La semana pasada en Distorsiones

Este año los previos a las vacaciones navideñas han sido más moviditos que de costumbre. A la dinámica habitual de cenas, salidas de copas, visitas a los amigos y demás se une la estancia de mis padres en mi casa por tres semanas, el curso de holandés que está entrando en la etapa crítica que requiere un montón de atención y esfuerzo y las actividades lúdicas programadas al efecto junto con un pico de trabajo en mi empresa que me ha mantenido entretenido los dos medios días y el día completo que he estado trabajando cada semana. Voy a terminar el año con tres semanas completas de vacaciones acumuladas así que en primavera urge un gran viaje para vaciar mi cuenta de vacaciones que engordará terriblemente el 1 de enero cuando añadan los 39 días que me corresponden para el año que viene. Toda esta combinación de pequeños y grandes eventos hace que a la hora de escribir mi diario particular y distorsionado prefiera contar cosas del día a día y no complicarme la vida en exceso. En las vacaciones de Navidad la factoría de Distorsiones volverá a recuperar su ritmo habitual y seguro que todas esas ideas absurdas que rondan mi cabeza florecen inesperadamente.

Pese a todo lo anterior, estoy muy contento de como está quedando la bitácora y de las boberías que escribo. Mi curso de holandés se puede seguir perfectamente semanalmente y en esta última semana descubrimos que No todo es relativo pero hay que ver como jode, matices que complican mi existencia diaria y ahora que mi cabezón trata de traducir al holandés todo lo que quiero decir esto lo hace aún más difícil. Además, tuvimos Una mala cena en un restaurante portugués, no solo porque la comida resultó una mierda sino que además un grupo de tres fumadores tocaba los huevos a todos los que como nosotros queremos respirar un aire limpio. Espero que se hagan leyes como en Sudáfrica para que los tengan que encerrar en salas separadas sin niños cuando vayan a ese tipo de locales y se asfixien con el humo de sus congéneres. Aquellos que viven en Holanda o estarán por el país la tarde del once de Diciembre no deberían perderse el Kaarsjesavond en Gouda, un evento navideño muy especial con una ciudad que se enciende con velas como antiguamente.

Y no me he podido resistir y dejar escapar una idea loca y absurda que se me ocurrió mientras pedaleaba a lomos de la Dolorsi de vuelta a casa y que surgió escuchando un Podcast de Onion News, noticias absurdas con las que me lo paso pipa. Mi trabajo de investigación ha resultado en Viejo maricón se despierta curado de su mariquitismo, un Desvarío espeluznante que seguro que no te quieres perder.

Hemos acabado con la ciudad de Rotterdam en nuestro paseo diario por el mundo. Las fotos que pudimos ver fueron Blaak Station, Scheepvaart en Transport College, La puerta de Europa y el correspondiente Álbum de fotos de Rotterdam y durante unos días revisitaremos el Club de las 500. Esta semana vimos Estatua de la Libertad en el club de las 500 y Hembras bailando en el club de las 500.

Ya casi estamos acabando. El Cine fue excelente, con dos películas totalmente distintas y muy recomendables. Por un lado tuvimos Resident Evil: Extinction – Resident Evil: Extinción, excelente película de ciencia ficción y por otro The Assassination of Jesse James by the Coward Robert Ford – El asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford, una impactante aproximación a la vida íntima de uno de los delincuentes más famosos de los Estados Unidos.

Acabamos con una receta que se añade a la sección de Cocinillas, unos Plátanos con chocolate que puede cocinar cualquiera.

Esto ha sido todo, ya conocéis la cancioncilla: