Hoja de ruta del 2013

Recién terminado el octavo capítulo anual de mi vida y milagros contando en un diario tan público que casi nadie lo lee y como sigo perteneciendo a la vieja escuela y no me encontraréis ni en el CaraCuloLibro ni en el Tuiterota, dejo por aquí mis resoluciones para el año nuevo en forma de hoja de ruta y por supuesto no las seguiré ya que no hay placer más grande que decir una cosa y hacer otra. Cualquiera que lo dude puede acudir al archivo y leer lo que dije que quería hacer en los años 2011, 2010, 2009, 2008, 2007, 2006 y 2005.

En esta novena lista de cosas que quiero hacer durante el año y que en gran parte están relacionadas con la Mejor bitácora sin premios en castellano quiero continuar viajando y escribiendo sobre mis aventuras en esos lugares. Mi objetivo es en la medida de lo posible tener al menos una escapada al mes, a lugares cercanos en distancia geográfica y una de ellas a algún lugar remoto de Asia. Por un instante he considerado Sudamérica pero un paseo por las redes me ha vuelto a confirmar que los países latinoamericanos son mucho más caros que los de Asia y la seguridad de alguien viajando solo es poco menos que nula. De esos viajes se nutrirán las anotaciones matutinas que vemos de martes a viernes. Después de Lisboa es probable que ponga algunas de Roma y procuraré comenzar de una vez por todas con Camboya, país en el que estuve hace unos años. Como todos los destinos asiáticos en los que he estado son similares, incluso se me ocurrió alternarlos y poner un lugar de Camboya, seguido de otro de Birmania, luego Vietnam, algo de Tailandia y volver a empezar pero seamos realistas, es poco probable que lo haga. Siempre que sea posible, los fines de semana veremos fotos ya conocidas que entran en el club de las 500.

Los lunes por la mañana seguirá siendo el día del Resumen semanal y puede que explore el poner también miniaturas de las fotos que elijo para cada semana y seguir convirtiéndolo en un lugar visual para ver lo acontecido en mi mundo semanalmente.

Me he propuesto explorar nuevas recetas de cocina y aunque la primera idea fue de cocinar una por semana, mi sentido común se partió el culo de risa y lo he dejado en tratar de hacer una cada quince días y con suerte, alguna de esas recetas acabará en las esporádicas anotaciones de los viernes con recetas para mi pequeño libro de recetas de cocina. Unos pocos podrán venir a mi casa a probar esos experimentos e imagino que la Chinita será una de esas personas. Otros igual tendrán el dudoso honor y aún más dudoso privilegio de que me acerque a sus casas y cocine allí.

Aunque pueda parecer que mi pasión por las Bicicletas se ha enfriado, que nadie se engañe, tengo un montón de fotos de bicicletas raras y exóticas guardadas y tarde o temprano seguiré poniendo. Mi problema actual y que es probable que continúe hasta finales de marzo es el tiempo ya que entre unas y otras actividades y los comentarios sobre las mismas no me queda literalmente un hueco durante la semana para poner alguna fotillo de bicis. Como además estoy fascinado con las Cervezas y tengo un arsenal de fotos preparadas, me temo que se tendrán que repartir el espacio entre ambas series.

Seguiré yendo al cine de manera compulsiva y escribiendo sobre las películas que veo durante el fin de semana. Espero volver a superar las ciento cincuenta películas y acercarme en la medida de lo posible a la legendaria e imposible cifra de las doscientas.

También procuraré contar cosas sobre mi vida y el mundo tal cual lo veo, sobre lo que hago con los amigos o lo que observo mientras me muevo entre los humanos. Procuro que al menos una vez por semana lo escrito sea algo personal, algo relativo a mi diario si en realidad existiese y no fuese esta leyenda digital de la que no hay constancia en papel y por lo tanto no existe.

Como también hay que poner cosas que pueda incumplir, me gustaría regresar a la senda cachonda, estúpida y gamberra y hacer muchísimos más desvaríos que ofendan a todo quisqui pero está complicado. También debería seguir ahondando en el Hembrario, ese compendio de obligada referencia. Por último, llevo desde el 2004 hablando de la trilogía Láctea y nunca me he puesto a escribirla pese a saber que sería un hito histórico en la Bobosfera.

Este año, como en anteriores, trataré de escribir un libro, esa escurridiza novela en la que chama conoce a chamo, chamo se encoña con chama, chama se empipa con chamo y tras unos buenos revolcones se les tuerce la felicidad y acaban sin saber ni como sentados a la mesa comiendo con el mismísimo ZaPatazos y las dos ?rcas Góticas. Seguro que no lo haré porque como en ocasiones anteriores, el tiempo es limitado y lo dedico a otras cosillas. Por desgracia mi vidilla social uno punto cero, los viajes, la cocina y las clases me dejan muy poco tiempo para otras cosas.

También sigo con la idea de grabar un podcast y transformar la experiencia visual de leer Distorsiones en una auditiva mientras yo machaco y machaco sin prisa y sin pausa durante un par de horas a la concurrencia contando alguna gilipollez de esas que flotan en mi cabeza las veinticuatro horas del día y hasta de la noche.

En fin, que nuevamente tendremos más de lo mismo, con recetas de comida, fotos, desvaríos, resúmenes semanales, apuntes sobre mi vida y milagros, viajes y por supuesto, estadísticas de todo lo habido y por haber, que me molan mucho. Por si aún no te has enterado, estás en Distorsiones, el lugar en el que Nada es lo que parece. Como mantendré el ritmo, añadiré más de setecientas nuevas perlas a este cofre ya bastante lleno y así, a la chita callando, llegaremos al 2014 y a la celebración de la primera década.

7 opiniones en “Hoja de ruta del 2013”

  1. Sí lo he pensado Genín pero los billetes de avión son mucho más caros que a Asia y por lo que me han contado y he leído, Cuba sería muchísimo más cara que Vietnam, o Camboya por ejemplo. Piensa que en tres semanas en Vietnam no creo haber gastado más de quinientos dólares entre comida, bebida, excursiones y alojamiento y me quedé en sitios bastante decentes. En los saltos de avión entre lugares tampoco me gasté mucho dinero y los recuerdos para regalar que me traje supusieron la friolera de nueve dólares. Mi amiga la Chinita está en Indonesia y si me hace un buen informe, este año puede que sea el de Java, Bali y alrededores …

  2. Claro, no me extraña, con ese razonamiento…
    A mi que nunca me ha dado por Asia ni África (Excepto Canarias…jajaja)
    Sin embargo, América del Sur la conozco bastante bien, aunque me quedan muchas cosas por ver, como Iguazú, el Machu Picchu…:(
    Salud

  3. ¡Va…Venga…No nos engañemos!…Tú eres la única persona que conozco (virtual y físicamente) que es capaz de cumplir, al menos, el 50% de sus objetivos. Así que te veo en Java, Bali, y hasta te veo en Sudamérica (si te da un arrebato de esos incontrolables y compulsivos). Yo te acompañaría para que no te pasara nada por ir solo (jajaja); si no fuera porque el maldito “Síndrome de las piernas inquietas” no me permite estar en un avión más de 3 horas seguidas. Es lo que tiene ser un poco mayor; hace un tiempo, soportaba cualquier cosa.
    También estoy ya visualizando el libro que tienes en mente; hasta puede que tenga la oportunidad de comprarlo pronto. jajaja.

  4. Lo de Sudamérica lo dudo pero en Asia sí me veo. También por Estambul, por Italia, por España y seguramente por algunos sitios más. Este año pienso aprovechar todas las líneas de bajo costo que pasan por Holanda. Lo del libro sí que no sucederá. El año pasado no pasé de las dos mil palabras y en este vamos por el mismo camino.

Comentarios cerrados.