La deuda – The Debt

La deuda - The DebtMantener el equilibrio entre películas comerciales y cine un poco más elaborado resulta complicado, sobre todo cuando las pelis más especiales no son populares y no hay manera de convencer a nadie para ir a verlas. Lo que hago es que me voy solo, a primera hora de la mañana, veo aquello que me interesa y después quedo con el Niño para las otras, las de millones y millones de presupuesto, efectos especiales a destajo y tías que más bien parecen putas de burdel lujoso. Por eso, un domingo a las diez y media de la mañana, mientras el resto de los mortales seguramente se comenzaban a despegar de las sábanas, yo había desayunado pannenkoeken, salido de mi casa en bici para ir a la estación donde tomé un tren, al que le siguió un metro y luego un tranvía para llegar al cine a ver The Debt, película que en España se estrenó a comienzos de septiembre como La deuda.

Tres julays raptan a un malaje que no veas para llevárselo a Israel y que allí le den candela de la buena

Tres jóvenes agentes del Mossad tienen como misión capturar a un criminal de guerra nazi y llevarlo a Israel para enjuiciarlo. El hombre se encuentra en la parte oriental de Berlín y allí se infiltran. Además del secuestro, veremos como sus vidas en el presente cambiaron por ese evento y la forma en la que condicionó sus vidas.

Reconozco que de entrada pensé que acabaría durmiéndome porque a mí esto de los thrillers políticos me aburre pero no hubo manera, la trama está muy bien contada, los saltos del presente al pasado la hacen muy interesante ya que según vamos comprendiendo la verdad, vemos las mentiras que todos han tenido que arrastrar por algo que sucedió tanto tiempo atrás. Hay un montón de encrucijadas morales a las que van llegando los distintos protagonistas y en las que han de decidir si quieren hacer lo correcto o lo que deben. Al parecer la película es un remake de una israelí, la cual por supuesto no he visto. Me encantó el papel interpretado por Sam Worthington, el chamo de la silla de rueda en Avatar y que aquí hace de joven atormentado y que no sabe lo que hacer ante la lluvia de palos que le está cayendo.

No quiero despedazar la trama, así que seré breve. Es muy entretenida, las interpretaciones son creíbles y resulta curioso ver lo mucho que ha cambiado Alemania en tan corto periodo de tiempo. No es cine para ir con el Clan de los Orcos ya que ellos son incapaces de pensar y usar la cabeza para otra cosa que no sea peinarse y lucir palmito y aquí simplemente se les recalentaría. Si te gustan las historias con trasfondo político y en las que los diálogos son fundamentales, esta te encantará.

08/10

Una respuesta a “La deuda – The Debt”

Comentarios cerrados.