La noche de Halloween – Halloween

Hace algo más de dos semanas volvió a los cines por un día una de esas películas de las que todo el mundo habla como un clásico de siempre, una que yo estoy seguro de haber visto en la tele pero claro, al ser tan joven, no la pude ver en las salas cinematográficas como Genín y Virtuditas, que estuvieron de cuerpo presente hasta cuando Lumiere inventó el arte ese. Es una película de terror y justito ahorita se estrenará la decimo vigésimo trigésima parte, que en inglés llevará el mismito título que ésta, que es Halloween y al parecer también le pondrán el mismo nombre que tuvo la versión viejuna en español, que fue La noche de Halloween, con lo que aclaro y enjuago que en este caso, estoy comentando la versión de 1978.

Una julay desbaratada hormonalmente arrasa en la sección de pepinos del super mientras sus amigas prefieren el salchichón-salchichón

Un chiflado posiblemente truscolán se escapa del manicomio después de quince años encerrado. Regresa al poblacho en el que vivía y lo hace con ganas de matar. En el pueblo, se encoña de una pelleja medio tonta que tiene dos zorrones de amigas y que cuida niños para sacarse una pasta con la que pagarse sus vicios, que deben ser la verduras grandes y gordas. En la noche de Halloween, el chamo se pasa por el barrio y se dedica a matar gente, algunos con suerte y tienen muerte con final poco después del feliz porque les pilla todavía lubricados y otros, como la protagonista, jodida pero no follada, que es lo que ella querría. O algún tema parecido.

Por Dios, la versión de 1978 era simple, simple, simple. La película tiene un guión escrito seguramente en una tarjeta de visita y los noventa y un minutos que dura se podrían reducir tranquilamente en veinte o más. Las escenas son tontas y la protagonista, que está interpretada por Jamie Lee Curtis, era la tonta del bote, haciendo gilipollez tras gilipollez. En la parte super-hiper-mega positiva, la película comienza mostrando tetones y a partir de ahí, salvo por la puritana de la Jamie, las otras dos se despelotan pero que a la mínima, que una se ensucia la ropa yo creo que a propósito para irse al cuarto de la lavadora, despelotarse y que la podamos ver, justo antes de que la mate el Michael Myers. La sucesión de desastres del final es un buen ejemplo de como ha evolucionado el cine de terror, me descojoné de risa durante todo el tiempo con las gilipolleces que hacían, eran tan patéticas que te ríes sin parar. La muy lerda, acuchilla al chamo, poco menos que le pone el cuchillo en las manos y se sienta allí mismo junto al supuesto muerto a llorar su trauma mientras vemos como el chamo se recupera y la vuelve a atacar, esta vez en otro cuarto de la casa y que hace la tonta cuando le clava otra cosa, pues lo pone en el suelo a su lado y se tira de nuevo a llorar desconsoladamente al lado del asesino. El nivel de las estupideces que hacen es espeluznante y quizás ahí esté la gracia de la película, en lo malísima que es. la música está hecha con algo que debió existir antes de los órganos Casio y que solo tiene un instrumento. Decir que todos los que follaron en la película murieron y la pajera sobrevivió. Me reí un montón pero como película de miedo, da lástima.

Si eres un miembro del Clan de los Orcos del 2018 y te ponen esto en la tele, te fijarás en los tetones y aprovecharás las otras escenas para meterle mano a tu Orca sin prestar atención. Si eres un sub-intelectual con GafaPasta, esto es cine independiente que resultó comercial, con lo que lo ningunearás y bien que haces. Un clásico al que le sobra el adjetivo de clásico. Divierte y poco más.

3 respuesta a “La noche de Halloween – Halloween”

  1. Pasando…

    Yo de cuerpo presente nada, sigo vivito y coleando, y lo que queda…
    Y seguro que la Virtu igual, aunque a ella le queda mas cuerda que a mi… 🙂
    Salud

  2. Ya es casualidad, hace como dos meses ví esta misma versión, porque me daba hasta vergüenza decir que no la había visto, y lo que me reí….. eso no se paga con dinero.
    Por cierto, pedazo de ………… me gustan las cosas de terror, pero lo de la serie esa de Netflix…. cagonlaputa!!! menos mal que ya estoy curtidita, porque está bien hecha, eh?? buffff Buenísima recomendación!

  3. Yo te aconsejo que no dejes armarios abiertos por la noche, sobre todo para ahorrarte el disgusto de tener que cerrarlos a las tres de la mañana como me pasó a mi anoche, que abrí los ojos y pensé que el señor del sombrero había venido a buscarme

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.