Isla de perros – Isle of Dogs

Después de barrer la cartelera de los dos multicines en Utrecht tras volver de vacaciones, mi segundo fin de semana tenía dos objetivos claros en Amsterdam. Por una parte, ir a algunas películas del festival de cine español de Amsterdam y por otra, ir a ver otras películas que estaban en la filmoteca y que o nunca llegarán a mi ciudad, o ya las quitaron. Para ese objetivo fui los dos días del fin de semana con una planificación de cuatro pelis por día. La primera de todas fue la de hoy, una película de animación bastante rarita titulada Isle of Dogs y que en España se estrenó cerca del final de abril como Isla de perros.

Unos julays caninos las pasan putas por culpa de unos truscolanes

En una ciudad japonesa inventada, en un tiempo futuro o algo así, se ha desatado una especie de gripe canina y el alcalde ha ordenado el exilio a una isla vertedero de todos los perros. Allí malviven hasta que llega un niño a la busca del suyo y a partir de ese momento comenzará una aventura que llevará a los animales de vuelta a la ciudad y a desenmascarar una trama montada por la chusma y la gentuza que prefiere los gatos, esas bestias malignas que deberían ser exterminadas sin más.

Esta película tiene varias coñas especiales. Los perros hablan inglés perfectamente y los humanos hablan en japonés, con lo que los espectadores seguimos las movidas de los perros y salvo por el niño que está con ellos, el resto como que los ninguneamos y en muchas ocasiones no ponen ni subtítulos para lo que dicen. Aunque es una película de animación, no parece hecha para niños sino para adultos y se nota en multitud de pequeños detalles y en la crueldad de algunas escenas. En mi caso eso no fue ningún problema. La historia está bien contada, tiene un buen ritmo y algunos de los perros son fabulosos y les coges cariño enseguida. El director es el conocido Wes Anderson que lleva años moviéndose en las aguas del artisteo y las películas de filmoteca y en ese entorno funciona muy bien. Entre las voces de los perros hay muchos actores conocidos que por supuesto, al doblarla son anulados por completo. En el tramo final tenemos dosis masivas del humor cínico e irónico del director mezcladas con movidas políticas que seguramente no gustan demasiado a los que eligen esa profesión. En algunos momentos la trama puede parecer confusa, sobre todo cuando hablan los japoneses porque solo si hay algún extranjero entre ellos obtenemos una traducción al inglés. Por lo demás, la película es magnífica.

Esto no es cine para los miembros del Clan de los Orcos, demasiado vulgares para apreciar una cosa tan delicada. Esto es definitivamente el cine que gusta a los sub-intelectuales con GafaPasta y harán muy mal en perdérsela.

Una respuesta a “Isla de perros – Isle of Dogs”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.