La lotería

Una de las cosas que siempre me llaman la atención de los procesos de reducción de plantilla es lo sofisticados que se vuelven los hijosdeputa que trabajan en recursos inHumanos para evitar decir que van a reducir la cantidad de empleados y lo harán echando gente. En mi empresa, el proceso que hubo a comienzos de este año se llamaba Plan de recuperación y fue un éxito sonado, es decir, largaron lastre, han pasado seis meses y ya estamos en otro que han llamado Tamaño adecuado o algo parecido ya que la palabra no existe en español pero básicamente se puede decir que es un ajuste. En esta ocasión, creo que la duodécima desde que trabajo para esta empresa, mi estrategia para conseguir que me incluyan en el grupo es la de confrontación total y directa con el hijoputa de recursos inHumanos. Así, antesdeayer mandaba un correo a todo el mundo diciendo que la reunión en la que nos informarían sería en holandés y yo le respondía que por mí se la podía meter por donde le quepa ya que si trabajo en una multinacional que se jacta de usar el inglés como idioma principal dentro del edificio, ahora que no me venga con milongas y me diga que esto es mejor hablarlo en neerlandés. Nuestro intercambio de mensajes acabó con él diciendo que se chivaría a mi vicepresidente de mi ausencia en esa reunión y yo respondiéndole que por mí como si llena el edificio de carteles anunciándolo. Además, lo he invitado a pasarse por mi oficina para que haga su lista y participe en la gran lotería de los nombres. Como en ocasiones anteriores, tan pronto se sepa la cantidad de seres humanos e inhumanos que serán ajustados y puestos en la puta calle, yo pondré el organigrama de la empresa en mi tablero, agruparé a la gente por departamentos y añadiré la cantidad asignada a cada uno de los mismos y todo el mundo puede hacer sus predicciones y echarse unas risas con algo tan estúpido y malvado que la única forma decente de mirarlo es con cachondeo.

Mi tradicional lotería de los nombres atrae a mi despacho a prácticamente toda la compañía. La gente viene, comparte sus teorías, hace su lista y de alguna manera, se vuelven a sus cuartos mucho más contentos. Les desahoga soltar la rabia y la frustración. Yo mientras tanto, ajusto mis redes de información y completo el mapa de los odios y amores de la empresa. Sé perfectamente quién odia a quién y lo sé porque ellos mismos me lo dicen ya que eligen a esos para formar parte de su lista. No importa que no tenga lógica alguna, no importa que incluso se haya dicho que de ese grupo no echan a nadie, ellos siempre tienen la esperanza de que suceda y me regalan trocitos de información que yo catalogo y almaceno en mi malvado cerebro. Además, me preparo para el día de mi marcha y lo primero que haré el lunes será revisar mi correo de despedida, escrito desde hace más de siete años y ajustar el contenido y la lista de gente que lo recibirá. Dos semanas antes de que anuncien los ganadores (o los perdedores, si eres de los que te gusta ver el vaso medio vacío), me llevo todas mis cosas a mi casa ya que mi objetivo, si la diosa fortuna me ayuda y me ponen en la puta calle, es no pasar más de ciento ochenta segundos dentro del edificio una vez me hayan largado. Después no me volverán a ver nunca más.

Volviendo al día de ayer, no fui a la reunión y eso desquició a muchos de mis compañeros. Mi positivo convencimiento de que ya era hora, ahora me toca a mí les pone de los nervios y cuando los veo con la cabeza enterrada y pensando que ellos son imprescindibles y sobrevivirán a cualquier cosa, me troncho porque si hay algo que yo siempre he tenido claro es que todo el mundo es reemplazable y si no que se lo digan a la larga lista de amistades que yo he ido dejando por el camino sin que se me cambe la peluca. La gran novedad de esta ocasión es que parece que la multinacional que nos abona las nóminas ha decidido que si en un año no pueden enderezar el rumbo en todas sus divisiones en la Unión Europea, recogerán los bártulos, cerrarán la tienda y se pirarán de aquí. Eso sí que es un notición porque quiere decir que si consigues pasar la próxima ronda, probablemente te veas en la puta calle igualmente doce meses más tarde y es poco probable que en esa ocasión te den dinero. Hay un tiempo para todo y en este caso, el tiempo para salir con una bolsa en la mano llena de leuros se está acabando. Es ahora o nunca, así que espero que me den puerta. Por casualidades del destino, el evento sucederá al día siguiente de yo regresar de mi primera escapada de fin de semana en el 2013 o al menos eso es lo que espera la empresa, que no sé si se han dado cuenta que los siete mamarrachos del comité de empresa tratarán de retrasar ese día al menos tres semanas para vender como una victoria al resto de los empleados que a los que echaron les consiguieron un mes más de sufrimiento.

En fin, que mi jefa ya empieza a ponerse de los nervios y como me lo curre igual que en la primavera, el alien que le salió en la cara y que los dermatólogos no consiguieron extirparle volverá a asomar en menos de quince días. Yo, con mi suprema bondad y mi humildad infinita, pienso responder cada uno de los correos del director de recursos inHumanos y conseguir que ese cabrón me odie. Cuando los mande en inglés, le responderé en inglés. Cuando los mande en holandés, le responderé en español y como me diga algo le empeto que este terruño fue colonia de la Alianza de las inCivilizaciones del expresidente ZaPatazos hace unos cientos de años, antes de existir como país, así que si el considera el neerlandés lengua local, yo considero el español igualmente ya que esto no es más que una de las provincias ultra-periféricas. No veas como me voy a reír ??

10 opiniones en “La lotería”

  1. Suerte en esta ronda y que salga lo que más deseas, que ya vamos viendo lo que es. En caso de que te toque ¿sigues con aquella idea de irte un mes creo recordar que por Nueva Zelanda o hay cambio de destino?

  2. ¡Buf.. Cuántos temas interesantes en una sola entrada!: Las diferentes palabras que se usan para no decir la verdadera; las estrategias para conseguir los objetivos (incluso los que la gente no entiende); el conflicto con los idiomas; los conatos de amenazas; las provocaciones; el cachondeo en la ?supuesta?? desgracia; el desahogo; la información que luego será utilizada; la previsión de las actuaciones en cada situación; lo imprescindible del ser humano; las amistades que se abandonan; el momento adecuado, en el sitio adecuado; las victorias teñidas de sufrimientos; las manifestaciones físicas que provoca el estrés; los límites territoriales; y no sé si se me olvida alguna cosa más?? Apetece tocar todos ésos temas; pero no hay tiempo para hacerlo tranquilamente (otro tema interesante: la falta de tiempo).

    Todo ése coctel, lo vamos a concretar en una sola cosa: ¡Que la suerte te muestre su cara!… Y que pase lo que pase??seas feliz y estés bien.

  3. jajajaja Como le escribas en español al tipo ese, le da un patatús…
    No se, yo como ya he pasado varias purgas de esas contigo, me huele a mi que una vez mas no te echan, aunque esta vez con la guerra montada con el de personal, no se, aunque en realidad tendrá que contar con tu jefe para poderte echar…
    Espero que salgan las cosas como deseas…
    Continuará…jajaja
    Salud

  4. Genín, esta vez creo que tengo más posibilidades que en cualquier ocasión anterior. Hemos llegado a la masa crítica en la que afloran las amistades y lealtades así que currártelo como mosca cojonera y provocar la reacción adecuada no es muy difícil.

  5. Estoy con Genín, tengo serias dudas de que acaben echándote, masa crítica o no. Pero oiga usted, todo puede suceder, así que no pierdas las esperanzas en un mundo justo. Eso sí, te echen o no, recuérdale al de recursos inhumanos que sí, que efectivamente, también fueron ejpañoles.

  6. Al final no te echarán, pero me encantaría verle la cara si le dicen que ellos son una provincia periférica de España. Me parto. Por otra parte, cómo está el patio en el mercado de trabajo, qué horror y qué panda de cabrones tenemos alrededor.

  7. Cualquiera que les lee creería que es difícil encontrar trabajo. Ayer mismo el Moreno miraba Monsterboard y encontraba MILES de ofertas de trabajo para personal cualificado. MILES.

    Si no me echan, yo me iré igual, un par de meses más tarde y esa información la tendrá el director de recursos inHumanos así que perderá otro empleado más y como andan escasos y no se les permite contratar, seguramente preferirá largarme a mí y salvar a uno que sí que quiera seguir a bordo del titanic.

  8. Uy sulaco, que creo que esta vez si que te va a tocar…. tanto va el cántaro a la fuente…. 😉 suerte.

  9. Hombre, si tu lo dices que eres el que sabe y el interesado,no te voy a contradecir, además te da la razón la medio meiga Virtu, de todas maneras es lo que tu quieres para pillar pasta y desentumecerte ¿No?
    ¡Pues que así sea si es lo que quieres!
    Salud

Comentarios cerrados.