La gran apuesta – The Big Short

La gran apuesta - The Big ShortLlevo una racha en el cine que da miedo. Estoy encadenando una serie de peliculones que me atrapan y me pegan a la butaca y ya no me parece suficiente con hacerme sesiones dobles, estoy por vivir en el cine y así poder ver cuatro o cinco películas por día. Por desgracia esto se acabará pronto y llegarán los mierdolos de la Marvel con sus superhéroes amariconados y a los que les gusta más una lycra que a un travelo unas plataforas de Drag-Queen. En fin, que ya habrá tiempo de lamentarse pero por ahora, disfrutamos del momento y hoy hablamos de The Big Short que en España se estrenó la semana pasada con el título de La gran apuesta.

Un puñado de julays le cogieron el güiro a los primos del Güaca

Unos años antes de la hecatombe financiera del 2008, un puñado de chamos lo vieron venir y se prepararon para este apocalipsis apostando contra el sistema y ganando dinero a espuertas. Esta película nos trata de explicar como descubrieron lo podrido que estaba el sistema, como trataron de avisar a todo el mundo y como finalmente hicieron un montón de guita.

¡Boom! Esto es una bomba nuclear dirigida contra todo lo que creemos de nuestros dirigentes y de las instituciones que se suponen que nos protegen de hijosdeputa y criminales varios. Al final resulta que la mano que mece la cuna está tan llena de mierda como la que saca los fajos de dinero de la saca. Es un descenso al crimen organizado y de guante blanco, criminales amparados por gobiernos y por organismos de regulación. Uno siempre espera que algo así no suceda y ellos juegan con esa ventaja porque les importa un carajo, no tienen escrúpulos. la película te deja sin palabras en varios momentos y sabe como dosificar la tensión, sobre todo cuando no es acción física, no hay persecuciones de coches ni polis pegando tiros, es todo financiero. También explican un montón de conceptos que escuchamos en los medios de incomunicación una y otra vez y de los que todos somos expertos sin tener ni puta idea de nada. Christian Bale borda su papel de friki genial, está sobradísimo y es lo mejor de la historia con diferencia, aunque también merece la pena mencionar que Brad Pitt no se puso en la boca las piedras esas que usa para mascullar sin que se le entienda nada y habla clarito. Otro personaje con el que flipas es con Steve Carell, que parece ser el único ser humano en la historia que cree que todo eso está muy mal. De entre los protagonistas, el más flojillo es Ryan Gosling, que hace de guaperas pero le falta gancho en sus escenas. El director supo hacer que la historia sea interesante y que sabiendo el final, eso no sea un problema y la vivamos con intensidad.

Definitivamente no es cine para los miembros del Clan de los Orcos, esos que malamente saben que dos y dos son veintidós. De obligatorio visionado y a ser posible más de una vez para los sub-intelectuales de GafaPasta.

09/10

Una respuesta a “La gran apuesta – The Big Short”

Comentarios cerrados.