La cúpula de la iglesia de Santa Sofía en Estambul

Miras hacia arriba y en tu cerebro tratas de asimilar y creer que la cúpula de la iglesia de Santa Sofía se construyó hace unos mil quinientos años y ahí sigue, desafiando al tiempo. La altura interior de esa cúpula es de más de cincuenta y cinco metros y está profusamente decorada. Esta cúpula está sustentada por unos arcos enormes. Las ventanas además de aportar luz allá arriba dan la sensación de que la cúpula es como una tapa ligera que descansa sobre el edificio. Esta es una iglesia que gana muchísimo cuando estás en su interior y que es un placer para visitar porque puedes moverte por las diferentes plantas y andar por lugares que normalmente en otras iglesias estarían cerrados al público.

2 opiniones en “La cúpula de la iglesia de Santa Sofía en Estambul”

  1. Genín, por suerte no han cometido la aberración de llenarla de focos y la iluminación es similar a la que había hace mil quinientos años cuando se construyó. Añade que estaba lloviendo y no había sol y tienes la explicación.

Comentarios cerrados.