La víctima perfecta – The Resident

La víctima perfecta - The ResidentCon el cine de terror pasa siempre lo mismo, es como la caja de bombones de Forrest Gump, nunca sabes lo que te vas a encontrar. Uno llega al cine lleno de ilusión y con mucha fantasía y sale del mismo con un mal cuerpo que no veas después de que te llevas el palo. El gancho de estas películas está casi siempre en el trailer, el cual es impecable y nos deja entrever un universo alucinante que a la hora de la verdad, se queda en nada. Algo así me sucedió con The Resident, película que se estrena en España el 1 de julio con el título de La víctima perfecta, título que merece el premio a la más horrenda de las traducciones y la deportación al archipiélago de Gulag del traductor que cometió tremenda atrocidad.

Una julay se mosquea con el chamo que la monta y se busca piso en barriada céntrica con tan mala suerte que el dueño del edificio es más plasta que la programación de la 2

Una joven que trabaja como una burra en un hospital se separa de su novio y busca piso. Encuentra un chollo en un edificio muy bien situado en Brooklyn y además muy barato. Cuando se muda, lo que parecía algo perfecto se irá volviendo más y más tenebroso porque el dueño del edificio resulta ser algo psicópata y la toma con ella.

Por Dios, lo de decir que una película es de terror está muy devaluado. En esta no hay un puto susto en la hora y media que transcurre desde que comienza hasta que acaba y sin embargo tiene minutos y minutos de tedio absoluto, con lo que más bien deberían decir que es del género del pallufo. La historia no da para más de diez minutos de película y después tendremos que esperar y esperar y esperar hasta que el director se canse de marear la perdiz y decida resolver. Tienen un edificio bonito, una vista desde la ventana fantástica, pero les falta todo lo demás. El guión es una mierda y Hilary Swank parece completamente perdida en un papel que no le va y que no despierta ninguna simpatía, de la misma forma que ninguna de sus dos relaciones tienen chispa alguna. Jeffrey Dean Morgan, un actor que parece llevar sangre de los Bardem dentro está también pasadísimo y nadie se lo cree ni como el bueno ni como el malo. Ninguno de los dos consigue que centremos nuestra atención y poco a poco nos iremos desinteresando y para cuando llega el desenlace, la película nos importa una mierda y ya solo queremos que acabe para marcharnos.

Yo aprovecharía el sol y los buenos días para ir a la playa y ni me molestaría en ir a ver esta cosa pero allá tú si se te ocurre. No avises al Clan de los Orcos porque no te lo perdonarán.

04/10

2 opiniones en “La víctima perfecta – The Resident”

  1. Lo que sucede es que si no te ofrecen papeles y no te acuestas con nadie llega un momento que con Oscar o sin el, es dificil conseguir quien te pague y mantener ese ritmo de vida es muy caro, solo tu agente cuesta miles de dolares por año tengas un papel o no.
    Un besito.

Comentarios cerrados.