La huésped – The Host

La huésped - The HostPonme una película de ciencia ficción en el cine y allí estoy yo, haciendo cola. Si además está basada en una historia de la Meyer, aún más razones. Recuerdo que cuando escuché el Audiolibro no me pareció gran cosa, sobre todo porque gran parte de la acción transcurre en la cabeza de la chama protagonista entre la dueña del cuerpo y la okupa. Aún así la historia tenía los clásicos toques de esta escritora, con dos machos para una hembra, calenturas y todo lo demás, así que fui a verla procurando evitar las sesiones de las burras, esas en las que la sala está llena de hembras que gimen como si las estuvieran taladrando. La película se titula igual que el libro, The Host y en España se estrenó hace un par de semanas con el título de La huésped.

A Una julay le pica tanto el chichi que necesita dos maromos para rascárselo

Nuestro universo conocido es invadido por una especie alienígena de parásitos como las ladillas que se nos agarran y nos anulan a casi todos. Una chama que está encoñada de un julay recibe uno de estos parásitos pero sigue luchando contra el mismo en sus interioridades y acaban por hacerse amiguitas, solo que al parásito le pone otro chamo y claro, un cuerpo, dos rabos y un montón de alegría y cosa buena para esta Macarena.

Aunque tenemos el paraguas de la Ciencia Ficción, esta es una historia de amor de jóvenes, o más bien dos historias de amor en las que dos mujeres distintas comparten el mismo cuerpo, aunque una parece hablar en OFF, la oímos a través de los altavoces del cine como si estuviera en nuestra cabeza y la otra habla físicamente como si estuviera loca de atar. La protagonista es Saoirse Ronan la cual no me suena de películas anteriores y no tiene demasiado carisma. Tiene tres o cuatro muecas de cara y ya está. Los dos machos que la empalan son Max Irons como el novio original y al que le gusta la versión humana y Boyd Holbrook como el novio dosputocerolista que le gusta la versión extraterrestre. La cosa es que ambos son demasiado parecidos y vamos, que yo me confundo todo el tiempo. Ambos tienen en común el problema con las terminaciones nerviosas, que parece que no conectan con los músculos de la cara y no los mueven. Son demasiado sosos y castigan a sus personajes con su falta de emoción. Es decir, que quiere ver una adolescente: Un tipo que no gesticula y que se mueve alrededor de la protagonista recitando frases átonas o un tipo caliente como un burro que se le pega a la pata como perro en celo y se restriega con la misma mientras come a besos a la chama y le lambucea los pezones. Yo lo tengo claro, lo segundo. Si hubieran puesto a algún actor más expresivo, los personajes habrían ganado un montón. Hay un momento en el que ambos participan en una pelea y la escena aburre por falsa, porque no parece que haya una sola persona en ese grupo a la que muevan los sentimientos y eso que supuestamente estos son los “humanos”. Las tramas secundarias están muy mal montadas y no solo no aportan nada, tampoco entretienen. Si a eso añadimos que faltó un poquito de carne, que hay que enseñar pezón, pelitos del culo y eso para que el populacho se entretenga, al final terminamos con un telefilm, una película bien hecha, pero que no aspira a nada más.

Hay un momento en el que mi cerebro calenturiento imaginaba versiones alternativas en las que Melanie (la humana) está en la cueva agarrá a las patas de la cama y gritándole al Jared que se la meta hasta los pelos de los güevos y media hora más tarde es Wanda (la extraterrestre), en el mismo cuerpo, en la misma cama, sobre la misma sábana bajera, a cuatro patas y recibiendo candela de la buena por parte de Kyle, aunque en este caso solo por su chocho trasero ya que el otro es de uso exclusivo de Melanie y le grita que se la meta hasta el apéndice y más allá ý cuando acaba le pide un poquito de Vicks Vaporús para el dolor de garganta con tanto viaje y por supuestísimo, la escena acabaría con el cuerpo que lleva a las dos chamas andando despatarrado por la cueva mientras ella sonríe de oreja a oreja y canta el Marinero de Luces de la Pantoja. En fin, que es una pena que no me encargaran el guión a mi.

Así que tenemos que la película se queda un poco corta de todo. Entretiene pero no satisface. Con tanta escena melosa sin expresiones faciales dudo mucho que sea del gusto de los miembros del Clan de lOS Orcos, más dados a los gritos y los rebencazos. Tampoco agradará a los intelectuales de GafaPasta así que esta, directa a la tele y a esperar a que la pongan en vuestra cadena de telebasura favorita.

06/10

Una respuesta a “La huésped – The Host”

Comentarios cerrados.