Las bicis de mi vida

Estos días pasado he hablado de mis bicicletas, como cuando conté el pinchazo que tuvo una de ellas no hace mucho. Y abriendo la caja de Pandora, me he acordado de las bicicletas que he tenido a lo largo de mi vida. De pequeño tuve un triciclo, aunque lo recuerdo muy vagamente (pero lo he visto en fotos). Después tuve una bici de estas con las dos ruedas pequeñas de apoyo en la parte de atrás y me acuerdo de cuando le quitaron esas ruedas y me gradué en la conducción de vehículos de dos ruedas. Más tarde tuve la bici de mi vida, una Chopper como la de la foto. Aquellas si que eran bicicletas hermosas. La Chopper era una religión. Todos los chiquillos del barrio teníamos una. Con sus tres marchas y aquel sillón enorme. No puedo comprender como pasaron de moda, ya que esas bicicletas tuvieron el diseño más hermoso que se ha visto.
Chopper Raleigh
Tras la Chopper llegó una bicicleta china, muy parecida en el diseño a las Oma fiets holandesas. Teníamos dos y las usábamos los fines de semana. En paralelo con esa bicicleta china, me traje de los estados unidos una bici de carreras, llamada Flying wind (¡viento volador!). No la usaba mucho porque las Palmas de Gran Canaria no es un lugar en el que uno se aventure fácilmente en bicicleta a menos que desee jugarse la vida.

La última bicicleta de esta saga fue una de montaña que me gané en un concurso en un hipermercado. Fue toda una sorpresa que ganara el concurso, el único premio en toda una vida de participar en ellos. He de reconocer que trabajé un poco en aras de conseguir el premio. Se trataba de rellenar unos cupones y mandarlos junto con el código de barras del producto. El concurso se circunscribía a un hipermercado y el premio la dichosa bicicleta. Así que metódicamente, pasaba todos los días y retiraba los cupones del estante en el que estaban. No sé cuanta gente pudo mandar los suyos, pero me imagino que no fueron más de cinco, porque me curré mucho lo de retirar los dichosos cuponcitos. La lección que aprendí ese día fue que el que la sigue la consigue. Esa bicicleta todavía la tenemos. Está muy bien conservada en el garaje de la casa de mis padres.

Las bicicletas que vinieron más tarde son las holandesas, de las que en la actualidad conservo la Poderosa y la Macarena de las que ya he hablado.

12 opiniones en “Las bicis de mi vida”

  1. Una bicicleta china? como va eso? Y otra cosa, eres un tramposillo, normal que al final te diesen la bici, no les quedaba más remedio!!

  2. Yumiko: Eran unas bicicletas de hierro hechas en china que se compraban muy baratas y que mis padres compraron para llevar al camping y dejarlas allí. Las usábamos los fines de semana. Eran pesadas como ellas solas, pero a prueba de bombas. Incluso los cables de los frenos eran unas varas de hierro. … Y bueno, quería ganar algo y se me ocurrió que ese sistema podía funcionar. Y lo hizo, así que logré mi objetivo.
    Rodolfo: no sé como será ahora con Iberia, pero antes, en vuelos internacionales podías llevar 2 bultos de hasta treinta kilos. La bicicleta venía en una caja, medio desmontada, y no pesaba tanto. cuando estuve el año pasado en USA, los de United también permitían dos bultos de 35 kilos en vuelos internacionales. El truco es que no te permiten 3 o más, sino dos, pero pueden ser muy pesados sin problemas. Así que los gastos de transporte de mi bici fueron de 0 Euros, sólo que mis padres se las tuvieron que ingeniar para cargar aquel pedazo de caja enorme en el aeropuerto.

  3. Hola me fascinan las bicicletas chopper, tengo una color negro, no esta completamente original, pero espero conseguir algun dia una como la tuya..

  4. China, la foto es de una como la que yo tenía, pero ya no la tengo. Pasó a la historia hace años. Mi madre se empeñaba en que la guardara en la azotea y se terminó pudriendo con el salitre del mar.

  5. Hola la bicicleta esta hermosisima, les cuento, consegui en una chatarrera una casi completa poco a poco la estoy armando,,,,,,,,,Alajuela-Costa Rica

  6. Hola! Otra vez por aqui, muy pronto les mostrare mis bicis, tengo una como la de la foto (es inglesa) y otra toda oxidada, tambien otra pero de las pequeñitas. A las anteriores les faltan algunos accesorios pero ahi van apareciendo poco a poco.

    Tambien un saludo fraterno a mi compatriota ADRIANA J. me alegro d q tambien compartas la “choppermania”, que dicha que no estoy solo. aver si un dia nos podemos de acuerdo y nos conectamos por el “messenger” —–San Jose, Costa Rica 18-12-05

  7. Hola! Otra vez por aqui, muy pronto les mostrare mis bicis, tengo una como la de la foto (es inglesa) y otra toda oxidada, tambien otra pero de las pequeñitas. A las anteriores les faltan algunos accesorios pero ahi van apareciendo poco a poco.

    Tambien un saludo fraterno a mi compatriota ADRIANA J. me alegro d q tambien compartas la “choppermania”, que dicha que no estoy solo. aver si un dia nos podemos de acuerdo y nos conectamos por el “messenger” —–San Jose, Costa Rica 18-12-05 ((carlosmetalic@yahoo.es

  8. I am 41 years old. Time has passed by, but I still remember those precious moments of my childhood when I wished to have a chopper like the one is showed on this page. I am from Costa Rica. I have two children. I don´t know why those beautiful bikes disappeared. I would like to know what happened. I advise the bike´s designers of today to take into account that design. I am sure there are going to be a lot of sellers here in Costa Rica and all around the world.

Comentarios cerrados.