Joy

JoyYa estamos en plena carrera para los Oscars y comienzan a aparecer las películas que quieren acaparar nominaciones y premios. Uno que parece que está en racha con sus tres últimas películas es el director David O. Russell, el cual consiguió sorprenderme con El lado bueno de las cosas – Silver Linings Playbook pero que me aburrió con la siguiente película, La gran estafa americana – American Hustle. Ahora nos trae a las pantallas con la misma gente la película Joy que se ha estrenado en España esta semana.

Una julay las pasa putas y canutas rodeada de frikis

Una pava quiere ser empresaria y parece que todo está en contra suya. Su padre es un tipo raro y con problemas que se echa una novia ricachona, su madre está traumatizada desde que la dejó su marido y no sale de su habitación, su abuela es la única que la anima a hacer algo en su vida y su ex-marido vive en su sótano mientras intenta convertirse en artista del famoseo. Con todo eso y una hija, la tipa tropieza en todas las piedras del universo conocido y en algunas del que está por conocer mientras trata de alcanzar su sueño.

Tuve una reacción rara con esta historia. Está bien contada pero no termina de asentarse en un género y sus frecuentes bandazos de la comedia al drama no le sientan bien. Hay también una especie de ramalazos de fantasía que me dieron algo de grima. Al parecer está basada en la historia de una pava pero en algún momento a alguien se le fue el santo al cielo y pensaron que estaban haciendo una película de fantasía. Jennifer Lawrence está fabulosa pero no se puede decir lo mismo ni de Robert De Niro ni de Bradley Cooper, aunque en el caso de este último tiene tan pocos minutos en pantalla que no importa. Sorprende Édgar Ramírez con una sólida interpretación del chamo que se la pulía antes de que inventara la fregona zambumbera. Si se hubiesen ahorrado muchas movidas petadas de dosis masivas de sensiblería y se hubiesen centrado en contarnos una historia real les habría ido mucho mejor. El final de la película está un poco apurado, parece como que se les acabó el dinero y tuvieron que acelerarlo todo para poder terminar. Pese a todo, se deja ver y entretiene, pero no te dejará alucinando.

Totalmente prohibida para los miembros del Clan de los Orcos, esto es más bien el tipo de cine de los sub-intelectuales de GafaPasta y el populacho normal y corriente.

07/10

2 opiniones en “Joy”

Comentarios cerrados.