La suerte de los Logan – Logan Lucky

Hay directores a los que les presto atención pero que nunca parecen capaces de cuajar la película, esa que les dará mi respeto. Uno de esos directores es Steven Sodebergh, del que lo he visto casi todo pero no termina de llegar. He mirado en los legendarios archivos del mejor blog sin premios en castellano y la mejor de sus películas en el mismo es Efectos secundarios – Side Effects, a la cual le puse un nueve. Le sigue Behind the Candelabra con un ocho (y esta ni siquiera la hizo para el cine sino para la televisión) y a partir de ahí ya tira para abajo con el siete que tuvo Che: Part One – Che, el argentino, los seis de Contagio – Contagion y Magic Mike, el cinco de Che: Part Two – Che, Guerrilla y el cuatro de Indomable – Haywire. Le sigo dando oportunidades y así, cuando regresé de Gran Canaria esta semana, fui a ver Logan Lucky, la cual parece que se estrena en España el día de la Hispanidad con el título de La suerte de los Logan.

Unos julays se juntan con un quinqui para hacer quinquerías

Unos hermanos planean el robo a una caja fuerte durante una carrera de los NASCAR ayudados por un criminal o algo así.

Esto es una especie de peli cómica con atraco super-hiper-mega-inteligente con dos hermanos que parecen acarajotados y disfuncionales y que se rodean de frikis que bien que podrían estar en la nómina de Telajinco, vuestra cadena favorita. La cosa es que una y otra vez se presentan como más listos que nosotros y con tanto conejo que sacan de la boina, uno se harta. Hay un momento a media película en el que me dormí de puro aburrimiento, estaban añadiendo minutos sin contar nada, solo por el placer de meter más estúpidos diálogos. Channing Tatum me la trae bien floja cuando está con todos los músculos tuneados y aquí que está morcillón, con más grasa que un cerdo entrando en el matadero, me la trae igual de floja. No actúa, se pasea por las escenas diciendo estupideces y es cansino. Lo mismo se puede decir de Adam Driver, que aburre con su interpretación del hermano manco y seguramente mongólico nacido fuera de ese país. No hay ningún carisma entre ellos ni con Daniel Craig, que directamente entra en mi lista de actores repelentes. Por lo demás, un montón de actores y actrices conocidos que pasan por allí a decir sus dos líneas y seguir la juerga en otro lado, un montón de ruido de las carreras de coches y una dantesca cantidad de estupideces en un guión que va sobrado de las mismas. Esto es puro envoltorio pero sin contenido, es cine pensado para impresionar a los críticos y al resto de la gente trabajando en el mundillo de Hollywood pero que no va a más. Tiene un final totalmente increíble y que hasta está pensado como para que haya una secuela, que espero que no llegue nunca jamás.

Ni de coña es el tipo de cine al que van los miembros del Clan de los Orcos. Mucho diálogo y poco de todo lo demás. Supuestamente es algo que podría ser del agrado de los sub-intelectuales con GafaPasta, pero vamos, yo lo dudo.

5 respuesta a “La suerte de los Logan – Logan Lucky”

  1. Está como encochinado. La cabeza y el cuello y las lorzas son del mismo tamaño. Necesita unas semanas de hambre y miseria y entrenamiento pero que ya. Supongo que cuando haga una peli en la que le obliguen a quitarse la camisa lo hará y mientras tanto, a disfrutar de los menos gigantes en el Burguer Queen

  2. Mejor que no, que el cine está mucho mejor sin ese cacho de carne. Eso sí, en las páginas de cotilleos de joligud sale con frecuencia, por lo que se ve, la hembra suya está a punto de conseguir la certificación Vitorino por la cornamenta que le ha metido

Comentarios cerrados.