Guisantes con salchichas

Salchichas con guisantes

Hace un montón de tiempo que no pongo ninguna receta, lo cual no quiere decir que no cocine, de hecho este verano he trabajado a piñón recibiendo visitas y e implementando el menú de verano. Aún no he decidido cual será el menú de invierno porque aún me queda un grupo que quieren degustar las exquisiteces veraniegas y no creo que puedan venir por mi casa antes de noviembre.

La receta de hoy tiene su historia. La primera vez que comí esta exquisitez fue en 1992. La cocinó la madre de mi amigo Sergio, el malagueño en una de sus visitas a las Canarias. A mí me tocaba aquel día acompañar a la mujer por la ciudad y enseñarle algunos rincones mientras su hijo trabajaba y cuando llegué a la casa me invitó a comer guisantes con salchichas. Desde el primer bocado supe que ese sería uno de mis platos favoritos de todos los tiempos. Ella me pasó la receta y me ha acompañado desde entonces. Al mudarme a los Países Bajos tuve que cambiar las salchichas porque aquí no se venden las mismas que en España pero el resultado sigue siendo igual de sabroso. Esta es una receta muy sencilla y que hasta el más torpe puede cocinar sin demasiado esfuerzo y que os sacará de un apuro si de lo que se trata es de impresionar a alguien. Se puede cambiar las salchichas por albóndigas o jamón serrano y el resultado sigue siendo igual de rico. Pasemos sin más dilación a preparar el plato:

Salchichas con guisantes

Los ingredientes: Una cebolla, un tomate, guisantes (pueden ser congelados), sal, pimienta, comino, harina y salchichas (no valen las de lata nórdicas, mejor si son de las rosaditas).

La implementación: Comenzamos con un sofrito de la cebolla y el tomate. Hacerlo en una sartén honda o en un caldero y así no tendréis que cambiar a uno mayor posteriormente. Cuando el sofrito esté hecho se añaden los guisantes y se salpimienta poniendo también un poco de comino.

Ya tenéis la parte difícil acabada. Ahora solo queda añadir agua hasta casi cubrir los guisantes e incluir el acompañamiento, en este caso las salchichas. Se pone a cocer durante media hora o un poco más, según las cantidades. Al final de la cocción se añade una cucharada de harina mezclada con un poco de agua fría y se mezcla cocinando cinco minutos más. De esta forma espesará la salsa (también se puede usar Maizena).

Como acompañamiento el arroz blanco es perfecto pero si se quiere algo con más substancia, un puré de papas (patatas peninsulares) tampoco le va mal.

No es nada difícil de cocinar y es de esos platos que te dejan rebañando el plato con pan. Los ingredientes son a ojo, pero por si alguien prefiere que sea más específico diré que con cuatrocientos gramos de guisantes y un kilo de salchichas hay comida para unos cuatro tragones o cinco de estómago normal. En lugar de un tomate y una cebolla poned dos.

Si quieres ver otras recetas que he cocinado puedes ir al índice de Mi pequeño libro de recetas de cocina y allí tienes la lista completa

Technorati Tags: ,

2 opiniones en “Guisantes con salchichas”

  1. Flipante!!! Hoy al mediodía me hice la receta, están que te mueres! Yo la hice con salchichas frescas, de estas de carnicería que no vienen empaquetadas, y las pasé un poco antes directamente sobre el sofrito antes de echar los guisantes y el agua, así en 15 minutos estaban listas. Ah, por eso del tiempo yo acompañé con patatas fritas de toda la vida, y como se quedan metidas en la salsita… ñam… Lo dicho, buenísimas!

  2. Yo también compro esas salchichas pero aquí son gordísimas (Dios que mal suena esto …. ;-)) normalmente se cocinan con el agua y tal pero tu variante acelera la cocción. Como acompañamiento también pongo en ocasiones puré de manzana que está riquisimo y si me apuras y te decides por las papas fritas, una cucharada de mermelada de frutos del bosque bien aplastada para que se haga puré y te cambas por las patas pa’bajo

Comentarios cerrados.