Las dos caras de enero – The Two Faces of January

Las dos caras de enero - The Two Faces of JanuaryAyer fui al cine a hacerme una sesión múltiple y la joya de las películas que elegí es una que aunque se ha estrenado en los cines que son más bien filmoteca, tiene propaganda por todas las paradas de autobuses y parece entrar dentro del cine para adultos más convencional. Vista la cantidad de pasta que se han gastado en la promoción, me esperaba un peliculón que cambiaría mi vida y mi forma de ver el cine, aunque el trailer daba la impresión de ser una mediocre película con un thriller en una ubicación exótica y unos protagonistas famosillos sin ser estrellones. Se trata de The Two Faces of January y se estrenó en España hace una semana con el título de Las dos caras de enero.

Un pringado julay se junta con una pareja de pollardones en Grecia y acaba jodido y mal pagado

Un tipo que parece ser un americano con muchos problemones en sus interioridades y que está en Atenas ganándose la pasta estafando y timando a turistas americanos conoce a una pava que se la pone morcillona y a su marido, que le recuerda a su padre. Cuando la pareja resulta ser algo problemática y el hombre mata al cobrador del frac, el joven se ofrece a ayudarles para conseguir documentación falsa y abandonar el país. Las cosas se irán torciendo y torciendo al llegar los celos y todo lo demás.

La película prometía un montón pero en los primeros quince minutos se desinfla completamente y cuando comienzan a viajar huyendo es una secuencia aburrida y cansina de imágenes sin gancho. El director pretendía copiar las viejas películas de los sesenta y setenta pero no lo consigue y más bien acaba dirigiendo una película para viejos que pueden aguantar su concentración en la pantalla durante minutos sin que suceda nada. Salvo por los bellísimos escenarios, por ver Estambul o Atenas como ciudades hermosas y llenas de vida, el resto cansa. No ayuda para nada que Viggo Mortensen parezca fuera de lugar y que mira por todos lados como si esperara que en cualquier momento el amor de su vida, Frodo, aparezca y se la endiñe hasta los pelos de los güevos. Kirsten Dunst hace como de tonta venida a más y poner caras bonitas y cambar el cabezón al parecer es lo que el director consideraba que es la actuación y eso es lo que hace, recordando a los muñecos que alguna gente lleva en la parte de atrás de los coches. Esta pobre nunca se recuperó de las tres películas que se pasó esperando que Spider-man le diera un viaje mientras el chamo se pasaba el día lefando las paredes de la ciudad e ignorándola. Finalmente tenemos a Oscar Isaac, perdido entre los otros dos y que no puede hacer nada para salvar el barco.

Decir que al parecer en algún momento se la jincó a la Kirsten o al menos eso dice cerca del final. Puede que sucediera en uno de los cinco o seis ratos en los que directamente me dormí en la sala de puro aburrimiento, ya que todos sabemos que la única manera de poder ver doscientas películas al año es desarrollando una capacidad instantánea para dormirte en los momentos tediosos y salvarte de los mismos.

En fin, que este no es cine para los miembros del Clan de los Orcos y por más que le paguen carteles en las ciudades, tampoco es cine para los sub-intelectuales con GafaPasta. Esta la acabarán poniendo un domingo por la tarde en Telajinco y te juro por Pumuki que la siesta será épica.

04/10

Una respuesta a “Las dos caras de enero – The Two Faces of January”

  1. Vaya rollo de pelis que has visto, hijo. A mí es que la Kirsten Dunst ésta no me pone nada, siempre pone esa carita de suficiencia que ponía desde chica en Entrevista con el vampiro.

Comentarios cerrados.