para su huida.

    Ah, y totalmente de acuerdo en tu apreciación de lo que pasa en España. Estamos francamente jodidos. La vejez que me espera será peor que la de Kowalski, si cabe. Yo en vez de un Gran Torino tengo una Vespa roja.

  5. Rodolfo, la película no se mete con el hecho de tener un barrio que se fue al carajo. Trata del racismo y de como TODOS somos racistas y quien diga lo contrario es un puto hipócrita que no es capaz de reconocerlo. La cosa está en que siendo TODOS racistas, uno puede aprender a controlar ese sentido racial y tolerar lo diferente. Eso sí, a los cabrones que vienen a robar, delinquir y demás no hay que darles ni agua, palos y más palos hasta que se vayan al carajo o aprendan a comportarse.

  6. Anoche la vi. Me pareció alucinante. Este tío hace unas películas que, sin caer en sensiblerías baratas, te llegan a lo más profundo. Es curioso que sea precisamente él, con su pinta de pistolero duro y chulo, sea capaz de algo así.

    Y la música?? no te gustó, Sulaco???

Comentarios cerrados.