La espía roja – Red Joan

En el pre-estreno sorpresa de la semana llevamos una racha en la que se están colando películas que son más bien de filmoteca, con temas de esos que no atraen a la basca más pachanguera. Para mí es una suerte porque me permite ahorrarme viajes a Amsterdam para ver esas películas. Muchas veces están basadas en hechos reales que yo por supuesto no conocía, pero es que cultivo mi ignorancia con un cariño y una dedicación encomiable y como no veo la tele y selecciono mucho los artículos que leo en la prensa, resulta que no me entero ni de una décima parte de lo que se dice en la misa o en las noticias, que tanto da. Esa ignorancia puede ser y es una ventaja en muchas ocasiones. La película que voy a comentar se titula Red Joan y en España se estrenó en abril con el título de La espía roja.

Una julay brexitiana-podemita-promaduro y miasma similar con casoplones y guardia civil como guardaespaldas se dedica a pasar información a un espía ruso que a cambio se la empeta enterita, enterita y ella feliz como una o dos lombrices.

Mira tú por donde, yo crecí pensando que los rusos reinventaron la bomba atómica con mucho esfuerzo y trabajo comunista, como han hecho los susodichos con Venezuela, que ahora es un gran país en el que todo es positivo y maravilloso y no hay hambre ni miseria. Pues no, los rusos no se curraron la bomba atómica y según esta película, metieron a un comunista suyo en una universidad brexitiana en donde el chamo se curró a una pava que lo que quería era salchichón, salchichón y a base de salchicha, la pava les copió los documentos de los ingleses y así consiguieron la bomba atómica los rojos malvados. La película se mueve en dos tiempos, en el pasado en el que eso sucedió con una actriz follable y cuando se descubrió todo cincuenta años más tarde o así y le montaron un pitote a la tía por traidora y espía y todo lo demás y en ese segundo tramo, la actriz es la fabulosa Judi Dench que borda su papel pero que ciertamente, no tiene una fachada follable, quizás debido a sus ochenta y cuatro tacos. Aunque a mí lo de los cambios temporales me da un repeluz que no veas, en este caso parece funcionar porque la vemos haciendo y deshaciendo en su época de pava y negando como una truscolana en su época senil. La historia entretiene pero llega un momento en el que se agota ya que parecen repetir el ciclo de conseguir información, distribuir, criticar en el presente y más de lo mismo. En cierta manera, esto también huele a telefilm.

Si eres un miembro del Clan de los Orcos, esto te pone a dormir en los primeros cuatro minutos. Si eres un sub-intelectual con GafaPasta, es problable que te guste.

Una respuesta a “La espía roja – Red Joan”

  1. Esta, aunque sea de 7, si que la vería, siempre me ha encantado la Judi, la adoro, incluso puede que hasta me la follara si me dejara… 🙂
    Salud

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.