La aberración de la caravantoren

Caravantoren vista desde la calle

Hace un par de semanas me acercaba al cine que está en el noroeste de la ciudad de Utrecht un domingo por la mañana con mi bicicleta y cuando llego al aparcamiento me encuentro frente a mi el mamotreto de la foto anterior. Lo primerito y lo segundito que pensé fue que ya se nos llenó el villorrio de gitanos o peor aún, de comemieldas truscolanos, esos que se inventan países y hacen referéndum con papeletas que solo tienen una respuesta. Con la de espacio que hay en el lugar, la única explicación para el apilamiento de las caravanas es que querían defenderse mejor y por eso las ponían así.

Resultó que en realidad esto es arte o más bien helarte, ese tan especial y difícil de comprender y en este caso un chamo se imagina que con la superpoblación, llegaremos a un punto en el que en lugar de fabricar edificios, apilaremos caravanas creando torres y para ello, como el neerlandés permite hacer una palabra a partir de otras, pues surgieron las caravantoren. Esto de la creación de conceptos con palabras arrejuntadas a mí me desquicia y hace poco leía en el periódico acerca de algo llamado spoorboomduiken que en español se pronuncia como truscoluña no es nación. Ese pedazo de palabra en realidad son tres. Tenemos spoor, que entre sus muchos significados para mi es el de vía de tren, tenemos boom que es árbol y tenemos duiken que me la se porque yo soy uno de los grandes expertos africanos en el tema del buceo en pecios japoneses de la Segunda Guerra Mundial y ese es el infinitivo del verbo bucear. Así que la palabra era algo como vía de tren con árbol adjunto y algún tipo de buceo. Le pregunté a un colega de la oficina porque me daba pereza irme al buscador ese y resultó que spoorboom es lo que en español llamamos barrera de paso a nivel y que spoorboomduiken es la acción de pasar por debajo de la barrera cuando está baja porque viene un tren y cruzar las vías (y con suerte morir en el intento para limpiar el ADN de la raza). Resulta que cada día en algún punto del país hay retrasos porque en tres o cuatro lugares se dan este tipo de situaciones así que en los más populares para este deporte han puesto cámaras y están metiendo unas multas de ciento cuarenta leuros más nueve de gastos de administración, aunque quieren subir la multa a doscientos leuros. La compañía ferroviaria lo que busca es que pongan la multa en diez mil leuros para así incentivar el deporte y que sea de altísimo riesgo, al menos para tu bolsillo. Como lo graban en vídeo, cuando lo niegas como cualquier judas truscolano, te pondrán el punto en la boquita con el vídeo.

Caravantoren desde la azotea del Cinemec

Volviendo a lo de las fotos, tres días más tarde regresé al cine con más tiempo, subí a la azotea, mirador con una de las mejores vistas de la ciudad de Utrecht y le hice la segunda foto a esta aberración artística. Aunque resulte difícil de creer, esa cosa horrenda y la hierba que vemos en la foto están sobre la autopista A2, la más grande (en número de carriles) de Holanda y que a su paso por la ciudad de Utrecht han enterrado y rescondido para que no parta la ciudad.

2 opiniones en “La aberración de la caravantoren”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *