La semana pasada en Distorsiones

Cuando uno se marca como objetivo el sacar todos los días dos anotaciones hace falta algo de planificación. Una de ellas es siempre algo ligero y que no debería tomar mucho tiempo y la otra depende en gran parte del tiempo que nunca me sobra y las ganas de sentarme y estrujar las neuronas. En las semanas previas a las navidades hay que añadir el esfuerzo adicional que supone dejar algo de contenido para los catorce días en los que no hay seguridad sobre mis posibilidades para estar conectado y todo esto mientras recibo más invitaciones que nunca, engordo y no paro en mi casa. No me quejo, es mi deporte y lo practico con gusto. Mirando el lado positivo, siempre acumulo historias que hago en las navidades y vivo de ellas hasta casi entrado marzo. En estos días reflexiono mucho sobre la amistad, la vida, la reproducción de los tulipanes y todas esas cosas importantes. Una de esas comeduras de coco se llama Caminos sin salida y viene acompañada de una preciosa foto.

Aunque pueda parecer que tras el trauma que me causó el Marico Hechicero de Ginebra ya no escribo Relatos, lo cierto es que la verdadera causa es el ritmo frenético que lleva mi vida y la falta de tiempo. Esta semana logré sacar uno pequeño a partir de una anécdota con un par de líneas de código en uno de los programas que se desarrollan en mi empresa y que encontré por casualidad. El relato se llama STATUS FATAL.

Otro viejo capítulo que volvió tras una prolongada pausa es el Hembrario. Tuvimos un nuevo Desvarío en esa infame selección que llevo escribiendo desde hace años. Las últimas en incorporarse son las Golfas. Seguro que conocéis a alguna.

Los días en los que realmente me pilla el toro por los cuernos tiro de los ingentes archivos fotográficos y lo apañamos con una nueva foto de bicicletas. Esta semana le tocó a un Carcamal de bicicleta que me tropecé un viernes de verano en Alkmaar.

Y hablando de fotos, seguimos con El Club de las 500. Los nuevos miembros admitidos fueron una Jirafa en el club de las 500, un Rinoceronte en el club de las 500, dos gemelas que confirman eso que se dice de que Tiran más dos tetas que dos carretas en el club de las 500, algo de Carnaza pa? las bestias en el club de las 500, las entradas del Madonna – Confessions Tour en el club de las 500 y Una vela encendida en el club de las 500. Como veis, todo muy variado.

esta semana también hubo algo de tiempo para una nueva receta que añadir a la sección de Cocinillas, un plato delicioso y fácil de preparar que deberíais incorporar a vuestro repertorio. Es un sabrosísimo Estofado de carne y cerveza Guinness.

Finalmente, el Cine. Desde ahora tendremos solo dos películas por semana ya que comienzo a acumular para las vacaciones navideñas. Las de esta semana fueron la romántica Twilight – Crepúsculo que me encantó y de la que he leído ya los tres primeros libros y el soberbio drama Changeling – El intercambio, una más que probable candidata a los Oscars de este año.

Y así acaba el resumen con lo acontecido durante la semana por aquí.