Las reuniones de las magdalenas

Este verano me lo he pasado cocinando magdalenas. Ayer, mientras preparaba una docena intentaba calcular cuántas habré hecho a lo largo de los últimos años y creo que la cifra debe rondar entre las dos mil y las tres mil. Este verano las he estado haciendo con arándanos azules, una variante sensacional y que les da un sabor único. He probado una receta totalmente distinta y un amplio elenco de personas se han ofrecido voluntarias para ser mis probadores. Después de ese periodo de pruebas, he descubierto que mi receta original sigue siendo considerada por todos como fantástica y la nueva consigue el aprobado pero no llega mucho más allá. Aún así, he incorporado parte de la mecánica de esta receta en la original y hay un consenso generalizado en que algo de lo que he cambiado las ha conseguido mejorar.

En mi trabajo, cuando comenzamos un nuevo proyecto, tenemos siempre una reunión que da el pistoletazo de salida. En ella, se presenta el plan, se discuten los detalles generales y todos los departamentos implicados mandan gente para mantenerse al día. yo soy quien convoca a todos, quien controla la reunión y quien finalmente sacará adelante el proyecto. Como jefe del mismo, siempre doy magdalenas en esta primera reunión y se han terminado llamando las Reuniones de las magdalenas. Acuden todos, nadie cancela y algunos incluso preguntan si se pueden apuntar a otras para venir a comer. Las magdalenas vuelan por la oficina y yo las cocino de forma incansable. Mi jefa también organiza reuniones similares pero ella no da nada. Hoy uno de los vicepresidentes se ha ido a quejar porque ella también debería cocinar y si no es capaz, entonces debería obligarme a hacer magdalenas para sus reuniones. El hombre vino por primera vez a una de mis reuniones de las magdalenas y cuando se la comió casi lloraba. Los demás estaban esperando en la sala de juntas desde cinco minutos antes, con sus cafés preparados y todos mirando fijamente a la puerta para asegurarse que la cantidad era la adecuada y nadie se quedaría sin ninguna.

En mis reuniones de las magdalenas la gente parece ir de buen humor y las cosas salen adelante fácilmente. A mi solo me cuesta media hora de mi tiempo en la que además disfruto enormemente porque cocinar relaja enormemente y cuando terminas y ves el producto final, sientes la satisfacción del trabajo bien hecho. Durante estos años solo he visto un par de momentos extraños. Una vez, en una reunión con unas veinticinco personas, reparto mis magdalenas y me fijo que uno de los participantes se la comió entera, incluyendo el papel. Nadie dijo nada pero creo que todos alucinamos con aquel espectáculo y el hombre hasta me felicitó por lo rica que estaba. En otra ocasión uno se comió su magdalena y me devolvió el papel para que lo volviera a usar en otra ocasión. Yo lo miré horrorizado, tratando de pensar el tipo de familia en la que se tenía que haber criado para no poder ni permitirse el tirar los papeles de las magdalenas, los cuales compro por un euro y medio en cantidades de ciento veinte unidades.

En este tiempo también he descubierto que las pastelerías y cafeterías cobran un montón por un producto que es muy barato. Yo puedo cocinar doce magdalenas con un costo inferior a un euro y sin embargo, en las dulcerías te venden una sola por más de tres. Hay algo totalmente abusivo en su precio ya que no se justifica ni por los materiales ni por el tiempo que deben invertir en preparar el producto final. Hacer magdalenas toma menos del tiempo que tarda el horno en precalentarse y durante su cocinado uno se sienta a disfrutar de un rico café o lee algún libro, mira la tele o pierde los quince minutos de espera buscando gamusinos.

Para mañana y el viernes no tengo prevista ninguna reunión pero me apetece preparar unas cuantas. Mañana las regalaré por la oficina, a un puñado de afortunados, sin motivo aparente, solo por el placer de ver la ilusión que les hace y la felicidad que algo tan simple y delicioso les proporciona.

9 opiniones en “Las reuniones de las magdalenas”

  1. sulaco, responde, que como dijiste que ibas esta semana a canarias ya estoy empezando a pensar que cogiste el vuelo estrellado. un saludo.

  2. eso…responde lo que sea, y si no te has ido todavia y tienes un vuelo con Spanair, cambialo.

  3. naaa! Sulaco siempre va directo con vuelin o transavia y si pasa por Madrid me hubiese dado un toque. Casualmente no vuelo esta semana a Las Palmas porque tengo un mini break a Bruselas la proxima semana… estas cosas pasan aunque los que volamos con frecuencia solemos olvidarnos. Cuando vuelo siempre estoy pensando en lo que voy a hacer en cuanto aterrice (transfer, poner la colada, bajar las fotos o ir directo al trabajo) sin pensar en la posibilidad de no llegar.

    Volviendo al topic: no habia caido; “es el uso abusivo del horno lo que hace que tengas una factura tan alta de electricidad!!!” …sigh

  4. M, cuando las cocino, dejo la puerta del horno abierta y reciclo el calor en energía para calentar la casa 😉

    Como ha dicho M, yo uso transavia para ir a las Canarias y a estas alturas ya deberían saberlo que por algo comento siempre los viajes. Creo que fue en 1997 la última vez que usé la compañía que ha sufrido el accidente. Viajaré el domingo por la tarde, así que dejen de preocuparse.

    Evelyne, mándame tu número de teléfono por correo que cuando vuelva te llamo porque mis padres y mis tíos me obligan a ir a la capital esa con una torre enorme que tú siempre has dicho que debería visitar y espero que me ayudes a planificar algunas cosas del viaje. Estaremos poco tiempo así que nos centraremos en lo esencial.

  5. …sabia yo!! A mi me han llamado varios amigos por este tema. En la tele no paran de rallar con esto. Aunque estoy de vacaciones temia que me llamaran pues mi empresa lleva la seguridad de la T4, hospitales donde estan los heridos e Ifema, donde estan los cuerpos.
    Hablando de vacaciones: tengo vacas tambien del 13 al 25 de Septiembre. Si no se te ocurre nada me piro a Londres a curarme la nostalgia (mi higado echa mucho de menos una Guinnes extra cold…sigh! )

  6. Tengo una duda con tu receta de magdalenas, el chocolate negro, ¿de barra y lo rayas, o de cacao en polvo? ¿Negro del normal, del 70%, del 80% ..?

  7. Yo uso uno con 72% pero cualquiera vale. ?ltimamente las hago con arándanos y con compota de cerezas y están que se salen de ricas.

Comentarios cerrados.