La semana pasada en Distorsiones

Desde que era un niño pequeño yo siempre lo tuve claro y me imaginaba usando toda esa tecnología que veíamos en las películas de ciencia ficción, teleportándome al retrete para jiñar, contactando por holograma con la Princesa Leia gracias a sus enormes moños/antena y llegando a casa con mi super deslizador aéreo. A eso le añadimos más adelante los ordenadores personales y ese mayordomo silencioso y eficiente que va contigo a todos lados y te resuelve la vida. Llevo soñando décadas con esto y hasta la semana pasada nada se había cumplido. Ahora que tengo en las manos Mi Jesus iPhone os puedo decir que es infinitamente mejor de lo que esperaba y que por fin siento haber cruzado el umbral del siglo XXI y alcanzado un nirvana tecnológico aceptable. Esto ha sido un Suceso extraordinario que recordaré toda mi vida.

Por lo demás, desbarro con los temas habituales en El ritmo de la vida ??, una mezcla entre éxito personal y profesional en este verano en el que el calor deja paso a la lluvia con una velocidad pasmosa y cuando tenemos uno, añoramos el otro y viceversa.

En Mi casa vimos Mi girasol enano busca el sol y esta semana seguiremos fijándonos en el jardín, que con el tiempo que le dedico hay que sacarle algo de provecho.

Estamos viendo fotos de la ciudad de la Haya y Scheveningen. Comenzamos con Binnenhof desde el Hofvijver, Binnenhof y el Hofvijver, Fuente y Ridderzaal, Hoftoren, Zurichtoren y Castalia y La fuente del Binnenhof.

La ración habitual de Cine llega con una excelente y divertida Kung Fu Panda, la entretenida Then She Found Me y la mediocre y aburrida Hancock.

Finalmente, seguimos descubriendo cosillas del Folclore Nórdico y esta vez tuvimos una estampa increíble de lo que han puesto en el porche de una casa para Comunicar la buena noticia.