Las distancias desde las Filipinas medidas en tiempos de llegada de postales

Casi al final de mi primera semana de vacaciones y en un lugar remoto y perdido en el universo llamado Corón, en la provincia de Palawan, compré siete postales y las envié por correo NO electrónico, ese que ha de involucrar multitud de medios de transporte para ir desde el lugar en el que un julay lo manda hasta otro lugar en el que otro julay lo recibe. Era un bonito experimento para comprobar si es cierto que los carteros apañan correo ajeno y segundo partiendo todas al mismo tiempo y asumiendo que todas comienzan el viaje internacional a la vez, ver qué oficina de correos es más eficiente a la hora de procesar el que recibe. Las siete postales se dividían en dos grupos. Una iba a los Países Bajos y de ella nunca más se supo ya que su receptor jamás siguió las instrucciones escritas en la misma, con lo que es probable que no haya llegado y las otras seis iban a cinco provincias españolas y de ellas, he recibido prueba de fe que han llegado a su destino al menos cuatro de ellas, con lo que tenemos que cinco de las siete postales consiguieron alcanzar el objetivo. En las mismas, le pedía a los respectivos julays que se bajaran de la parra en la que anidan y le hicieran una foto y me la mandaran por el correo requetetrónico. Inocentemente, yo asumía que hasta un lolailo acarajotado sabe como realizar esta tarea pero resultó que hay mucha maldad en el mundo y que ésta viene mayormente del país de los joputas-koreanos-de-mierda y por supuesto, de truscoluña, que no es nación pero a la que culpamos de todo, todo, todo.

Darliz

La primera en llegar fue la de Darliz en Sevilla, con lo que debe haber una conexión muy profunda entre las virgencitas filipinas y las de Sevilla y por eso la conexión es tan buena. La postal demostró sin ningún género de dudas que Sevilla, pese a los doce mil ciento cuarenta y siete kilómetros, es el lugar más cercano en el universo distorsionado a Corón, en la provincia de Palawan, en las Filipinas. El mismo día, por la noche, Genín confirmaba que le había llegado pero obviamente, estaba chocheando el día que hizo el curso de como mandar una foto por correo con un teléfono androitotorota fabricado por los joputas-koreanos-de-mierda porque por más que lo intentaba no lo conseguía y al final, cuando lo hizo, la foto era mala de vício con pecado mortal y tal y tal. Después de contables intentos y burlas, consiguió mandar la segunda foto, que es la que vemos a continuación y que parece decir muy mucho de la calidad de las cámaras de los teléfonos de esa empresa de copiones rastreros y despeciables con cabezas como papagüevos. Genín vive al lado del poblacho favorito de las tortilleras folclóricas para ir de romería en caballo una vez al año, o sea, que está más o menos cerca de Sevilla y es probable que ambas postales hicieran una gran parte del viaje juntas.

Genín

La tercera foto viajó trece mil quinientos un kilómetros hasta el municipio de Telde, en la isla de GRAN CANARIA perteneciente a la provincia de las Palmas y su destino final era la casa de Luis. Este julay, que está confirmado que una vez se leyó un libro y que eso lo convierte poco menos que en sub-intelectual con GafaPasta, no tuvo problemas en hacer la foto que viene a continuación:

Luis

La cuarta foto hizo once mil ochocientos ochenta y tres kilómetros y fue hasta Toledo, hasta la casa de Montse, que tiene un teléfono de la misma marca nociva y dañina que el de Genín y tampoco lograba mandarme la foto, lo cual confirma lo que todos sospechábamos, que los cabezudos-koreanos-de-mielda me tienen en su lista negra desde siempre y cuando alguien pone mi dirección de correo, sus dispositivos se niegan a mandar nada. Tras varios intentos lo logró y hasta consiguió una imagen enfocada:

Montse

En quinto lugar y por ahora último está Uno+cero, más o menos a la misma cantidad de kilómetros que Luis, con una dirección también en GRAN Canaria, solo que en la ciudad de las Palmas de Gran Canaria. El tiene un iFone de los caros y se nota la calidad de la imagen:

Uno+cero

Mucho se ha hablado y se ha cantado de mi bondad infinita que ella hasta tres metros sobre el cielo y por eso, cada uno de ellos recibirá un pequeño y espero que no muy pesado souvenir de las Filipinas. Los dos de Gran Canaria igual se los entrego en mano cuando nos veamos y los otros, algún día de esta o la próxima semana comenzarán su viaje. Puedo confirmar y confirmo que Darliz como ganadora absoluta recibirá entre otras cosas un billete de cincuenta pesos filipinos que al cambio serán algo menos de un leuro pero que así ya tiene una buena razón para ir allí a gastárselo.

Las dos postales de las que nunca más se supo espero que algún día culminen sus viajes y sus dueños me informen.

8 opiniones en “Las distancias desde las Filipinas medidas en tiempos de llegada de postales”

  1. Yo creo que el pueblajo ese filipino estaba maldito-yo creo que porque estaba demasiado cerca del Corán arabe- y hermanado con Truscoluña porque no suelo tener problema alguno con las fotos ni los envíos, mejor dicho, es la primera vez que los tengo si bien es verdad que siempre suelo enviar y recibir fotos por el guasap, es la primera vez que envío una de teléfono a correo con los problemas que tu has descrito al intentar mandarlas con la opción que dan de correo, finalmente, la mandé por guasap a la vecina, tuve que meterla en un archivo con “guardar como” y al tenerla ya en el reino del PC ya no hubo problemas, el desenfoque es culpa mia porque la hice cabreado de madrugá, ya que las fotos guays del Paraguay enfocadas y demás, no solo no se integraban en el mail sino que desaparecían misteriosamente de mi teléfono… 🙁 Y esta es la triste historia de la postal del Corán ese de mierda… 🙁
    Salud

  2. Ay Genin, y yo con un androitotorota chino mando fotos por correo sin problemas, es como mágico, aunque reconozco que han hecho el sistema complicado. Tan sencillo como hacer una foto, ir a la galeria, una vez en la foto hacer clic en un icono rarísimo como de tres puntos unidos por dos líneas, elegir correo, poner el destinatario y darle al icono con una especie de flecha apuntando a la derecha.

  3. Mira que os lo pasais bien vosotros solitos con vuestras cámaras…. si es que sois como niños.

  4. La llegada de la tan esperada (ya ni me acordaba que vendría una en camino XD) postal me pilló justo cuando me iba a trabajar una semana a Madrid. La subí corriendo, saqué la foto y tiré pitando para el aeropuerto. El mensaje con la misma salía de mi súperifone a la altura de Mordor-Jonamar… Acabo de llegar a casa y, ya por fin, la he podido apreciar con calma. ¡Muchas gracias!

  5. Alguien se ha fijado que desde que Genín se encoñó y nos abandonó, como todos nos temíamos, ya no hay comentaristas. Lo bueno es que podré cargarme la barra lateral y poner solo el contenido, con columna única, como en las dictaduras venezolanas.

  6. Ni siquiera se te ocurra eliminar la barra lateral, ¿donde voy a ver yo las últimas respuestas a mis ingeniosos comentarios?
    Por cierto, que aunque esté encoñado, es muy raro tantos días sin comentar siendo Genín…. mmmmm, se habrá pasado con las pastillas azules y le habrá dado un aire? :/

  7. No, ya miré en su bitácora y sigue vivo pero claro, no es lo mismo hacerlo a los veinte que a los ciento veinte y seguramente necesita una semana de cama para recuperarse y que se le quiten los mareos.

  8. De cama sería precisamente de lo que estaría hinchado!!
    Esto me recuerda que me está dando el sueño y me voy a tomar un café.

Comentarios cerrados.