Juliet, Naked

En mi última escapada a Amsterdam aproveché para ver una especie de drama-comedia-romántica, una cosa de esas raras que hacen de cuando en cuando los ingleses y de la que solo ponían el trailer en la filmoteca, con lo que tenía claro que la película jamás llegaría a la cartelera de Utrecht y mi única posibilidad era en Amsterdam. La película se llama Juliet, Naked y parece que está previsto su estreno en España el día de los Inocentes, o sea, prácticamente al cerrar el año. Creo que aún debaten si titularla truscoluña no es nación o tirar por el nombre que le dieron en América Latina de Amor de vinilo.

Una julay se hace amiga del chamo que adora su ex y claro, al final se montó la que se tenía que montar, con chimpún

Una chama vive en poblacho marítimo inglés con un pavo desde siempre pero como que ya se apagó la llama del amor y ahora tienen los fríos de la indiferencia. El chamo es un fan clínicamente-enfermo de un cantante que tuvo un éxito allá por la prehistoria que vivió Genín y desapareció de golpe y contacta gracias a las Internetes con un puñado de frikis, unos doscientos, en todo el mundo. Cuando una demo del cantante aparece después de veinticinco años y la novia crea una cuenta en el foro y dice que le parece una mierda, un chamo contacta con ella y resulta que es el cantante desaparecido, con el que trabará amistad y que resulta que es un picha floja y se la empeta a todo potorro que se le cruza en el camino y tiene una jauría de chiquillos. Entre pitos y flautas, el gringo viaja a Europa y allí se monta un pitote que no veas.

Esto es como un popurrí de temas. Tenemos el fracasado que tiene un montón de hijos que ni conoce y que malvive y no hace nada por cambiar. Después tenemos la chama que hace algo que no le gusta y que vive con uno que es un friki del copón y que de repente, se encoña de una joven y la deja. El friki está obsesionado con un obscuro cantante que no conoce ni su puta madre y que desapareció hace veinticinco años. Entre estos temas se creará una compleja red de relaciones según interactúan unos con otros. La cosa es que para llegar a eso primero tenemos como tres escenarios separados, con acción en gringolandia y acción en brexitlandia y esa parte de la película no funciona para nada. Cuando todos están en el mismo villorrio la historia mejora un montón pero aún así, sigue teniendo lagunas y faltas de ritmo. Se supone que la protagonista es una pava pero la pobre pasa sin pena ni gloria por la pantalla y Chris O’Dowd la anula completamente con sus neuras y sus salidas por peteneras y Ethan Hawke también la anula a base de carisma y pachorra, que al colega se le ve super-hiper-mega-desmejorado. Por lo demás, es una historia que no aporta nada nuevo y que ni siquiera llegó a atraer a las masas de sub-intelectuales con GafaPasta.

Esto no es cine para los miembros del Clan de los Orcos, tiene demasiados diálogos y ningún efecto especial. Tampoco tiene el estilo y el vigor de las películas que atraen a los sub-intelectuales con GafaPasta. Se queda prácticamente en una especie de telefilm para llenar programación televisiva de madrugada.

Una respuesta a “Juliet, Naked”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.