La semana pasada en Distorsiones

Al final de esta semana el circo viajero se vuelve a poner en movimiento y visitaré Gran Canaria en la última semana de Agosto, mi último contacto con el mar y el sol antes de la llegada del lluvioso y adorable otoño. Pero antes que eso suceda, veamos lo que se coció por Distorsiones.

En primer lugar tenemos una encuesta muy importante. Primero hay que ver la foto Tiran más dos tetas que dos carretas y una vez termináis de flipar con las domingas de la patrona, dejad vuestra honesta opinión sobre las perspectivas que promete la cara de la susodicha. Al final de esta semana sabremos el resultado. Esta imagen ha inspirado dos Historias veraniegas en las que le damos vueltas a lo mismo. La primera es La joya de la colección y la otra es El día de la despedida.

Además, en esta semana cargada de temas primordiales he abandonado el K2 para generar el aspecto de la bitácora y me he currado este completamente en CSS. Aún no está terminado y si usas IE6 seguro que tiene una pinta algo rara pero no es culpa mía si microsoft es incapaz de realizar aplicaciones que respeten los estándares. Podéis ver el nuevo aspecto visitando la página o leer sobre el mismo en 16 Summer 2008 Reloaded.

Mi mundo sigue a toda máquina hacia el futuro. La falta de tiempo me llevó a escribir unos Bitios de realidad y la fascinación con la que llevo mi vida tras recibir el teléfono divino queda patente en Aplicaciones en mi iPhone. En las semanas pasadas también hubo Dias de mucho cine.

Las fotos siguen siendo del Amsterdam Gay Parade de este año. Además de la de Tiran más dos tetas que dos carretas pudimos ver Un estrellón en el AGP, Que peligro que hay en los gimnasios, Chochas en rosa y Los mismos derechos para todos.

Y terminamos con el Cine. Dos películas. La primera, floja y mal hecha, fue The X Files: I Want to Believe – X-Files: Creer es la clave y la segunda, un soberbio drama llamado Fireflies in the Garden – Luciérnagas en el jardín que imagino que pasará por las carteleras sin pena ni gloria.

Recordad, la semana que viene estoy en la isla redonda.