How to Lose Friends & Alienate People

How to Lose Friends & Alienate PeopleEste otoño está teniendo una cosecha increíble de películas británicas, se suceden unas a otras sin descanso y yo no me pierdo ninguna. Es un cine sin tantos corsés como el americano, en donde se pueden decir palabrotas o sacar una teta de cuando en cuando sin que el sanedrín de hipócritas comience a tocar las campanas y a darse golpes en el pecho. Su sentido del humor es cruel y muy próximo al mío y seguramente por eso disfruto tanto con estas comedias. La última que he visto se llama How to Lose Friends & Alienate People y en España no tiene ni título ni fecha de estreno así que imagino que llegará en algún momento del año 2009.

Un hijo de julay se va para las Américas a trapajar de paparazzi y acaba de mamarracho

Un periodista británico especializado en humillar y tocar los huevos a los famosetes que llenan las revistas sin que se sepa muy bien si hacen algo es contratado para trabajar en Nueva York en la revista Sharp, la meca de ese tipo de prensa. Una vez allí se encontrará que las cosas son distintas al Reino Unido, que sus compañeros de trabajo son como hienas y que los famosos se rodean de un aura de magia y misterio para ocultar la miseria y la ruindad de sus vidas.

Mira que me reí con esta película. Me lo pasé bomba. El periodista que va lanzando preguntas indiscretas y siempre está al quite para conseguir la exclusiva y que está interpretado por Simon Pegg es genial. En su papel de ángel destructor que se lleva por delante todo lo que se tropieza está que se sale y aunque la comedia llega en un punto a convertirse en una especie de comedia romántica, no pierde nada de fuerza y sigue su camino arrollador repartiendo risas a diestro y siniestro. Esta es una obra coral y gracias a que todos bordan sus papeles la historia te deja un muy buen sabor de boca. Además del protagonista destacan Jeff Bridges haciendo de director de revista y gilipollas integral, Gillian Anderson como agente de famosos e hijaputa profesional y Kirsten Dunst como joven periodista que está dispuesta a todo para conseguir un buen puesto. Entre todos y gracias a un guión fantástico lleno de escenas en las que se pueden lucir nos harán pasar un buen rato. Toda una sorpresa que no conviene perderse.

Para cuando llegue a España, es perfecta para pasar una buena tarde de domingo con la parienta o los amigos.

8-10 Muy buena