La hora decisiva – The Finest Hours

Como prácticamente el ciento veinte por ciento de las películas que voy a ver están basadas en hechos reales, en situaciones reales o en sucesos parecidos a los reales, yo estoy hiper-mega convencido que la saga de la Guarra de las Galaxias es auténtica y que en algún lugar del espacio está la Princesa Leia con sus paramongólicas de testa apuntando a los lados y tratando de copular con su hermano porque aún no sabe que tienen un vínculo sanguíneo. Por eso, cuando fui al cine a ver The Finest Hours y leí lo de los hechos reales, ni me inmuté. La película ha sufrido una reducción significativa en la traducción del título al español y de horas (lo cual implica más de una) se pasó a La hora decisiva lo cual más o menos desmerece las que vinieron antes y que tenían también muchísima acción. La película se estrena la semana que viene en España.

Un julay barquero rescata a un manojo de chamos que están jodidos y probablemente mal pagados

Un tipo que trabaja de guardia costero se encoña de una pava que tiene una mala leche que no veas y que el día que decida parir, o le da a los niños leche de bote o se van a jartar a cuajada. En su villorrio hay un pedazo de tormenta malísima y cuando se escoña un barco en las cercanías y se parte en dos lo mandan a él y a otros dos en una misión imposible y que todo el mundo cree que fracasará sí o sí. El colega tiene una suerte que no veas, salvo en el amor que la pava aquella es un malaje y llegará hasta el barco para rescatar a los chamos.

Prácticamente lo único malo de la película es que nos obligaron a verla en TresDé y no aporta nada y oscurece la imagen una pasada. Por lo demás, dramón épico con unas escenas de acción muy intensa y con dos grupos, el de los marineros que las pasan putas y a los que todo les sale mal y el de los guardas costeros que tienen una chiripa que no veas y cuando la cosa se pone imposible siempre se salen con la suya. La película está probablemente hiper-mega boicoteada por la comunidad negra o eso que ahora llaman de color porque el único que muere es el negro, que además parecía acarajotado y definitivamente era obeso, que son demasiadas cosas malas en una única persona. La acción es constante, intensa y la historia es muy entretenida. La parte de la novia y sus emputes es lo más raro de todo pero se soporta. El protagonista es Chris Pine y lo borda como trabajador sacrificado y empeñado en salvar a todo el mundo y en el equipo de los náufragos tenemos a Casey Affleck que sobreactúa un poco pero también queda bien. La hembra con mala baba la interpreta Holliday Grainger. Hay un buen equipo de secundarios, unos efectos especiales fabulosos y una trama de desastre y rescate que forma parte de un pequeño género que nos ha dado grandes recuerdos a lo largo de los años. El final es épico, como no podía ser menos y sales del cine creyendo de nuevo en la humanidad aunque siendo consciente que eso excluye a los truscolanes, que ni son humanidad ni son nación.

Perfecta para una tarde de palomitas y aullidos de los miembros del Clan de los Orcos y además, es como una clase de historia gratuita. No creo que sea del gusto de los sub-intelectuales de GafaPasta.

Una respuesta a “La hora decisiva – The Finest Hours”

Comentarios cerrados.