Impresiones de la noche de Reyes

Como dije hace unos días, el ayuntamiento de las Palmas de Gran Canaria tiene a bien organizar unos grandes festejos para conmemorar mi cumpleaños. Yo lo agradezco mucho y aplaudo la idea. Como no puede ser de otra forma, acudí para que me pudiesen rendir pleitesía.

Entre las cosas que vi esa noche está la siguiente: Cuando volvíamos al coche, alrededor de las cinco de la mañana, nos encontramos con una coyote totalmente borracha. La mentada desgraciada, estaba en medio de la calle acercándose a todo el mundo y empetando: ?la bolsa o la vida, la bolsa o la vida??. La escena era patética. Gritaba como una loca y se acercaba a la gente simulando una pistola con su mano.

Saltaba y brincaba como una loca, pero lo mejor era cuando abría la boca. Entonces era cuando su patetismo alcanzaba cotas inigualables. Le faltaban dos dientes, lo cual provocaba el cachondeo de todo el que la sufría. si fuese un alma caritativa seguro que sentiría lástima, pero como por suerte no lo soy, me partí el culo viendo a la pobre desdentada hacer un ridículo bochornoso. Supongo que acabó en algún portal, con el malvado de turno endiñándosela por detrás y preguntándose el día de Reyes a qué se debían los picores en el trasero.

Otra de las cosas que siempre me ha fascinado es como me para la gente y me dice que ha estudiado conmigo. Yo fui dotado con una memoria visual infinitamente pequeña, así que suelo olvidar las caras y los nombres de la gente muy pronto. Parece que eso no es lo habitual y que la norma es que alguien que hizo la Educación General Básica conmigo, me vea veinte años más tarde y me salude, me cuente su vida y me recuerde lo grandes amigos que éramos en la escuela. Este tipo de fauna se sabe mi nombre y apellidos. Yo lo único que puedo hacer es sonreír y asentir a todo. Cuando llegamos a las preguntas y les digo que vivo en los Países Bajos se suelen creer que me estoy cachondeando de ellos. No sé por qué la gente no lo cree. Si les digo cualquier mentira seguro que me creerían, pero les cuento la verdad y no me hacen maldito caso.

Y por último no quiero dejar de mencionar la gilipollez de la juventud canaria. Ahora los que están en la onda, van por la calle con guantes, a lo Miguelón de los niños. Si esto fuera uno de los Países Nórdicos o incluso el norte peninsular lo podría comprender, pero cuando hablamos de las Islas Canarias y hay 17 grados de temperatura, me temo que esos subnormales no merecen nada menos que nuestro desprecio. Lástima de dinero derrochado en el sistema educativo.

4 opiniones en “Impresiones de la noche de Reyes”

  1. No sólo en las islas afortunadas tienen a bien organizar un fiestorro por tu cumpleaños sino que este año también se han apuntado aquí en Barcelona. Te esperábamos cargados de sorpresas, pero entiendo que los 10º de la ciudad condal no pueden competir con los 17º de las islas, sobre todo lo que se agradecen viniendo de Los Paises Bajos. Pero bueno, de la leche y las galletas ya dieron buena cuenta otros invitados que venían de tierras más meridionales (y orientales) y que se portaron muy bien con nosotros… ninguna queja.

    En cuanto a lo de los amigos de la EGB, otra cosa que siempre pasa también es que aquellos a los que encuentras siempre saben cosas de otros compañeros o se ven todavía con la panda… mientras que tú sólo le has visto a él hoy y por casualidad. Yo creo que en el colegio ya me daban de lado y luego ha surgido un complot para seguir haciéndolo hasta el fín de mis días.

  2. Yo_mismo: Bienhallado, tiempo sin verte por aquí. Tienes razón con lo de los compañeros y el conocimiento. Me enteré que uno que iba a mi instituto salió del armario y ahora vive en Israel con su novio judío después de haber sido repudiado por su padre. Estoy por escribir una historia, porque parece un guión de telenovela venezolana. Otro que me paró creo que fue compañero de prácticas en una asignatura en la universidad, pero aún tengo mis dudas. Eso sí, el hijoputa sabía toda mi vida, así que deben haber filtraciones en mi grupo.

  3. yo sabiamente cada vez que veo una cara conocidoa me escabullo como puedo

    una de las multiples ventajas que tiene tener gafas y no ver un carajo sin ellas (a parte de quitartelas para copular con alguna hembra no muy agraciada) es el siguiente truco:
    ves que te vas a cruzar con algún capullo o putilla que odias a muerte y no quieres saludar, te quitas las gafas cuando estas a unos metros y bajas la cabeza y te pones a limpiarla con la camisa, siempre con la cabeza baja y haciendote el preocupado

    es un buen truco y te sueles evitar el “que tal?” el “hasta luego” y los posteriores 5 minutos de odio contenido…

    sí, ya lo se, soy bastante borde y huraño, a dios gracias

Comentarios cerrados.