Las aventuras de Tintin: el secreto del unicornio – The Adventures of Tintin

Las aventuras de Tintin: el secreto del unicornio - The Adventures of TintinA veces me pregunto si la barra que marca las expectativas de uno puede ser un poderoso enemigo que puede hundir un producto y lo mejor sería llegar al cine sin saber nada de las historias, únicamente el género que tocan y ni siquiera conocer los actores. Así, al menos todas las películas tendrían el beneficio de un juicio imparcial. Hoy llegué al cine con asientos reservados en la mayor sala del Pathé Tuschinski, el cine que es un teatro y en el que se realizan los grandes estrenos en los Países Bajos. La ocasión lo merecía porque íbamos a ver The Adventures of Tintin, película que también se ha estrenado en España con el título de Las aventuras de Tintin: el secreto del unicornio y que se supone que iba a ser el evento del otoño y la historia que iba a cambiar la forma en la que vemos la captura en movimiento, ese experimento extraño en el que se anima sobre imágenes reales. Conmigo no funcionó.

Un julay con pinta de maricón y que tiene una especie de caniche se va de gira para hacerse unas chapas

Un periodista que más bien parece un niño y que tiene un perro con el que mantiene una relación muy sospechosa se embarca en una aventura que lo lleva por un montón de lugares buscando un tesoro o algo parecido.

Empecemos poniendo las cartas sobre la mesa. A mí nunca me gustaron las historias de Tintin. Siempre me pareció un poquito mariquita o un pocazo maricón, como lo prefieras. Desde siempre he tenido claro que el borracho ese que lo acompaña le hace lo mismo que un cura a un monaguillo, solo que aquí hay más perversión porque se montan tríos con un perro. La película entró con mal pie en los títulos de créditos que parecían sacados de una peli de los sesenta, tediosos y excesivamente largos además de tener una banda sonora que he odiado desde la primera nota. Ya en la película, parece que introducen bien los personajes y los primeros diez minutos la cosa prometía pero después algo perdió la sincronización en mi cabeza y comencé a aburrirme, más y más, con los viajes, las escenas larguísimas de acción estúpida y redundante y las mariconadas del Tintin. En algún momento de ese viaje a la nada me dormí y creo que sobé al menos quince minutos, con mis preciosas gafas 3D puestas y todo eso, pero sobando igual. Cuando me desperté no noté ningún cambio significativo en la historia, seguía siendo tan tediosa y plana como antes de mi pequeña siesta. Lo de la captura en movimiento para mí es una cagada, no permite disfrutar de la actuación de los actores y tampoco me parece animación. Los diálogos rechinaban en mis oídos por ser demasiado absurdos y el habitual aura de golosina envuelta en vivos colores de las películas de Spielberg en esta ocasión chirría demasiado.

Supuse que el problema era mío, que a la gente le va a cautivar el derroche de 3D sin historia, los colores vivos, la música para olvidar y demás pero mi amigo el Niño me confirmó que se aburrió como una ostra y que casi se duerme, algo que yo sí que hice. A ambos nos pareció que las escenas de peleas y de acción son excesivamente largas y aburridas, son como coreografías perfectamente planificadas que parecen irreales. Quizás eso funciona cuando lees un cómic y tienes viñetas estáticas pero no cuaja en movimiento. Hay una lucha entre dos chamos con grúas en la que bostecé más fuerte que el Rey León cuando presentó a Simba a los animales y rugió de orgullo. Desconozco si los actores hicieron un buen trabajo porque no se les puede ver. Está claro que se dejaron una pasta en CGI y en hacer el 3D pero por lo demás, no es nada del otro mundo.

Esto es una de esas cosas que los expertos en vender llaman taquillazo así que si quieres seguir las huellas de la manada y no convertirte en un descastado, contacta con todos los miembros del Clan de los Orcos, vete a un cine a verla y cuando salgas miente y dile a todos que ha sido como una experiencia religiosa y que has visto la luz más allá de la puerta de la sala. Todos te darán la razón.

04/10

9 opiniones en “Las aventuras de Tintin: el secreto del unicornio – The Adventures of Tintin”

  1. Genín, igual la vas a ver y te encanta. A mí lo del 3D no me excita, yo voy por la historia y en este caso para mí no fue buena. Me aburrí y me dormí, dos pecados inaceptables en el cine. Estoy seguro que a alguien le encanta o no tendría un 7.9 en IMDb, aunque imagino que la tendencia será a que vaya bajando la nota …

  2. Yo nisiquiera se de que va Tintin, asi que no me llama la atencion ir a verla, supongo que el exito se debe a que Spielberg esta involucrado en eso, es como Paranormal Activity 3, solo la publicidad ha hecho que la gente vaya a ver esa peli, a mi, y repito, a mi, no me da miedo y me quede dormida, de lo malisima que es, pero luego lees las criticas y hay mucha gente que te asegura que paso un miedo terrible, hellooo???

  3. Además de Spielberg, que debe estar senil si esto es lo mejor que puede hacer hoy en día, tenemos al infame Peter Jackson, el creador de la Trilogía de los Julandrillos y que ahora anda liado haciendo la versión cinematográfica de la mierda antológica del Hobbit, un libro para seres sin masa cerebral o jovenes menores de 16 años. Por suerte esa no la veré que ya tropecé en la primera de los julandrillos con aquella patética banda de mariconas caminando por barriadas periféricas para deshacerse del puto anillo de los cojones.

  4. Pense que habia olvidado que habia visto esa peli… Me toca terapia de nuevo para borrarla de mi mente…

  5. La captura de movimiento no fue lo que usaron en Avatar?? y a mi Tintin no me llama especialmente la atención, pero la verdad que es un chasco leerte, al menos esperaba que estuviera bien hecha…

  6. Virtuditas, en Avatar se supone que era un mundo real y esto es un cómic. Es como si todo estuviera hecho de plástico barato.

  7. Entre que los comics de Tintin nunca fueron santo de mi devoción y que lo poco que vi tampoco me llenaba mucho el ojo, esta me la salto definitivamente. ¿Como la ves, orientada para mayores o para críos? ¿En el público había montones de niños o más gente de los dieciséis para arriba?

Comentarios cerrados.