Homies

Entre los grandes logros que serán olvidados de nuestras vidas, todos acumulamos méritos y un servidor, por ejemplo, es el ciudadano de los Países Bajos que más criticas ha dejado en cierta página de consejos para viajeros o acercándonos un poquito más al mejor blog sin premios en castellano, tengo más críticas de cine de películas holandesas que ninguna otra bitácora en la lengua de Cervantes. Tras tanto drama y tanta historia con mal rollo, por fin ha llegado la primera comedia neerlandesa del año y por supuesto, he ido a verla. Se trata de Homies y jamás de los jamases se estrenará en España y de hacerlo, el título natural es por supuesto el de truscoluña no es nación.

Cuatro julays están bien jodidos y mal pagados porque han de vender veintidós kilos de cocaína en una semana

Cuatro amigos que viven juntos de repente se encuentran conque uno de ellos se comprometió con un mafioso a vender veintidós kilos de coca en dos semanas. Cuando se enteran solo queda una, ninguno es un delincuente profesional y las pasarán canutas para deshacerse de la merka y conseguir la guita.

Esta es una comedia sencilla y directa con un tema simplemente increíble y que en ningún momento se molesta en tocar el mundo real. Todas las escenas son absurdas, aunque ese es también su punto fuerte y el que provoca las risas. Recuerda un poco a Bro’s Before Ho’s, aunque mucho mejor hecha y con un humor zocarrón y claramente de hombres y para hombres mucho más efectivo. Los cuatro protagonistas tocan diferentes palos de la fauna habitual y que todos reconocemos e incluso nos identificamos con alguno de ellos. Tenemos el pasota, el neurótico, el acarajotado que está encoñado y el psicópata. La química entre ellos funciona muy bien y tienen escenas épicas en las que te ríes hasta quedar doblado. No es el tipo de cine que aguanten muy bien las mujeres por las referencias y por las conversaciones, demasiado parecidas a las que tengo con mis amigos y que me hacen temer que alguien nos ha estado espiando, ya que las mismas estupideces las discutimos nosotros, prácticamente con las mismas frases cada dos por tres. De entre los cuatro, mi favorito es Manuel Broekman, actor holandés al que nunca he visto en una película dramática o de movidas chungas. Este hombre lo tiene claro, el va a trabajar solo si le garantizan que se lo pasa bien y tiene el don de la comedia. Muchas veces le basta echar una mirada para que te rías. La película funciona porque el guión es ligero, la historia se mueve rápido y en lugar de jugar con cuarenta tramas secundarias se limitan a contarnos lo que le sucede a los cuatro chavales y hay muy pocas incursiones fuera de ese terreno, lo cual se agradece.

Este es un cine similar al de Santiago Segura aunque menos coral y más centrado. Si la doblaran y estrenaran en España, funcionaría perfectamente con todos los miembros del Clan de los Orcos, los cuales aullarían en los cines de puro placer y por eso mismo, sería totalmente ninguneada por los sub-intelectuales de GafaPasta.

Una respuesta a “Homies”

Comentarios cerrados.