Inferno

InfernoEsta claro que no aprendo y que mi memoria de tres minutos me hace pasar por cosas que podría evitar fácilmente. El jueves tenía planeado hacerme una sesión doble de cine en Amsterdam pero hubo problemas ferroviarios y como no llegaba a tiempo a la primera, opté por volver a mi casa y en su lugar adelantar la película que había programado para el viernes. Se trataba de la tercera historia de un chamo que inventó un escritor muy famoso, famosísimo y que en mi caso, tuve paciencia para los dos primeros libros y después lo dejé de seguir porque siempre hace lo mismo. Si hubiese mirado en el mejor blog sin premios en castellano, habría recordado que The Da Vinci Code – El código da Vinci me pareció una mierda del copón, que Angels & Demons – Ángeles y demonios también era mala y me habría ahorrado el suplicio de ver Inferno, película que se estrena en España con el mismo título esta semana.

Un julay corre corre que le pillan

El pavo ese obsesionado con movidas de curas ahora recorre el norte de Italia resolviendo puzles que parece haber dejado un rubio chiflado al que mataron por ser malaje y proclamar que truscoluña es nación o algo parecido. Si no lo consigue antes del final del día, un virus truscolán destruirá prácticamente a todos los seres humanos y solo quedarán truscolanes caminando por la tierra.

Lo bueno de la primera hora es que es tan lenta y estúpida que la pasé mayormente durmiendo. El sistema es simple, cada personaje que aparece y entra en contacto con Tom Hanks puede ser inicialmente bueno o malo. Si es bueno, en los siguientes diez minutos se volverá malo y de ahí, o lo matan o vuelve a cambiar porque resulta que tenía una motivación buena tras la mala. Si en el primer contacto el personaje es malo, ese tornará en bueno y con algo de suerte no morirá para salvar a Tom Hanks. Esto repetido un montón de veces es la película, recorriendo atracciones turísticas de Florencia, después un poquito de Venecia y su catedral y finalmente Estambul. El guión roza la estupidez, no tiene una línea clara para narrar la historia y parece ser que se trata de poner al protagonista en una escena de acción que tiene que resolver en muy poco tiempo, que haga su gracieta y que siga adelante. Cuando llegamos al final, la traca final, en la Cisterna de Estambul, bajo tierra, carece de intriga, es estúpida y falla estrepitosamente ya que podrían haber eliminado la escena completamente y no se perdería mucho. Tom Hanks no actúa, cambia de escenario mirando alrededor y diciendo tonterías pero ni él mismo se cree lo que le obligan a hacer por un buen puñado de millones de leuros. El resto del elenco oscilan entre actuaciones malas y pésimas. Con un guión pésimo, actuaciones deleznables y un director que está pidiendo a gritos que lo jubilen y le prohíban tocar una cámara en lo que le queda de vida, lo único realmente decente de la película es la banda sonora.

Si en lugar de haber ido solo al cine estoy con los miembros del Clan de los Orcos, reviento la butaca junto con ellos antes de marcharme. Este vómito de momentos en lugares preciosos tampoco sirve para satisfacer a los sub-intelectuales con GafaPasta.

03/10

7 opiniones en “Inferno”

  1. Madre mía, vaya mierdas de pelis que has visto, espero que no todas juntas. A mí estas pelis sí me entretienen aunque sólo sea por ver los sitios que conozco y he visitado.

  2. El azar las junta, igual que las dos semanas pasadas eran mejores. Básicamente la regla es ponerlas una semana antes de la fecha del estreno y cuando he cubierto ese cupo, las que me faltan las elijo de las que no tienen fecha de estreno más antiguo o las holandesas que jamás se estrenarán en España. También estoy procurando tenerlo todo atado y bien atado como decía aquel julay el viernes y así olvidarme del blog durante el fin de semana

  3. Procuro no hacer sesiones triples a menos que esté seguro que al menos dos de las películas no me duerman. En alguna ocasión me he tenido que marchar a casa tras la segunda porque sobar sentado en un cine no es muy cómodo.

  4. Yo es que no puedo dormir sentada, por eso tengo tantas dificultades en vuelos largos, porque me es imposible dormir aunque sea dopada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *