La fea del bar

Todos la hemos visto en alguna ocasión y a más de uno lo ha sacado de un apuro. Hay quien se empeña en negar su existencia y quien lo camufla de múltiples maneras por vergüenza. Me refiero a la fea del bar esa que siempre completa cualquier grupo de chicas y de la que los machos siempre nos reímos.

Quien no ha estado con los colegas tomando unas cervezas y partiéndose la polla de risa con ese grupo de chicas entre las que destaca una que asusta hasta al hombre del saco. La seguridad que nos da la manada nos permite reírnos de ella, exaltar sus puntos negativos y obviar la belleza interior, ese mito creado por una mujer para vender a su familia el viejo de ochenta años con el que se casó por ir en un coche deportivo. Lo he dicho, lo repito y lo volveré a decir las veces que haga falta, la belleza interior no existe, lo que ves es lo que hay. Afróntalo, estás con él por su vehículo, por su dinero, por su trabajo, por su apartamento de diseño o por su rabo del tamaño de un bate de béisbol. No estás con él por su belleza interior. Lo mismo se puede aplicar a ellos. Estás con ella por una sola y sencilla razón, por aquello que ocupa el cien por cien de tus pensamientos en estado de reposo. Estás con ella porque folla y te da igual que tenga los dientes torcidos, que las tetas vayan a diferentes alturas y que sus bragas sean del tamaño de velas de buque escuela. Por eso tendemos a elegir a la fea del bar frente a las otras opciones. Porque esa queridos amigos, esa fornica, copula, coge o como queráis llamarlo. Las otras quizás lo hagan o quizás no, pero cuando uno es un ser simple y altamente especializado en una sola función, cuando lo único que queremos es vomitar nuestra carga y empezar a recargar inmediatamente, entonces no podemos perder el tiempo flirteando y aguantando las polladas de una que se lo tiene muy creído y que piensa que el universo gira a su alrededor, no queremos pasar por toda una batería de estadios para poder estrujar la flor de su secreto y en nuestra búsqueda simplificamos criterios, reducimos los niveles de exigencia y echamos mano de lo más asequible, que no es otra que la fea del bar.

Por supuesto lo primero que hacemos es ocultar que ella existe. Nos separamos de la manada, cambiamos de antros e incluso de ciudad si es posible. Quedaremos con ella en algún lugar con garantías de anonimato y desplegaremos todo nuestro encanto con el único objetivo de mojar el churro. Tarde o temprano toda esta estrategia fallará, alguien nos verá en el momento menos oportuno en el sitio equivocado y las líneas telefónicas echarán humo. Sonarán los tambores de rumores y la noticia correrá como la pólvora en nuestro círculo social: Está con la fea del bar, el tío es que tiene un estómago que no veas. Lo primero es negar, una, dos, tres o mil veces si hace falta. Hombre por Dios como voy a estar con ese callo malayo, no me insultes, antes vomito y frases similares. A veces con esto es suficiente y logramos acallar los rumores. Si la evidencia es irrefutable se juega la carta de la borrachera, la de las lagunas mentales, la del sucedió pero no me acuerdo y similares. Casi siempre el rumor se propaga porque ella se vanagloria de su caza con sus amigas. Les manda un mensaje claro y contundente: seré fea, torcida y cojitranca, pero yo follo con el yogurín y vosotras seguís a base de pepinos, berenjenas y bananas. Llegados a este punto no hay forma de ocultarlo. Es el acabose social, el armagedón, el fin de nuestros días. Un enorme cartel luminoso brillará sobre nosotros día y noche señalándonos y marcándonos para siempre. El mensaje es rotundo: el folla con la fea del bar.

Durante unos días, semanas quizás, caeremos en una espiral de destrucción. Borracheras, desesperación y al final del día, sexo con la fea del bar. Después de un tiempo uno se acostumbra y ya como que no le importa. En ese momento la agarras del brazo y vuelves a los lugares en los que se encuentran tus amigos y la defenderás a capa y espada por su belleza interior, porque tú ves aquello que nadie parece ser capaz de ver, porque tú eres el que empuja por detrás mientras le tiras del pelo y la cabalgas como una yegua salvaje procurando no verle la jeta. Esta es la fase más satisfactoria y al mismo tiempo más dura. Tendrás que acomodarla socialmente y convencer a la pandilla para que no salgan corriendo al baño a vomitar siempre que llegas con ella del brazo. En esta fase pueden suceder dos cosas. O sigues con ella pa’ los restos o las guapas del grupo, esas que teóricamente no follan porque están por encima del bien y del mal comenzarán una cruzada para rescatarte y devolverte a la luz, para enderezar el timón y que tu barco vuelva a navegar hacia el norte. Si eres tan afortunado como para llegar a esa situación, tendrás sexo con las de la belleza exterior, esos cuerpos anoréxicos y esos pechos turgentes que sirven de envoltorio a una esponja de baño porque ahí dentro no hay cerebro. Cabalgarás nuevamente, pero en esta ocasión de frente, por delante, mirando a la cara sin tener que cerrar los ojos y concentrarte en las fotos de las viciosillas que anuncian el champú por la tele. Habrás logrado llegar al Valhala, al paraíso terrenal. Es más que probable que después de un tiempo dejes a la guapa hastiado de tanta belleza exterior, de tantas horas de espera para que se termine de maquillar porque quiere estar perfecta, de tener que sonreír mientras ella saluda a otras sujetándote del brazo para demostrar quien ha sido la salvadora del macho caído en desgracia. Volverás a mirar a tu alrededor y a buscar a una que tenga carne donde agarrarse, que quizás no sea jódidamente fea pero que al menos de el pego como chica del montón, que aúne las virtudes de ambos mundos y esa será la elegida, the chosen one y con esa te dejarás crecer barriga, te pegarás lo grandes eructos y la reventarás a peos (pedos) mientras ella sonríe encantada de la vida porque ella fue la que al final se llevó el premio.

Puedes leer más anotaciones relacionadas con este tema en hembrario

Technorati Tags:

45 pensamientos sobre “La fea del bar”

  1. mmm… Ya ves, yo si que a veces veo el tema desde el punto de vista de ellas. Simplemente el articulo a escribir seria como el que has escrito pero en plural. Me explico: el titulo seria: ” Los feos del bar ” (sigh)

  2. No creo que sea totalmente igual. Ellas no buscan a propósito al feo para pulírselo. Recuerda que el poder está de su lado de la balanza. Nosotros somos meros objetos sexuales en constante estado de excitación y ellas dosifican su poder sexual sobre nosotros para dominar el universo e incluso el mundo.

  3. ¿Por qué si se critica a alguien por ser feo se le defiende diciendo “la belleza está en el interior”? Se le supone de antemano, claro. Entonces, ¿por qué los delincuentes, violadores, ladrones, terroristas, asesinos… suelen ser FEOS?, ¿y su belleza interior? El cuerpo humano somatiza las negruras del alma.

  4. La gente guapa son mejores personas porque no han tenido que sufrir el látigo del desprecio ajeno sino que todo para ellos han sido parabienes y atenciones y tienden a imitar estar posturas. Los feos están amargados: son el blanco de la crueldad ajena y, como también son humanos los pobres, se les pudre el alma de tanto recibir caña. Los malos son feos. Los guapos son la hostia. Y tú, ¿cueces o enriqueces?

  5. Priscila, los tíos de Ocean’s Eleven son delincuentes y estoy seguro que nadie los considera feos. Aún así, es cierto que el alma se vuelve negra con el qué dirán y que el cine retuerce mucho las cosas.
    Yo siempre me he visto feo porque no nací alto-rubio-guapísimo y porque la maldad me carcome por dentro. Tampoco tengo belleza interior por falta de espacio, que la mala leche ocupa mucho y aún peor, mi alto nivel de simplonería y mi ego infinito anularon la belleza interior desde los comienzos. Tampoco la echo en falta, que de tenerla no tendría esta bitácora sino una de esas simplonas en las que todo es como en los mundos de tarta de fresa.

  6. De pequeño yo era un nenaza y recibi bastante caña. Ahora no soy ningún asesino en serie ni atracador ni nada parecido. Tengo un caracter fuerte aunque no sea una fortaleza.
    Si, en las palis americanas, DannyTrejo es siempre el malo porque es feo, y georgeclooni siempre triunfa. En la vida real, Billygates rules the world.

  7. El alcohol es el mejor producto de belleza. Borracho todas son diosas perfectas.No es autobiográfico, es real como la vida misma.

  8. Pillín, pillín, ya me contarás…pero lo siento, yo ni borracha veo guapo a un feo. A lo sumo le contesto si me habla.

  9. Tú siempre has sido una diosa inalcanzable. A tí ya te besaban los callos de los pies los gorilas del equipo de Rugby del instituto desde el primer día y por eso siempre llevábais a la Sandorgán en vuestro grupo, para tener fea del bar disponible. Solo que esa salió rana y no follaba, al menos no con los laicos que siempre fue muy de iglesia.

  10. Oye Pricila no estoy nada de acuerdo contigo. Yo soy guapa y estoy bien jodida por dentro. Quiero decir que los guapos tambien sufrimos. Para colmo tienes que perder amigos que “se enamoran” y no quieren volver a verte porque como no quieres nada con ellos lo pasan mal, ya sabes… Nada, una mierda, encima como tienes donde elegir luego nunca te decides y acabas hecha un lío. A veces me gustaría ser, no fea, pero al menos pasar desapercibida, porque luego vas por la calle o entras a un bar y tienes a moscones que si, como es mi caso, eres tímida fastidia bastante. Quiero desde aquí reivindicar que ser guapa tambien es un drama.

  11. Dios Silvia, esto es material de primera. Igual saco de aquí algo para esta noche o mañana. El concepto de solo quiero ser tu amigo ha sido debatido a lo largo de milenios. Para nosotros es lo más parecido a una declaración de guerra de guerrillas. Yo tengo una muñeca de vudú para esa categoría y no veas la de alfileres negros que clavo.

  12. Sulaco. Te adoro.

    Siento diferir con Silvia. Ser guapa no es un drama, lo dramático es serlo y no saber disfrutar del don que la naturaleza te ha dado… ¿y por qué elegir si puedes tenerlo todo? no lo entiendo.

  13. ¿Verdad que sí Dani?
    Solo necesitas un poco de organización…y ponerle a todos el mismo nombre cariñoso, no te vayas a confundir que quedas fatal.

  14. Yo quiero ser guapa y sufrir un drama particular de frustración sentimental. Quiero salir del abismo de la fealdad y la pobreza de espíritu, que se alimenta día a día con cosas del tipo “¿No nos presentas a tus amigas?”

  15. Priscila la belleza es una cuestión de actitud.

    Los hombres son formas de vida simples que reaccionan ante los estímulos brillantes. Así que cambia el chip, renueva tu vestuario, pásate por la peluquería y a ligar, que son dos días…y luego me dices si quieres sufrir o que sufran ellos.

  16. Priscila, vete un día a tomar un cafelito con plus y te aseguro que sales de allí pisando fuerte y tirando hombres rotos como quien tira kleenex. Es lo más, la suprema hacedora en esto del juego sexual, que no amor.
    Silvia, usa a los hombres, abusa de ellos y cuando ya no te sirvan, tíralos y busca otros, que el mundo está llenísimo. Y no te preocupes por herir nuestros sentimientos, que Dios no quiso que tuviéramos esas cosas y nos los cambió por un par de huevos.

  17. Mira Priscila la pobreza de espiritu se alimenta con cosas del tipo “¿no nos presentas a tus amigas?” por la publicidad y demás. Es absurdo que por coincidir con el canon de belleza establecido ligues más. Es cierto que te ayuda a tener amigos que te llaman y quedan contigo cuado estas sola, pero luego te sientes fatal. Lo más duro es que después de dos años y medio tu novio te deje porque se cansa de tus bajadas de animo, le preguntes por qué salió entonces contigo y te responda: “porque estabas buena”. Con eso respondo todo.

  18. Priscila, mi ex jugó en la selección italiana junior de waterpolo cuando era un bollicao y de mayor sigue estando como un queso, la verdad, pero al final resultó ser un auténtico psicópata…a veces son solo más altos y más guapos.

  19. Chicas, no es cierto que por no poseer un canon clasico de belleza se ligue menos. Hay cientos de ejemplos de mujeres y hombres con un gran exito sexual que si los miras bien no son para tanto.

    A la gente lo que no le gusta son los “perdedores”; lo realmente feo es la autocompasión. Os teneis que querer más a vosotras mismas…lo demás viene solo y lo mejor es que la autoestima es capaz de autoalimentarse.

  20. Hala! ¿y se ponía bañador slip de lycra y se depilaba el torso?
    Hala, hala, hala. Yo también quiero ser guay y molar como vusotras.

  21. Silvia: novio con tía guapa sale porque está buena. Novio con tía fea sale porque folla como una venada y no consigue tía guapa. No damos para más. Somos como cassettes de niños, solo tenemos botón para el play y para stop. Recuerda que el mono es una versión avanzada del hombre.
    Plus, a mí nunca me gustó el italiano y lo mismo te dirá una gran minoría. Un tío que se pasa tanto tiempo en el agua no puede ser muy normal. El cerebro se atrofia con tanta humedad.
    Priscila, tú molas un montón solo que te da pereza sacar la mujer bella que llevas dentro. A ver cuando le das algo de libertad para que se descubra a sí misma.

  22. Oye, que no sólo la llevo dentro, catascreído, que aflora al exterior porque se me desborda.

  23. Pues mejor, entonces a despendolarse que la primavera ya está a medio camino y el verano anda cerca.
    Dios, plus, deja de contar cosas así que me da repelús.

    … Y hablemos de cosas más serias como la calidad del cine español y lo interesante de la trama de esas películas hechas a base de subvenciones y que no ve nadie que me han puesto un enlace en un sitio de intelectuales y según llegan se encuentran con estas conversaciones de patio de verduleras y salen de aquí escaldados. Aparentemente esta bitácora puede herir la inSensibilidad de algunas personas. ¡Quién lo hubiera dicho!

  24. Pues para mi el cine español es el mejor, después del argentino, por supuesto. Dejemos a un lado los estereotipados Fernando Esteso y Pajares. Huyamos de torretes 3 y otras txuminadas. Viendo como está el patio, es lo mejor que se puede ver

    Priscila, los chicos altos y guapos no me gustan, adoro la imperfección física (eso sí, sin pasarse), la que no tolero es la mental, ahí exijo mucho.

  25. ¡¡¡DIOS MÍO!!! nunca pensé que este día llegaría al fin…¡¡¡he conseguido darte repelús yo a ti!!! Ya puedo morir tranquila…el alumno alcanza al maestro.

    Entiendo que se prefiera la belleza épica a la lírica en algunos casos, pero lo de la estatura es imperdonable. Caballo grande ande o no ande.

  26. En definitiva… que los que no somos “miss universo” mejor que nos vayamos preparando la casita de soltero porque vamos a seguri asi….. y cuando nos guste una chica esta siempre creera que o lo hacemos por lastima o solo nos fijamos en su fisico…. señor….

  27. Joder la que se ha armado con lo de “la fea del bar”, si parece que todos-as somos feas-os.
    Aquí me parece que llegamos a la conclusión de que lo importante es lo interior, y no lo exterior. Creo demostrado que al final, cuando ya ha transcurrido la primera borrachera (de ella y de el, de el y de ella), se empiezan a ver las cosas como son.
    Efectivamente, no es necesario ser adonis para ser guapo-a, no es necesario tener una tara para ser feo.
    Si bien es cierto que la primera impresión ayuda, no lo es menos que depués de ver, hay que acercarse y ahí, ahí señoras-es, es donde está el quick de la cuestión.
    Nosotros nos acercamos a las tías buenorras (debatible y discutible el término y la tipología) y entonces, si conseguimos que nos contesten, abren la boca. Ahí señores es cuando vemos realmente si son guapas o no, ahí es cuando empezamos a razonar. Lo difícil sería casquetear sin intermediar palabra. Por ello, abogo porque al final todos nos inclinamos por la belleza interior.
    Si bien a veces es cierto que cuando alguien se enamora de otro alguien se suele romper la relación, no lo es menos el que la persona que no está enamorada sale por patas del escenario. Quizá porque piense que el enamorado siempre busca más, cuando se puede conformar con la simple y maravillosa amistad.
    El estar enamorado no quiere decir que solo se quiera “follar”, ven, SOLO SE QUIERE FOLLAR. Si realmente quieres a una persona, no hace falta follar, aunque sería maravilloso, solo buscas su felicidad (aquí me dará Sulaco, pero ya nos conocemos).
    ¿Se ha preguntado alguna vez porqué vemos los varones a “la fea del bar” y las hembras a “el guapor del bar”?, ¿por qué nunca es al revés?, “La guapa del bar” y “El feo del bar”.
    Ahí les queda eso.

  28. Plus, lo tuyo con los altos se comprende, que tú no eres del tamaño de un arbusto como aquella legendaria fea de bar que conocemos como Silvia Bocanegra.
    Muad_did, lo de que solo nos fijamos en el físico es cierto. ?nicamente rebajas el nivel ante la angustia de otro día acabado sin follar.
    hquinteiro, joder tío, te pegas 6 semanas entre comentarios pero cuando te pones llenas medio blog. No olvidemos que no hay nada dentro, que la belleza interior es un mito. Para comprender lo que significa estar enamorado recomiendo un documental de Discovery Channel en el que hablan mucho de química y supervivencia de la especie. Según ellos no hay más y esa gente solo dice verdades como catedrales.
    Y respondiendo a tu pregunta, los varones solo ven el chocho con la mayor disponibilidad para el coito y las hembras buscan al padre de sus futuros hijos, o eso dicen los de Discovery.

  29. click. Ya lo comente aqui el otro dia. Para mi lo normal es ver a los feos del bar. De hecho ultimamente los veo a todos feos by the way. click

  30. Sigue siendo perveso.Y eso te lo dice un maestro en estas artes, que también hay que mirar otras cosas que de todo se aprende.

  31. Creo que M y yo estudiamos en la misma escuela de la vida…o tal vez el mismo colegio cerca del mar.

  32. Sulaco, no vi el documental de Disco…, simplemente leí el artículo en National.
    Cierto es que los sentimientos se detectan en ciertos componentes químicos del organismo, viste, SE DETECTAN, es decir, que cuando tienes estos sentimientos produces esos elementos en mayor medida que en otra ocasión.
    Es lo que nos mueve, la química y las matemáticas.
    El interior de las personas es lo que nos hace producir las sustancias. Bueno, el interior de las personas y NUESTRAS MENTES CALENTURIENTAS.

  33. En resumen: que la perversidad nos hace producir sustancias. Completamente de acuerdo con el documental.

Los comentarios están cerrados.