Las ratas del Bombay Place

Estando en Nueva York en Mayo nos cruzamos un día con la figura gigantesca de la siguiente foto:

Las ratas del Bombay Place

Las ratas del Bombay, originally uploaded by sulaco_rm.

Inicialmente pensé que era algún tipo de estratagema de marketing, la forma de llamar la atención del peatón y así encauzarlo hacia el lugar adecuado, que en este caso era el restaurante que estaba a su lado. Después me paré a leer el cartel y aluciné en colores:

Las ratas del Bombay Place

Las ratas del Bombay, originally uploaded by sulaco_rm.

En el mismo, se informaba de todo tipo de violaciones de reglas sanitarias que habían llevado al cierre del restaurante y se ponía a caldo de pota a su dueño, acusándolo de estafador, pagar una miseria a sus empleados y tener entre otras cosas ratas en su restaurante. Por si no fuera bastante, en el mismo cartel estaba el teléfono del dueño del restaurante para que la gente lo llame y le transmita lo disgustados que están con él. En muchos países algo así no se permitiría pero en Estados Unidos todo es posible si uno encuentra el agujero legal correspondiente. En este caso fue algo tan sencillo y obvio que te hace reír cuando lo descubres. La rata hinchable ocupa una plaza de aparcamiento y la persona que la ha puesto en ese lugar paga por el estacionamiento de la misma y mientras sea así, no pueden retirarla. El restaurante no parecía un lugar muy frecuentado aunque a la hora del día en la que pasamos quizás no sea un buen momento para juzgar esto.

Esta forma de venganza me dio que pensar. ¿Dónde están los límites? ¿hasta dónde estamos dispuestos a llegar? ¿vale todo? ¿y si cruzamos la línea, si no podemos parar? Tratamos de vivir en base a unas reglas, todos nos comprometemos a cumplirlas, un enorme paraguas que llamamos sociedad y bajo el que nos cobijamos pero de cuando en cuando, elementos aislados se aprovechan de la ductilidad de este sistema y la maquinaria es tan lenta que hasta que reciban su castigo puede pasar demasiado tiempo y pequeños actos como el de la persona que hizo esta denuncia quizás sean necesarios.

5 opiniones en “Las ratas del Bombay Place”

  1. Vete a saber, pueden ser tantas cosas, o una simple venganza de un empleado despedido.
    Es como si al “chino” se le ocurre hacer algo por el estilo en el portal de tu empresa…jajajaja
    Salud

  2. Genín, si es un empleado despedido se está dejando una pasta para mantener el chiringuito frente al local. Yo creo que más bien es un ricachón con la mala leche suficiente para devolvérsela a aquel que se la jugó. Sobre el Chino, salió de aquí con un MONT?N de dinero, y cuando lo pongo en mayúsculas es que para el estándar mileurista, es una auténtica burrada. Y además cobrará el paro, le regalan un portátil y le dan 250 euros para que invite a los compañeros a tomar una copa de despedida.

  3. y con lo que ya normalmente seguro que ahorraba en calefacción, por ejemplo, o en enjuague bucal por la coca-cola, debe ser muchimillonario!!! un partidazo, vamos….

Comentarios cerrados.