La Dolorsi en el club de las 500

La Dolorsi

La Dolorsi, originally uploaded by sulaco_rm.

La mejor bitácora sin premios en castellano ha tenido de siempre una serie de protagonistas que aparecen regularmente en mis aventuras, como el Rubio, el Turco o La Dolorsi. Desde que entró en mi particular universo en diciembre del año 2006 ha formado parte de muchas aventuras y ha sido un personaje principal en la bitácora. El año pasado, en noviembre, una tarde en la que fui al centro de Utrecht a hacer compras navideñas después de regresar de Hilversum la dejé aparcada en la calle como hago siempre. Al día siguiente, cuando fui a recogerla había desaparecido. En esa época estaba liado contando los relatos de un par de viajes turísticos y se me pasó totalmente el dejar registrado en el blog dicho suceso, el cual es conocido por amigos y amigotes ya que hubo una campaña para conseguir una cutre-bicicleta para reemplazarla en Hilversum dado que con mi empresa mudándose a otra ubicación, no quería una bici plegable.

Al final mi solución al problema fue desplazar La Cholina a Hilversum y usar La Lapoya para ir a la estación en Utrecht, solución temporal que acaba exáctamente mañana, día en el que La Cholina regresa a Utrecht porque desde el lunes estamos en una nueva oficina, mucho más cerca de la estación y usaré una nueva bicicleta cutre-cutrísima que me apropié por no tener dueño conocido y estar abandonada en el aparcamiento de mi compañía y a la que no le he dado nombre porque no creo que sobreviva mucho tiempo y cuando deje de funcionar la abandonaré.

Así que aprovecho esta anotación para que sirva de obituario y de esquela de La Dolorsi, la bicicleta más querida en ésta bitácora y que seguro que allá en donde está será muy feliz. Hoy le damos la bienvenida a esta foto al Club de las 500.

6 opiniones en “La Dolorsi en el club de las 500”

  1. Pobre Dolorsi, con la de tiempo que ha estado contigo, aunque yo creía que en el primer mundo la gente no robaba las bicis, qué desilusión.

  2. En Holanda se roban bicicletas continuamente. A mí ya me han afanado dos. De hecho, no te dan la nacionalidad hasta que te han robado al menos una.

  3. Yo que creía que se podían dejar las bicis sin candado ni ná, como en las pelis, qué desilusión.

  4. Y yo creía que los Reyes Magos venían de oriente. el Turco debe haber comprado más de diez bicis que le robaron. Las tres que he comprado yo de segunda mano han sido de dudosa procedencia y aunque el que te las vende dice lo contrario, estoy convencido que fueron robadas. La Chinita ha confirmado que en su época universitaria, jamás compró una bicicleta, las robaba.

  5. Tú es que te juntas a una pandilla de maleantes, malas compañías!! jeje.
    A mi lo que me llama la atención es que un tío tan cuidadoso con ciertos detalles como tú, haya dejado colgando esos cables que se ven en la parte de atrás así de forma tan chabolera… si necesitas un euro para una canaleta, avisa, que en Españistán estamos pobres, pero para eso aún da. 😛

  6. Virtuditas, esos dos cables eran de la cutre lámpara que había en ese lugar con un temporizador. Ahora hay otra pegada a la pared, una Philips con LED puramente fastuosa, aunque también hay una purriada de cables en el suelo dado que mi Mac mini está ahí y hay cables para todos los dispositivos que le conecto, iPhone, iPad, mini-USB, micro-USB, disco duro externo, tableta gráfica y demás.

Comentarios cerrados.