Jersey Boys

Jersey BoysEn mi lista de grandes directores, de esos que hagan lo que hagan pienso ir al cine a verlo, está Clint Eastwood, un hombre que pese a tener ochenta y pico años sigue en activo y regresa a las pantallas de cuando en cuando. La última vez fue como actor en Golpe de efecto – Trouble with the Curve, una preciosa película de beisbol. Ahora, regresa como director y lo hace con una película que sin ser un musical, está petadísima de canciones. Se trata de Jersey Boys y se estrenará en España a primeros de septiembre, con lo que aún tendréis que esperar mes y medio.

Unos julay barriobajeros se hacen famosos cantando y lo aprovechan chingando

Un grupo de amigos de Jersey que viven en barriada Jinameña y que están más o menos destinados a convertirse en pequeños criminales de barrio tienen un pequeño grupo y consiguen hacerse famosos. Salen de allí y son estrellas nacionales y con la fama y el dinero llega la droga, el alcohol, las movidas entre ellos y los malos rollos. Sobrevivirán a todas esas movidas aplicando más o menos las mismas reglas de los que están en las calles de Jersey y de cuando en cuando ayudados por uno de los capos locales.

Esto no es un musical, es decir, ninguno de los protagonistas empieza de repente a saltar como una maricona hiperactiva y a cantar en una escena y todo el mundo a bailar a su alrededor como sucede en el cine hindú. No. Lo que hay es que vemos ensayos y actuaciones y grabaciones de los chicos del grupo con lo que la música está continuamente presente. Son canciones viejas y en mi caso, solo un par de ellas me resultaban conocidas pero claro, yo me crié entre orcos y soy poco menos que un ignorante. El único momento de la película en el que se convierte en un musical más tradicional es al final, justo en el instante reservado a los títulos de crédito.

Clint Eastwood reconoce una historia interesante cuando se la ponen delante y en este caso se trataba de un musical americano que querían llevar al cine. La trama es entretenida, la historia amena y para mí el único fallo es que la hicieron muy larga, deberían haber quitado algo de morralla de la mitad de la película que no aporta nada salvo unos minutos más. Los actores eran más o menos gente desconocida salvo por Christopher Walken, un hombre que de siempre ha sido un gran actor y que aquí hace de capo mafioso con cierto cariño por los chicos, a los que ayuda cuando puede. Del resto, lo hacen bien pero no hay ninguno que resalte excesivamente. Como siempre en las películas de este director, las mujeres son personajes secundarios y que puedes eliminar de la historia sin demasiados problemas.

Pese a que me gustó bastante, se me hizo tan larga que al final eso le quita encanto. No es cine para los miembros del Clan de los Orcos, mayormente porque este tipo de música ni la han oído ni la escucharán jamás y no serán capaces de procesarla. Por supuesto que es cine para los sub-intelectuales con GafaPasta y seguro que muchos la verán como un peliculón. Para los demás, solo para amantes del buen cine.

Una respuesta a “Jersey Boys”

Comentarios cerrados.